Un car­tel asép­ti­co pa­ra anun­ciar un der­bi tre­pi­dan­te

Se vio en el cen­tro de Barcelona

AS (Las Palmas) - - ESPANYOL-BARCELONA - POR JUANMA TRUE­BA

Lo que ven no es el car­tel ofi­cial del Espanyol-Ba­rça. Lo que ima­gi­nan ya no exis­te: aque­llos pós­ters de an­ta­ño, ilus­tra­dos con es­cor­zos épi­cos, son aho­ra ob­je­tos de co­lec­cio­nis­ta o ele­men­tos de­co­ra­ti­vos en tien­das de moda. Lo que ob­ser­van es el car­tel que sir­ve de re­cla­mo a los tu­ris­tas que vi­si­tan Barcelona (nue­ve mi­llo­nes ca­da año), en busca del fo­ras­te­ro que se apun­ta­ría con idén­ti­co en­tu­sias­mo a un con­cier­to de sar­da­nas.

La par­ti­cu­la­ri­dad del anun­cio no im­pi­de la irri­ta­ción de los afi­cio­na­dos, en es­te ca­so de la Re­sis­ten­cia pe­ri­ca. Di­ría que has­ta la in­ci­ta, tal y co­mo se pu­do com­pro­bar ayer. La pa­sión del hin­cha se ofen­de an­te la vi­sión de un car­tel gé­li­do, asép­ti­co y ecuá­ni­me que es­ca­mo­tea una pa­la­bra esen­cial des­de el pun­to de vis­ta del or­ga­ni­za­dor, del már­ke­ting y del se­gui­dor pe­ri­co: “Espanyol”. Los vie­jos car­te­les ja­más hu­bie­ran co­me­ti­do se­me­jan­te error, al con­tra­rio; an­tes era cos­tum­bre ro­tu­lar con una ti­po­gra­fía más ge­ne­ro­sa el nom­bre del equi­po lo­cal, co­mo pri­mer pa­so pa­ra achi­car las es­pe­ran­zas del con­tra­rio.

El pro­ble­ma del fút­bol es que es­tá cam­bian­do de pro­pie­dad. El due­ño del Espanyol es un mag­na­te chino que tie­ne en­tre sus pla­nes de ne­go­cio “com­bi­nar fút­bol y tu­ris­mo”. El re­sul­ta­do es que las pa­sio­nes se di­fu­mi­nan y los ho­ra­rios se achi­nan. El ob­je­ti­vo es atraer di­ne­ro, en for­ma de in­ver­so­res o tu­ris­tas. Una vez con­vo­ca­dos, só­lo de­ben en­con­trar el es­ta­dio (aho­ra RCDE, an­tes Po­wer 8 y pre­via­men­te Cor­ne­llà-El Prat), sal­var el atas­co en la ro­ton­da de en­tra­da y dis­fru­tar del der­bi. Gran par­ti­do, por cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.