El der­bi ha vuel­to a la ciu­dad

El Espanyol des­qui­cia a ba­se de co­ra­je a un Ba­rça que tro­pie­za an­te los pa­los pe­ri­cos

AS (Las Palmas) - - ESPANYOL-BARCELONA - SAN­TI GIMÉNEZ

El der­bi ha vuel­to. Más allá de pre­su­pues­tos, de fi­gu­ras y de tí­tu­los, el par­ti­do en­tre Ba­rça y Espanyol fue una oda a la in­ten­si­dad y de­mos­tró que en un cam­po de fút­bol to­do pue­de su­ce­der cuan­do hay ri­va­li­dad de ver­dad. El Espanyol cor­to­cir­cui­tó al Barcelona a ba­se de co­ra­je y pa­los (dos pos­tes les sal­va­ron) y arran­có un 0-0 en su cam­po que le su­po a los pe­ri­cos co­mo la me­jor de las vic­to­rias. Ca­yó el Ba­rça en la tram­pa de Gal­ca, que con­vir­tió Cor­ne­llà en Sta­lin­gra­do, don­de se de­fen­dió a muer­te ca­da cen­tí­me­tro de cam­po an­te el equi­po de Luis En­ri­que, que de nue­vo vio co­mo cuan­do el ta­len­to de los su­yos no flu­ye no hay ar­gu­men­tos pa­ra re­con­du­cir el guión.

Pue­de que el ár­bi­tro, Gon­zá­lez Gon­zá­lez, que em­pe­zó el nue­vo año co­mo aca­bó el an­te­rior, es de­cir, ha­cién­do­le un fla­co fa­vor al fút­bol, fa­vo­re­cie­ra los pla­nes lo­ca­les per­mi­tien­do un par­ti­do muy fí­si­co en el que se cas­ti­ga­ba más una pro­tes­ta que una en­tra­da a la ca­de­ra. Pe­ro el ár­bi­tro no pue­de ser ex­cu­sa pa­ra un Barcelona que de­be de sa­ber que ir al cam­po del Espanyol es siem­pre ir a ca­sa de un enemi­go que te es­pe­ra con las ga­rras afi­la­das.

El pri­mer tiem­po del Espanyol des­ti­ló testosterona por los cua­tro cos­ta­dos. Fue co­mo una pe­lí­cu­la de Pec­kim­pah en la que los del Ba­rça ape­nas po­dían re­ci­bir en con­di­cio­nes. Se en­con­tra­ron co­mo cor­de­ri­llos ro­dea­dos de lo­bos. Nun­ca en­con­tró el Ba­rça en esa pri­me­ra mi­tad el rit­mo y sus oca­sio­nes ve­nían de la ins­pi­ra­ción in­di­vi­dual, co­mo el dis­pa­ro de Mes­si de fal­ta a la cru­ce­ta de Pau.

En la se­gun­da par­te, el Espanyol pa­só 20 mi­nu­tos de su­fri­mien­to en los que pa­re­ció que el Barcelona se iba a ha­cer con el par­ti­do, pe­ro Suá­rez, vol­vió a dis­pa­rar al pa­lo cuan­do lo fá­cil pa­re­cía mar­car. A par­tir de ahí, con la gra­da em­pu­jan­do a su equi­po, el Espanyol se rehi­zo y le de­vol­vió a la ciu­dad la glo­ria del der­bi. El miér­co­les, se­gun­do ac­to. Pro­me­te.

EL FIN DE LA RA­CHA. Luis Suá­rez no pu­do an­te el Espanyol con­ti­nuar con su ra­cha goleadora. Ape­nas tu­vo oca­sio­nes y cu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.