“Con Zi­zou irá mu­cho me­jor...”

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - TO­MÁS RON­CE­RO

Fue la fra­se que ayer mar­ti­lleó mis blan­cos oí­dos y mi hi­per­ac­ti­vo What­sapp. El ma­dri­dis­mo, en nú­me­ro con­si­de­ra­ble, ha vis­to con bue­nos ojos el es­pe­ra­do y can­ta­do ate­rri­za­je de Zi­da­ne en Val­de­be­bas. Y tam­bién ha si­do pa­ra ellos un ali­vio (ahí sí que hay una ma­yo­ría ca­si ab­so­lu­ta) el he­cho de que el me­tó­di­co y ser­vil Be­ní­tez ha­ya aban­do­na­do los man­dos del Hal­cón Mi­le­na­rio del Ber­na­béu. Be­ní­tez no tu­vo lo que hay que te­ner pa­ra ha­cer y de­cir lo que pen­sa­ba. Un hom­bre de­be mo­rir de pie y con sus ideas. Pe­ro arras­trar­se an­te tu ver­du­go cre­yen­do que así te ga­na­rás su in­dul­gen­cia, re­sul­ta inex­pli­ca­ble en al­guien que es de la ca­sa...

Pe­ro lo im­por­tan­te es el pre­sen­te. Y ese se es­cri­be des­de ayer con los ver­sos fut­bo­lís­ti­cos de ese cis­ne con bo­tas lla­ma­do Zi­da­ne. En el cam­po me con­mo­vió. Su gol ver­sa­lles­co en Glas­gow me pu­so en pie en las tri­bu­nas de Hamp­den Park. Ni si­quie­ra lo gri­té. Só­lo pu­de ex­cla­mar: “¡Oooooh!”. Ese maes­tro ca­paz de in­mor­ta­li­zar su fi­gu­ra has­ta el fin de los días con ese re­ma­te di­vino, se­rá nues­tro nue­vo Han So­lo. Me gus­tó mu­cho su pues­ta en es­ce­na y sus pri­me­ros men­sa­jes.

Ha­bla de que es ne­ce­sa­rio te­ner una bue­na re­la­ción con la plan­ti­lla y es­tar cer­ca de ella. Quie­re que los ju­ga­do­res se lo pa­sen bien y jue­guen al ata­que. Desea tran­si­cio­nes rá­pi­das al cam­po enemi­go y bus­car siem­pre la po­se­sión del ba­lón. Apos­ta­rá por el fút­bol que él prac­ti­ca­ba y enamo­ra­ba al Ber­na­béu. Zi­zou es una luz en­tre tan­ta pe­num­bra. Buen re­ga­lo de Re­yes Ma­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.