Loeb bri­lla, Sainz tro­pie­za y el ba­rro hun­de a Roma

El nue­ve ve­ces cam­peón del mun­do de rallys abrió el do­ble­te del equi­po Peu­geot jun­to a su com­pa­trio­ta Pe­ter­han­sel. Car­los ce­dió on­ce mi­nu­tos por un pro­ble­ma de mo­tor, y Na­ni 46:48 al que­dar­se atra­pa­do

AS (Las Palmas) - - MAS MOTOR - HÉC­TOR MAR­TÍ­NEZ TER­MAS DE RÍO HON­DO

Me he vis­to con el cu­lo en el ba­rro”. La fra­se es tex­tual, de Sé­bas­tien Loeb, tras ba­jar­se de ese Peu­geot 2008 DKR que se­rá su ofi­ci­na du­ran­te la pri­me­ra quin­ce­na de enero. Y al es­cu­char­la, uno pen­sa­ría que la jor­na­da no le fue bien al nue­ve ve­ces cam­peón del mun­do de rallys. To­do lo con­tra­rio. Ga­nó la eta­pa, fir­mó jun­to a Pe­ter­han­sel (a 2:23) el do­ble­te de la mar­ca del león (Va­sil­yev fue ter­ce­ro a 2:38) e hi­zo que las pre­vi­sio­nes de la pri­me­ra se­ma­na, esas que ha­bla­ban de un re­co­rri­do a me­di­da del Mi­ni, se fue­ran di­rec­ta­men­te a la pa­pe­le­ra. Mien­tras, las dos gran­des ba­zas es­pa­ño­las pi­sa­ban en fal­so: Car­los Sainz, de­bi­do a un pro­ble­ma de mo­tor, y Na­ni Roma, por cul­pa del ba­rro.

“Los es­pec­ta­do­res me han he­cho ges­tos, pe­ro me he me­ti­do de lleno en un lo­da­zal. Es­ta­ba per­pen­di­cu­lar a la pis­ta, con el mo­rro del co­che ha­cia una va­lla de alam­bre. He­mos ace­le­ra­do, lue­go di­mos mar­cha atrás, y per­di­mos unos dos mi­nu­tos. Y lue­go ce­di­mos al­guno más”, pro­se­guía Loeb. Y nos pre­gun­ta­mos: ‘¿De no ha­ber si­do por esos pro­ble­mas, qué tiem­po ha­bría fir­ma­do en la eta­pa?’. Da igual, las ma­te­má­ti­cas no su­man bien en la are­na, el tiem­po es el que es y en el Dakar to­dos tie­nen pro­ble­mas. Co­mo ayer.

Las tor­men­tas ha­bían obli­ga­do a re­cor­tar la eta­pa en­tre Vi­lla Car­los Paz y Ter­mas de Río Hon­do: de 510 ki­ló­me­tros a 387. Y el ki­ló­me­tro 112 le sonó a 113 a Sainz, que en ese pun­to vio có­mo el mo­tor de su 2008 DKR se pa­ra­ba. De

Loeb “Me he me­ti­do de lleno en un lo­da­zal, per­di­mos dos mi­nu­tos”

re­pen­te. Hu­bo que re­se­tear, ya sa­ben, el re­cur­so má­gi­co, y el co­che vol­vió a co­brar vi­da. El Peu­geot re­cu­pe­ró el pa­so y Car­los pro­ta­go­ni­zó una gran se­gun­da par­te de la es­pe­cial que fi­nal­men­te le hi­zo ce­der on­ce mi­nu­tos y tres se­gun­dos res­pec­to a Loeb.

Ma­yor pea­je pa­gó Roma. En su ca­so, en el km 183. “Me he ti­ra­do a la de­re­cha por­que a la iz­quier­da ha­bía un co­che pa­ra­do, pe­ro allí ha­bía fo­tó­gra­fos y cá­ma­ras. Pa­ra no atro­pe­llar­los me ti­ré ha­cia fue­ra y el co­che que­dó plan­ta­do en el fan­go. Lue­go lle­gó mi com­pa­ñe­ro Orly (Te­rra­no­va) y tam­bién se en­ca­lló, aun­que nos ayu­da­mos mu­tua­men­te a sa­lir de allí”, de­cía el pi­lo­to de Mi­ni, que ce­dió 46:48 al fi­nal de la eta­pa. El ba­rro tam­bién hun­dió las as­pi­ra­cio­nes de otros pi­lo­tos pun­te­ros co­mo Robby Gor­don (a 17:37 del ven­ce­dor), el men­cio­na­do Te­rra­no­va (a 29: 36) o Xe­vi Pons (a una ho­ra y 33 mi­nu­tos). El lo­da­zal fue la tram­pa. Ya sa­ben, co­mo en la fá­bu­la, “pre­sas de pa­tas en él”.

Y, mien­tras, Loeb sa­bo­rea­ba su pri­me­ra vic­to­ria en el Dakar. Lo ha­cía con Peu­geot, que con una mano le abra­za­ba a él y con la otra a Pe­ter­han­sel. Des­pres tam­bién pro­vo­ca­ba el cha­peau de los me­cá­ni­cos con su elo­gia­ble sép­ti­mo pues­to. Lás­ti­ma que por el pro­ble­ma de Sainz la fiesta no fue­ra com­ple­ta en chez Peu­geot. Pe­ro lo de ayer só­lo es una eta­pa. Y que­da tan­to por con­tar.

Roma “Me ti­ré ha­cia fue­ra pa­ra no atro­pe­llar a los cá­ma­ras y que­dé en­ca­lla­do”

LU­CHAN­DO CON­TRA LOS ELE­MEN­TOS. Na­ni Roma y su co­pi­lo­to, Álex Ha­ro, tar­da­ron más de 40 mi­nu­tos en sa­car el Mi­ni del fan­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.