Joan Ba­rre­da y Sainz quie­ren mar­car te­rri­to­rio

El pi­lo­to cas­te­llo­nen­se se im­pu­so en el pró­lo­go de on­ce ki­ló­me­tros, mien­tras que el ma­dri­le­ño fue se­gun­do a só­lo tres se­gun­dos de Ten Brin­ke, ven­ce­dor del pri­mer día

AS (Las Palmas) - - DAKAR 2016 - —HÉC­TOR MAR­TÍ­NEZ

Se tra­ta­ba de los pri­me­ros on­ce ki­ló­me­tros de una aven­tu­ra de al­re­de­dor de 9.500. Es de­cir, na­da. Pe­ro en el Dakar no hay na­das, ni eta­pas tes­ti­mo­nia­les o de tran­si­ción, el que aquí tra­te de cu­brir el ex­pe­dien­te se ha equi­vo­ca­do de ven­ta­ni­lla. Así que la pri­me­ra vic­to­ria de eta­pa, con la firma de Joan Ba­rre­da en mo­tos y la de Bern­hard ten Brin­ke en co­ches, tam­bién im­por­ta. En el ca­so del cas­te­llo­nen­se, por­que quie­re eri­gir­se en el me­jor si­tua­do de ese re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal que se vi­ve en la ca­te­go­ría; en el del ho­lan­dés, por­que nos di­ce que la To­yo­ta Hi­lux va tan rá­pi­do co­mo mu­chos de sus ri­va­les te­mían. Só­lo on­ce ki­ló­me­tros, sí. Pe­ro siem­pre es bueno co­men­zar el Dakar con una son­ri­sa.

En el po­dio de sa­li­da, Marc Co­ma sa­lu­da­ba a to­dos los pi­lo­tos en su nue­va con­di­ción de di­rec­tor de­por­ti­vo del Dakar. La ca­rre­ra le busca re­le­vo, aguar­da a que al­guien dé un pa­so ade­lan­te y se ha­ga con el tí­tu­lo que en los úl­ti­mos años es­ta­ba re­ser­va­do al pi­lo­to de Avià y a Cy­ril Des­pres. Y ahí es­tá Ba­rre­da, me­jor es­pa­ñol ayer por de­lan­te del sép­ti­mo pues­to de Ge­rard Fa­rrés (a nue­ve se­gun­dos) y el dé­ci­mo de Jor­di Vi­la­doms (a 13). La or­ga­ni­za­ción se in­ven­tó ese ape­ri­ti­vo del pró­lo­go pa­ra lo­grar un or­den de sa­li­da al­go más cohe­ren­te en la pri­me­ra eta­pa, que uni­rá ma­ña­na Ro­sa­rio con Vi­lla Car­los Paz. Na­die de­bía de te­ner pro­ble­mas, al me­nos na­die de los pe­sos pe­sa­dos del raid. Pe­ro al­guno pi­só mal. Fue el ca­so de Laia Sanz, que aca­bó 116ª y ce­dió 3:43 (al tra­tar de va­dear un río) res­pec­to al ven­ce­dor de la jor­na­da. De­ma­sia­do tiem­po. Eso le com­pli­ca la si­tua­ción con vis­tas a la pri­me­ra eta­pa, ya que ten­dría que to­mar la sa­li­da en po­si­cio­nes muy re­tra­sa­das. Los co­mi­sa­rios tie­nen la po­tes­tad de reu­bi­car a los pi­lo­tos Top por ra­zo­nes de se­gu­ri- dad. En es­te ca­so pue­den con­si­de­rar que el rit­mo de Laia no se co­rres­pon­de con el de quie­nes arran­ca­rán an­tes que ella y que es re­co­men­da­ble que to­me la sa­li­da in­me­dia­ta­men­te des­pués de los pi­lo­tos Top.

En co­ches, Sainz y Peu­geot aca­ri­cia­ron du­ran­te mi­nu­tos la vic­to­ria con ese re­mo­za­do 2008 DKR. Al fi­nal, el ma­dri­le­ño tu­vo que con­ten­tar­se con el se­gun­do lu­gar, a tres se­gun­dos de Ten Brin­ke, mien­tras que la sor­pre­sa la pro­ta­go­ni­za­ba Xe­vi Pons, que se es­tre­na en el Dakar, ter­ce­ro a cua­tro se­gun­dos del ven­ce­dor. Fe­liz ate­rri­za­je el del pi­lo­to de Vic en una ca­rre­ra que na­ce apre­ta­da. Más es im­po­si­ble. Los on­ce pri­me­ros del pró­lo­go aca­ba­ron en nue­ve se­gun­dos. To­men ai­re, res­pi­ren… y ya han pa­sa­do.

PRE­SEN­TE Y PA­SA­DO. Joan Ba­rre­da acom­pa­ña­do por Marc Co­ma en el po­dio de sa­li­da del pró­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.