La se­ma­na fan­tás­ti­ca del Ya­ya Tou­ré del ju­ve­nil

El can­te­rano siem­pre tu­vo una per­so­na­li­dad arro­lla­do­ra

AS (Las Palmas) - - ATLÉTICO DE MADRID - KI­KO NAR­VÁEZ AGUI­LE­RA JE­SÚS

tar­me pron­to pa­ra ir l ju­ve­nil de Me­na ha­ce años me ha­cía le­va­nE al Ce­rro del Es­pino pa­ra ver un equi­po que do­mi­na­ba su li­ga con au­to­ri­dad. Por allí an­da­ban Óli­ver , y Man­qui­llo , y Borja , y un tal Tho­mas que ha­cía de Ya­ya Tou­ré . Con su des­plie­gue fí­si­co, abar­can­do cam­po y ju­gan­do con cri­te­rio, da­ba pau­sa y equi­li­bro a aquel equi­po cam­peón. Años des­pués, y con ce­sio­nes a Ma­llor­ca y Al­me­ría , al can­te­rano lo si­go vien­do ju­gar con una per­so­na­li­dad arro­lla­do­ra, aun­que con ma­yor li­ber­tad. Aho­ra es a él a quien le guar­dan las es­pal­das. Pa­sa­dos los años y con ex­pe­rien­cia ter­mi­na­rá por con­fir­mar­se si pue­de man­te­ner un per­fil ti­po Tia­go o co­mo Saúl . Los años y la ex­pe­rien­cia ter­mi­na­rán re­afir­man­do a Tho­mas co­mo es­cu­do o co­mo es­cu­de­ro.

La lle­ga­da de Kra­ne­vit­ter y Au­gus­to era, pa­ra mu­chos, una in­vi­ta­ción pa­ra que Tho­mas sa­lie­ra de nue­vo ce­di­do, pe­ro con su se­ma­na fan­tás­ti­ca, lle­na de con­fian­za y au­to­es­ti­ma, ten­go la sen­sa­ción de que ha ce­rra­do esa po­si­bi­li­dad de un por­ta­zo. Su gol no de­be ta­par los pro­ble­mas que si­guen te­nien­do los ro­ji­blan­cos, de nue­vo mu­cho más có­mo­dos sin ba­lón que con él. Con un par­ti­do con­tro­la­do, ex­cep­tuan­do los mi­nu­tos en­tre el cam­bio de Ca­rras­co y Viet­to has­ta la en­tra­da de Tho­mas, a los de Si­meo­ne les fal­tó cla­ri­dad a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes en los úl­ti­mos me­tros. Pue­de ser que las exi­gen­cias de­fen­si­vas de la Fi­lo­so­fía Cho­lo a sus ata­can­tes pro­vo­que fal­ta de oxí­geno pa­ra crear, aun­que los ocho go­les en con­tra, los 41 pun­tos y los cin­co tí­tu­los del pa­sa­do en­tie­rren cual­quier de­ba­te. Aun­que se pue­de co­men­tar, por su­pues­to, que a Co­rrea se le ve más có­mo­do cuan­do jue­ga en­tre los cen­tra­les y el cin­co del equi­po con­tra­rio por­que su con­trol orien­ta­do, su gi­ro en­dia­bla­do que lo aco­mo­da pa­ra en­ca­rar lo ha­cen ser más in­flu­yen­te en el jue­go que cuan­do lo ha­ce en ban­da. Al mar­gen de de­ba­tes, lo que tran­qui­li­za al Cal­de­rón es sa­ber que al Cho­lo no le nu­blan los 41 pun­tos y que va a se­guir ex­plo­ran­do pa­ra en­con­trar más ca­mi­nos cris­ta­li­nos en busca del gol. Mien­tras tan­to, se­gui­mos elo­gian­do un equi­po que sin ter­mi­nar aún su cas­ting por el nue­ve tie­ne a es­tas al­tu­ras de cam­peo­na­to 41 pun­tos. ¡Ca­si na­da!

Lí­der Me­ti­do aún en el cas­ting del 9 el Atlé­ti­co tie­ne ya 41 pun­tos y es el pri­me­ro de la ta­bla

Tho­mas cie­rra de un por­ta­zo la po­si­bi­li­dad de ir­se ce­di­do tras sus

par­ti­dos an­te Ra­yo y Le­van­te .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.