“No hay que vol­ver­se lo­co los pri­me­ros días”

Joan Ba­rre­da co­mien­za co­mo fa­vo­ri­to en la ca­te­go­ría de mo­tos tras la re­ti­ra­da de Marc Co­ma. “Lo que aquí hay que te­ner es pa­cien­cia”, avi­sa

AS (Las Palmas) - - DAKAR 2016 - —H. M.

—Lu­cía un ven­da­je en dos de­dos, pe­ro eso no le im­pi­dió fir­mar mu­chos au­tó­gra­fos en Bue­nos Ai­res. ¿Es ese el me­jor ter­mó­me­tro pa­ra en­ten­der que par­te co­mo fa­vo­ri­to al tí­tu­lo en mo­tos? —Aquí, en Ar­gen­ti­na, siem­pre he sen­ti­do ese ca­lor. Ve­ni­mos de ha­cer unos años muy bue­nos y la gen­te te si­gue. Aun­que no he­mos con­se­gui­do ga­nar el Dakar, sí que han vis­to el tra­ba­jo rea­li­za­do, to­do el es­fuer­zo. —Se ha­bla de re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal en la ca­te­go­ría de mo­tos, ¿es Ba­rre­da el me­jor co­lo­ca­do? —Hay mu­chos can­di­da­tos, pi­lo­tos muy rá­pi­dos, al­gu­nos con mu­chos raids a sus es­pal­das. Pi­lo­tos con me­dios pa­ra as­pi­rar a ga­nar el Dakar. En los ca­mi­nos de es­tas pri­me­ras eta­pas, de me­nos na­ve­ga­ción, to­do el mun­do que­rrá ir rá­pi­do. Pe­ro la ca­rre­ra es lar­ga, es un raid que se va a ir en­du­re­cien­do día a día. En Bo­li­via cam­bia­rá el pa­no­ra­ma y tam­bién en la se­gun­da se­ma­na, con mu­cha du­re­za en pis­ta y el ca­lor ex­tre­mo… Aquí, lo que hay que te­ner es pa­cien­cia y no vol­ver­se lo­co en los pri­me­ros días. —La pa­la­bra mie­do no exis­te, si no, na­die ven­dría al Dakar. ¿Pe­ro se hue­le al­gu­na eta­pa es­pe­cial­men­te pe­li­gro­sa? —Es­te año tam­bién es­toy in­tri­ga­do con el pa­so por Bo­li­via. Es la sen­sa­ción de ‘a ver qué pa­sa’. So­bre to­do con el fe­nó­meno de El Ni­ño, que ya es­tá afec­tan­do. Pue­den ser eta­pas pe­li­gro­sas si em­pie­za a llo­ver, aun­que no es­te­mos den­tro de El Sa­lar. Se­gu­ra­men­te eta­pas con ba­rro que se pue­den com­pli­car. Eso no nos in­tere­sa, nos in­tere­sa cier­ta nor­ma­li­dad. —No sé si a Joan Ba­rre­da la pre­sión le pa­sa fac­tu­ra. Hay gen­te que in­clu­so se cre­ce por­que le se­ña­len. —Lo de po­ner la eti­que­ta de fa­vo­ri­to a al­guno, eso siem­pre pa­sa, pe­ro al fi­nal la ca­rre­ra po­ne a ca­da uno en su si­tio. Es una ca­rre­ra muy di­fí­cil de apren­der, de sa­ber leer­la. Al fi nal ha­brá que cu­brir esos 9.000 ki­ló­me­tros y es­tar ple­na­men­te con­cen­tra­do. —El ri­val Co­ma an­tes iba en mo­to, aho­ra di­se­ña ma­pas. ¿Se te­me al­go es­pe­cial­men­te du­ro con su firma? —Ya no es que nos lo com­pli­que, es que es su for­ma de ser, de ir en­ci­ma de la mo­to. Y es lo que va a in­ten­tar trans­mi­tir, po­ner su se­llo. Sa­be­mos que es un pi­lo­to al que le gus­ta­ba ges­tio­nar bien la me­cá­ni­ca, la ca­rre­ra, que ade­más era muy me­tó­di­co en la na­ve­ga­ción, así que es lo que nos po­de­mos ima­gi­nar. Aun­que a prio­ri pue­de pa­re­cer una na­ve­ga­ción fá­cil, ten­drá sus pun­tos di­fí­ci­les, com­pli­ca­dos. Ha­brá que es­tar muy aten­to.

REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.