Be­ní­tez se va; La­so si­gue

AS (Las Palmas) - - MÁS DEPORTE - JUAN MORA

El Ma­drid es­tá en ho­ras ba­jas. Tan­to en el fút­bol co­mo en el ba­lon­ces­to. Di­ría­se que an­dan a la par. Am­bos equi­pos su­fren de­rro­tas en sus res­pec­ti­vas Li­gas an­te ri­va­les di­rec­tos, en Eu­ro­pa se en­cuen­tran cla­si­fi­ca­dos, y en la Co­pa, eso sí, hay una di­fe­ren­cia: en fút­bol es­tán eli­mi­na­dos por una ali­nea­ción in­de­bi­da, y en ba­lon­ces­to aún es­tá to­do por ju­gar, aun­que pues­tos a co­me­ter erro­res ad­mi­nis­tra­ti­vos, tam­bién los ha co­me­ti­do el bas­ket: la pa­sa­da tem­po­ra­da La­so sa­có a Slaugh­ter cuan­do no fi­gu­ra­ba en el ac­ta del par­ti­do fren­te al Va­len­cia. El juez úni­co ca­li­fi­có el error co­mo “me­ra­men­te for­mal pre­vio”, y no hu­bo san­ción. La co­sa tam­po­co fue a más, por­que en el ba­lon­ces­to los es­cán­da­los ape­nas tie­nen tras­cen­den­cia. Tam­po­co la tie­nen las de­rro­tas a es­tas al­tu­ras de la tem­po­ra­da. Mien­tras a Be­ní­tez se le ha echa­do del equi­po de fút­bol, a La­so no se le de­ba­te cuan­do acu­mu­la diez de­rro­tas en el peor arran­que del equi­po de ba­lon­ces­to en los úl­ti­mos diez años. No es que pon­ga en du­da su ca­pa­ci­dad, sino que re­sal­to que en el fút­bol el en­tre­na­dor ca­mi­na ca­da jor­na­da al bor­de del abis­mo, y en el ba­lon­ces­to, en­tre­tan­to, nun­ca pa­sa na­da. Los sis­te­mas de com­pe­ti­ción del ba­lon­ces­to son una bal­sa de acei­te pa­ra los equi­pos, y de eso se fa­vo­re­cen los téc­ni­cos, pe­se a que su res­pon­sa­bi­li­dad es ma­yor que en el fút­bol por las con­ti­nuas ro­ta­cio­nes que ha­cen. ¿Quién ga­na? El ba­lon­ces­to, des­de lue­go, no. A cam­bio te­ne­mos una com­pe­ti­ción light que le im­pi­de cre­cer.

“LOS SIS­TE­MAS DE COM­PE­TI­CIÓN DEL BA­LON­CES­TO SON UNA BAL­SA DE ACEI­TE...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.