Los ju­ga­do­res vol­vie­ron a dis­fru­tar con Zi­da­ne

La se­sión du­ró una ho­ra de re­loj y es­tu­vo do­mi­na­da por el ba­lón

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - MAR­CO RUIZ

Son las on­ce de la ma­ña­na. Ma­drid ha des­per­ta­do cu­bier­to por un cie­lo azul in­ten­so, lim­pio de nu­bes. Los ra­yos de sol ate­rri­zan fran­cos so­bre el Al­fre­do Di Sté­fano. Es el día per­fec­to pa­ra el de­but so­ña­do de Zi­da­ne en un en­tre­na­mien­to que es a puer­ta abier­ta pa­ra el pú­bli­co, una ex­cep­ción por ser pre­via del día de Re­yes... Los ju­ga­do­res co­mien­zan a sa­lir a las 11:05. La ca­be­za ra­pa­da del fran­cés apa­re­ce ní­ti­da y bri­llan­te, ce­rran­do el gru­po, cuan­do los aplau­sos ya sue­nan con fuer­za. Se gi­ra ha­cia la gra­da. Le­van­ta la mano. Suben los de­ci­be­lios... Des­pués de la pri­me­ra char­la con los su­yos en el cen­tro del cam­po, que du­ra un mi­nu­to es­ca­so, Zi­da­ne se acer­ca al ban­qui­llo a co­ger al­go. La par­te del pú­bli­co que es­tá de­trás arran­ca de nue­vo a aplau­dir. Fue el se­gun­do y úl­ti­mo re­co­no­ci­mien­to in­di­vi­dual que le de­di­có el pú­bli­co al nue­vo téc­ni­co en su es­treno. Fue, en reali­dad, un re­ci­bi­mien­to frío. No se co­reó su nom­bre de ma­ne­ra es­pon­tá­nea ni una so­la vez. Ni el su­yo ni el de nin­gún ju­ga­dor. El am­bien­te era ex­tra­ño a pe­sar de la pri­mo­ro­sa me­teo­ro­lo­gía, co­mo si na­die hu­bie­ra ter­mi­na­do aún de di­ge­rir el des­pi­do de Be­ní­tez y la pre­sen­cia del fran­cés, o co­mo si el ya re­cu­rren­te bai­le de en­tre­na­do­res del Flo­ren­ti­na­to hu­bie­ra de­ja­do de cau­sar im­pac­to al­guno en el afi­cio­na­do. Flo­ren­tino, que des­pa­chó el lu­nes a Be­ní­tez en 22 se­gun­dos de re­loj y que no ad­mi­tió pre­gun­tas, tam­po­co fue ayer al pal­co del Di Sté­fano. El club per­mi­tió fi­nal­men­te que en­tra­ra el pú­bli­co ge­ne­ral (no só­lo los so­cios). De otro mo­do, el es­ta­dio ha­bría pre­sen­ta­do una asis­ten­cia po­bre. Y aún así se que­da­ron li­bres mil de las 6.000 bu­ta­cas dis­po­ni­bles.

Los pro­ta­go­nis­tas fue­ron al fi­nal los ju­ga­do­res. Ti­ra­ron ba­lo­nes a la gra­da, fir­ma­ron au­tó­gra­fos (Cris­tiano, el más aten­to)... Ha­bía fut­bo­lis­tas de ver­da­de­ro buen hu­mor. Is­co y Ja­mes (el co­lom­biano mi­ra­ba a Zi­zou ca­si con la bo­ca abier­ta en las char­las), con­de­na­dos has­ta ha­ce un par de días por su po­co fee­ling con Be­ní­tez, no pa­ra­ron de reír y bro­mear en to­da la se­sión. Zi­da­ne tam­bién hi­zo un apar­te con Je­sé, otro de los dam­ni­fi­ca­dos del téc­ni­co re­cién ce­sa­do. El ca­na­rio lo ce­le­bró sin ta­pu­jos, in­clu­so, re­tui­tean­do un men­sa­je de un co­no­ci­do: “Nue­vos tiem­pos, nue­vas opor­tu­ni­da­des... Va­mos!!”. In­clu­so Ben­ze­ma, que tan­to desacuer­do ges­tual mos­tró con Be­ní­tez por ser sus­ti­tui­do en Mes­ta­lla, pa­re­cía más re­la­ja­do ayer, pue­de que pen­san­do en que aho­ra tie­ne op­cio­nes de no ser el pri­mer cam­bio ha­bi­tual­men­te. Ba­le. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te Ba­le, del que ase­gu­ra The Te­le­graph que es­tá “de­sola­do por la mar­cha de Be­ní­tez” (que pon­de­ró su fi­gu­ra so­bre la de Cris­tiano aun­que fue­ra si­guien­do ins­truc­cio­nes del club), fue la úni­ca au­sen­cia de la se­sión. El ga­lés arras­tra un gol­pe. Pe­ro no ten­drá pro­ble­mas pa­ra es­tar an­te el De­por (sá­ba­do, 20: 30, Ca­nal+ Li­ga). Zi­da­ne dis­pu­so de 25 ju­ga­do­res ayer (in­clui­dos los tres can­te­ra­nos Ode­gaard, Mar­cos Llo­ren­te y Ma­yo­ral). Ra­mos, Da­ni­lo y Pe­pe, aque­ja­dos de di­fe­ren­tes gol­pes, se re­ti­ra­ron al gim­na­sio an­tes que el res­to.

La se­sión du­ró una ho­ra. En su es­treno, Zi­da­ne de­di­có só­lo diez mi­nu­tos a la pre­pa­ra­ción fí­si­ca y el res­to a di­fe­ren­tes ejer­ci­cios con ba­lón en los que tra­ba­jó la tran­si­ción rá­pi­da de la pe­lo­ta, nun­ca a más de dos to­ques, y la sa­li­da de la pre­sión ju­gan­do... Son los pri­me­ros ci­mien­tos de su Ma­drid, un Ma­drid en el que los ju­ga­do­res pa­re­cían más sa­tis­fe­chos que el pro­pio pú­bli­co del Di Sté­fano con el úl­ti­mo cam­bio de téc­ni­co pro­pues­to por Flo­ren­tino Pé­rez.

Afo­ro No hu­bo lleno y el club de­jó

pa­sar tam­bién a los no so­cios Buen hu­mor

Is­co y Ja­mes no pa­ra­ron de bro­mear; Ben­ze­ma, re­la­ja­do...

PRO­TA­GO­NIS­TAS. Los ju­ga­do­res aca­pa­ra­ron más la aten­ción del pú­bli­co que el nue­vo téc­ni­co; Zi­da­ne só­lo se lle­vó un par de ova­cio­nes al prin­ci­pio. Na­die co­reó su nom­bre.

AC­TI­VO. Zi­zou es­tu­vo muy en­ci­ma de ca­da ejer­ci­cio en la se­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.