Un em­pa­te lo­co que no re­suel­ve na­da

AS (Las Palmas) - - OPINIÓN - A LFREDO R ELAÑO

Es­ta vez el Ma­drid pue­de que­jar­se del ár­bi­tro: ayer de­vol­vió uno de los dos pe­nal­tis que le re­ga­la­ron an­te la Real . Y en cir­cuns­tan­cia sin­gu­lar: al bor­de del des­can­so y se­gui­do de in­me­dia­to de un pe­nal­ti pa­ra el Va­len­cia , jus­to, con lo que un po­si­ble 0-2 se que­dó en 1-1. Be­ní­tez per­dió una oca­sión, por cier­to, de de­vol­ver aque­llo de ha­cer el do­ble pa­ra lle­var­se la mi­tad, pe­ro no se le ocu­rrió. Ni hu­bie­ra si­do jus­to, bien mi­ra­do. Unas co­sas con otras, el 1-1 al des­can­so era jus­to, co­mo lo fue el 2-2 fi­nal, des­pués de unos úl­ti­mos mi­nu­tos tre­pi­dan­tes y en­lo­que­ci­dos, que pu­die­ron dar­le el par­ti­do a cual­quie­ra. Los dos equi­pos sal­va­ron la ca­ra, aun­que echa­rán en fal­ta los pun­tos que se les fue­ron. El Ma­drid arran­có bien y mar­có un go­la­zo en pre­cio­sa com­bi­na­ción de la BBC , pe­ro no mu­cho más tar­de aflo­jó. Y en cuan­to aflo­jó, el Va­len­cia , con­du­ci­do por un gran An­dré Go­mes , se hi­zo due­ño del cam­po y del ba­lón. Lle­ga­ron los sus­tos, las oca­sio­nes y ya, muy cer­ca del des­can­so, ese mi­nu­to cru­cial, con pe­nal­ti al lim­bo a un la­do y pe­nal­ti a la red en el otro. El ma­dri­dis­mo de­cep­cio­na­do y el va­len­cia­nis­mo es­pe­ran­za­do. La se­gun­da mi­tad fue más bien so­sa has­ta la ex­pul­sión de Ko­va­cic , me­re­ci­da, que lo desató to­do. El Ma­drid se or­de­nó en 4-4-1 y se ba­tió con or­gu­llo. El Va­len­cia acep­tó el re­to. Ba­le mar­có a la sa­li­da de una fal­ta, de in­me­dia­to em­pa­tó Al­cá­cer , mien­tras el Ma­drid aún se re­la­mía. Lue­go apre­ta­ron to­dos has­ta la ex­te­nua­ción. En el úl­ti­mo mi­nu­to hu­bo una lle­ga­da cla­rí­si­ma en ca­da por­te­ría. To­dos aca­ba­ron va­cíos y mo­de­ra­da­men­te sa­tis­fe­chos, pe­ro no sé si es­te re­sul­ta­do aflo­ja­rá el do­gal del cue­llo de Be­ní­tez . No apa­re­ce el or­den, la BBC no re­cu­la... A cam­bio, el equi­po tu­vo es­ta vez alma. Pe­ro no es el Ma­drid que se bus­ca­ba al con­tra­tar­le. Cuan­do ce­rré es­ta co­lum­na con­ti­nua­ban los ru­mo­res.

“...DE DE­VOL­VER AQUE­LLO DE HA­CER EL DO­BLE PA­RA LLE­VAR­SE LA MI­TAD, PE­RO... ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.