Flo­ren­tino, su es­pe­jo, Be­ní­tez y Zi­da­ne

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA - AL­FRE­DO RELAÑO

Flo­ren­tino te­nía una pre­sión en el in­tes­tino y ya se la ha qui­ta­do. En su en­cuen­tro ma­ti­nal con el di­rec­tor de­por­ti­vo, su pro­pia ima­gen de­vuel­ta por el es­pe­jo cuan­do se afei­ta, de­ci­dió que ya era ho­ra de ex­pe­lir esa mo­les­tia. So­bra de­cir que la mo­les­tia era Be­ní­tez, acla­ma­do en Mes­ta­lla mien­tras el Ber­na­béu le lle­na de de­nues­tos. Y ade­más, ca­paz de de­jar a Ja­mes fue­ra e in­clu­so de sus­ti­tuir a Ben­ze­ma. ¡Fal­ta­ría más! Así que el que ha­ce po­cos días aún era la so­lu­ción fue iden­ti­fi­ca­do brus­ca­men­te co­mo un pro­ble­ma in­so­por­ta­ble. Be­ní­tez ya es re­cuer­do, pe­ro Flo­ren­tino aún es pre­sen­te. Pre­sen­te con­ti­nuo.

¿Qué ha he­cho úl­ti­ma­men­te Be­ní­tez que no hu­bie­ra he­cho an­tes? Na­da. Ha in­sis­ti­do en la BBC, ha per­mi­ti­do que Cris­tiano si­guie­ra sa­can­do ca­si to­das las fal­tas, ha ali­nea­do en los gran­des par­ti­dos a los más ri­cos y fa­mo­sos, ha cum­pli­do con el di­fí­cil ‘sudoku’ que pro­po­ne el ca­pri­cho­so pre­si­den­te. In­clu­so se pue­de de­cir que su po­co apre­cio por Ja­mes es muy de pri­me­ra ho­ra. En­ton­ces, ¿por qué echar­le ayer y no ha­ce dos me­ses o den­tro de uno? Por­que la en­cues­ta na­vi­de­ña le se­ña­la y por­que echán­do­le an­tes del 15 de enero só­lo hay que pa­gar­le un año. Pa­sa­da esa fe­cha, hu­bie­ra ha­bi­do que pa­gar­le tres.

En fin, Be­ní­tez ya no es­tá. Era un en­tre­na­dor a con­tra­es­ti­lo del Ma­drid, así que el error fue fi­char­le. Co­sas de Flo­ren­tino y su con­tra­ima­gen en el es­pe­jo du­ran­te el afei­ta­do. Ha­ce na­da y me­nos, de­cía que Be­ní­tez no era el pro­ble­ma, sino la so­lu­ción. Aho­ra la so­lu­ción es Zi­da­ne, que com­pa­re­ció ayer con su familia, en un ac­to bas­tan­te cu­tre, en el que vi­mos a va­rios de los sa­ban­de­ños arras­trar los pies pa­ra no po­sar en la omi­no­sa fo­to fi­nal. Zi­da­ne, buen ti­po, di­jo que es­pe­ra ‘que el Ma­drid ga­ne al­go’. A ver si hay suer­te. De Be­ní­tez no se di­jo una pa­la­bra. Ni pro­ble­ma, ni so­lu­ción. Gas.

“...UN AC­TO BAS­TAN­TE CU­TRE, EN EL QUE VI­MOS A VA­RIOS DE LOS SA­BAN­DE­ÑOS...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.