Tho­mas es ya un ju­ga­dor se­gui­do en to­da Gha­na

Sorg­bord­jor, un agen­te, le bus­có has­ta en­con­trar­le

AS (Las Palmas) - - ATLÉTICO DE MADRID - POR F. JAVIER DÍAZ

Tho­mas se­rá ti­tu­lar ma­ña­na en el en­cuen­tro an­te el Ra­yo Va­lle­cano y el cen­tro­cam­pis­ta gha­nés in­ten­ta­rá pro­se­guir ese buen mo­men­to de for­ma que ha pues­to de ma­ni­fies­to en los en­cuen­tros an­te el pro­pio Ra­yo, en Li­ga, y fren­te al Le­van­te. Sus dos fa­mi­lias es­ta­rán pen­dien­tes de él. “La de blan­cos”, co­mo di­ce el ju­ga­dor del Atlé­ti­co de Ma­drid, la for­man José Ji­mé­nez y su pa­dre, del mis­mo nom­bre. Ellos son los due­ños de la em­pre­sa JJ Sport Ma­na­ger, que tra­jo al gha­nés a Es­pa­ña y le dio la opor­tu­ni­dad de pro­bar en el fút­bol es­pa­ñol. La otra, que com­po­nen sus pa­dres y sus sie­te her­ma­nos, vi­ve en Odu­ma­se Kro­bo, una pe­que­ña lo­ca­li­dad al sur de Gha­na, dis­tan­te unos 60 ki­ló­me­tros de Acra, la ca­pi­tal. Allí na­ció Tho­mas Par tey y allí dio sus pri­me­ras pa­ta­das a un ba­lón. En es­ta lo­ca­li­dad ya es una fi­gu­ra des­ta­ca­da y su nom­bre ha ad­qui­ri­do mu­cha im­por­tan­cia por su tra­yec­to­ria as­cen­den­te en el Atlé­ti­co.

El ju­ga­dor del Atlé­ti­co fue re­cla­ma­do por un téc­ni­co que tra­ba­ja pa­ra la em­pre­sa JJ Sport de nom­bre Er­nest Sorg­bord­jor. Gha­nés, co­no­ce cual­quier ju­ga­dor que des­ta­ca en es­te país en el fút­bol ba­se y su acier­to fue cla­ve a la ho­ra de des­cu­brir a Tho­mas. Le bus­có has­ta en­con­trar a la nue­va jo­ya ro­ji­blan­ca. Has­ta ca­de­tes, el cen­tro­cam­pis­ta ha­bía ju­ga­do en un equi­po de ba­rrio de su ciu­dad y pos­te­rior­men­te ju­gó en un con­jun­to de Se­gun­da Di­vi­sión, Team­youth. Er­nest Sorg­bord­jor re­ci­bió no­ti­cias de que Tho­mas ya des­ta­ca­ba no só­lo por su buen fí­si­co sino tam­bién por sus con­di­cio­nes téc­ni­cas. “No que­ría­mos equi­vo­car­nos, pues los ini­cios en la em­pre­sa fue­ron di­fí­ci­les y no ha­bía mar­gen de error”, ad­mi­te José Ji­mé­nez. La cla­ve de que Tho­mas re­ca­la­se en Ma­drid la tu­vo su pa­dre, quien con­fió en es­tas per­so­nas el fu­tu­ro de su hi­jo.

Sin sa­ber na­da de cas­te­llano, Tho­mas co­gió un vue­lo a Ma­drid. De com­par­tir pi­so en Alu­che ha pa­sa­do a vi­vir en Ma­ja­dahon­da, y a te­ner con­tra­to con el club ro­ji­blan­co has­ta 2019. José Ji­mé­nez sa­be que el fu­tu­ro es­tá en paí­ses don­de po­cos quie­ren aventurarse y el año pa­sa­do mon­tó un tor­neo en Gha­na don­de pu­do ver en ac­ción a 400 chi­cos. En Es­pa­ña ya tie­nen va­rios ju­ga­do­res: Ben­ja­min Ako­to y Abou­ba­car Sem­pa­ra, en el Atlé­ti­co B. En el Ma­llor­ca, Ka­sim Adams; en el Car­ta­ge­na, Ada­ma Fo­fa­na; y en el Sa­ri­ñe­na, Maha­ma­dou­ba Con­te.

Tho­mas no pu­do ir es­tas pa­sa­das Na­vi­da­des a Gha­na. El fút­bol ha pa­ra­do po­co en nues­tro país y pa­só las fies­tas con su otra familia, “la de blan­cos”. Irá a ca­sa en ve­rano, co­mo sue­le ha­cer ca­da año. “Cuan­do vino a pro­bar lo hi­zo a cie­gas. No sa­bía ha­blar na­da y ca­si no en­ten­día. Y en cuan­to a fút­bol se veía que te­nía unas con­di­cio­nes muy bue­nas, pe­ro la tác­ti­ca no exis­tía de don­de ve­nía...”. Al­guien le di­jo a Sorg­bord­jor que ha­bía un chi­co que po­dría ga­nar­se la vi­da ju­gan­do al fút­bol. Lo bus­có y lo en­con­tró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.