Aries Me­rritt: a Río con un ri­ñón tras­plan­ta­do

El plus­mar­quis­ta mun­dial de 110 mv lo re­ci­bió de su her­ma­na

AS (Las Palmas) - - BALONCESTO - ÁN­GEL CRUZ

Aries Me­rritt pa­só en unos me­ses del cie­lo al in­fierno, de ga­nar el oro olím­pi­co en Lon­dres y ba­tir el ré­cord mun­dial a ser diag­nos­ti­ca­do con una ra­ra en­fer­me­dad he­re­di­ta­ria que le ha lle­va­do a un tras­plan­te de ri­ñón. Pe­ro ha re­gre­sa­do y se en­tre­na fuer­te. Se desea a sí mis­mo un “má­gi­co 2016”.

El 28 de agos­to de 2015 el es­ta­dou­ni­den­se Aries Me­rritt, plus­mar­quis­ta mun­dial y cam­peón olím­pi­co de los 110 me­tros va­llas, al­can­zó el bron­ce en los Cam­peo­na­tos del Mun­do de Pe­kín. Cua­tro días más tar­de su úni­ca her­ma­na, LaTo­ya Hub­bard (ape­lli­do de ca­sa­da), le ce­día uno de sus ri­ño­nes en un tras­plan­te efec­tua­do por un equi­po mé­di­co de éli­te en la Clí­ni­ca Ma­yo de Phoe­nix (Ari­zo­na).

“Era cons­cien­te de que po­dría no vol­ver a co­rrer ja­más”, di­jo el atle­ta de Ma­riet­ta (Geor­gia), de 30 años. La ope­ra­ción sa­lió bien y en es­tos días pre­pa­ra en su lu­gar de re­si­den­cia en Te­xas el re­gre­so a la éli­te, con los Jue­gos Olím­pi­cos de Río co­mo ob­je­ti­vo. “Mi úl­ti­mo en­tre­na­mien­to ha si­do ab­sor­ben­te”, ha es­cri­to en su cuen­ta de Ins­ta­gram.

Aries Me­rritt es la úl­ti­ma jo­ya de la inago­ta­ble can­te­ra nor­te­ame­ri­ca­na de va­llis­tas al­tos . Ya de jo­ven mos­tró sus ha­bi­li­da­des, con una me­da­lla de oro en los Mun­dia­les Jú­niors de Gro­set­to, pe­ro su gran año fue 2012. En in­vierno, oro mun­dia­lis­ta in­door en Es­tam­bul; en ve­rano, oro olím­pi­co en los Jue­gos de Lon­dres y, pa­ra re­ma­te, ré­cord mun­dial (12.80) en la Dia­mond Lea­gue de Bru­se­las, no mu­chos días des­pués. Vi­rus he­re­di­ta­rio. Pe­ro lue­go lle­gó la pe­sa­di­lla. En 2013 se le diag­nos­ti­có una ra­ra en­fer­me­dad re­nal, pro­du­ci­da por un vi­rus he­re­di­ta­rio que ha­ce pre­sa, es­pe­cial­men­te, en la po­bla­ción afro­ame­ri­ca­na. Es­tu­vo hos­pi­ta­li­za­do des­de oc­tu­bre de ese año has­ta abril de 2014. El tras­plan­te era la úni­ca op­ción y el do­nan­te idó­neo su her­ma­na, que no ha­bía he­re­da­do la do­len­cia.

“Cuan­do me de­tec­ta­ron la en­fer­me­dad mi mun­do se vino aba­jo”, de­cla­ró en Pe­kín. “El que es­té aquí de­mues­tra que soy un lu­cha­dor y que pue­do su­pe­rar cual­quier co­sa con mi men­te po­si­ti­va. Pre­fie­ro vi­vir la vi­da a to­pe an­tes de que­dar­me sen­ta­do en ca­sa, la­men­tán­do­me”, aña­dió an­tes de la com­pe­ti­ción. En la fi nal aca­bó ter­ce­ro y re­co­no­ció que “el bron­ce es de oro”, pe­ro se mos­tró du­bi­ta­ti­vo: “Tal vez és­ta ha­ya si­do mi úl­ti­ma ca­rre­ra, si las co­sas no sa­len bien en la ope­ra­ción”.

Ya te­nía ha­bi­ta­ción re­ser­va­da en la pres­ti­gio­sa Clí­ni­ca Ma­yo. Allí re­ci­bió un ri­ñón de su her­ma­na LaTo­ya. Y to­do re­sul­tó a la per­fec­ción. Seis se­ma­nas des­pués em­pe­zó a en­tre­nar­se, con pre­cau­cio­nes. Aho­ra su tra­ba­jo se ha in­cre­men­ta­do. Y es op­ti­mis­ta: “Mi úl­ti­mo en­tre­na­mien­to ha si­do ab­sor­ben­te. Es­toy desean­do un má­gi­co 2016”. Or­te­ga le es­pe­ra. Los Jue­gos Olím­pi­cos de Río le es­pe­ran. Y allí le aguar­da­rá, tam­bién, el lí­der mun­dial de 2015 (12.94), el es­pa­ñol na­ci­do en La Habana Orlando Or­te­ga, na­cio­na­li­za­do ya, pe­ro que no pue­de com­pe­tir aún con la Se­lec­ción por­que no se han cum­pli­do los pla­zos re­gla­men­ta­rios. En los Mun­dia­les de Pe­kín no pu­do com­pe­tir, pe­ro en Río es­ta­rá con la ca­mi­se­ta ro­ja. Y Aries Me­rritt a su la­do... si se cla­si­fi­ca en los Trials de la pis­ta mi­la­gro­sa de Eu­ge­ne, en­tre el 1 y el 10 de ju­lio. Sus com­pa­trio­tas no le da­rán cuar­tel.

Lis­to Oro en Lon­dres, se en­tre­na a to­pe y es­pe­ra “un má­gi­co

2016” Vi­rus Tie­ne una ra­ra en­fer­me­dad que afec­ta a los ne­gros ame­ri­ca­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.