“Pa­ra mo­ti­var­me an­te el Ba­rça iba a las pe­ñas”

AS (Las Palmas) - - BARCELONA-ESPANYOL - ALBERTO MAR­TÍ­NEZ

Su fir­me­za co­mo cen­tral mar­có épo­ca en los pri­me­ros der­bis del si­glo. Igual que sus pi­ques con Ro­nal­din­ho y Luis En­ri­que. Sol­de­vi­lla mar­ca el ca­mino al Espanyol.

¿Qué opi­na de lo ocu­rri­do en el der­bi del sá­ba­do? —El Espanyol ju­gó co­mo se de­be ju­gar un der­bi. Ir al lí­mi­te del re­gla­men­to no quie­re de­cir ser de­ma­sia­do agre­si­vo. Hay cua­tro ár­bi­tros que es­tán pa­ra apli­car el re­gla­men­to. Me sen­tí or­gu­llo­so del equi­po por su en­tre­ga, ac­ti­tud y su ca­pa­ci­dad pa­ra co­nec­tar con el pú­bli­co. —Us­ted vi­vía los der­bis co­mo po­cos. ¿Có­mo los re­cuer­da? —Eran muy es­pe­cia­les. In­ten­ta­ba vi­vir­los du­ran­te la se­ma­na con los afi­cio­na­dos, pa­ra que me in­cul­ca­ran esa pa­sión que ellos sien­ten co­mo na­die. Que­da­ba con mis ami­gos pe­ri­cos e iba tam­bién a pe­ñas. Ellos me trans­mi­tían esa mo­ti­va­ción. —El Camp Nou le ato­si­ga­ba cuan­do pi­sa­ba el cés­ped… —Aún re­cuer­do el der­bi de la 2004-05, con Lo­ti­na de en­tre­na­dor. Em­pa­ta­mos 0-0 y nos va­lió pa­ra me­ter­nos en Eu­ro­pa. Fue uno de los der­bis más vi­bran­tes que ju­gué. Los afi­cio­na­dos del Barcelona me di­je­ron de to­do y sa­ca­ron pan­car­tas. Se acor­da­ban de una en­tra­da que le hi­ce a Ro­nal­din­ho en la Co­pa Ca­ta­lun­ya y que, des­gra­cia­da­men­te, lo le­sio­nó dos o tres me­ses. Yo fui al lí­mi­te, vi­vien­do el par­ti­do, y me re­cri­mi­na­ron que no era un par­ti­do ofi­cial. Me dis­cul­pé con Ro­nal­din­ho, pe­ro era un der­bi y eso a mi me trans­for­ma­ba. —¿Fue su ma­yor en­fren­ta­mien­to con un ju­ga­dor cu­lé? —Con Luis En­ri­que tam­bién te­nía pi­ques. Nos en­con­trá­ba­mos en el cam­po por­que los dos te­nía­mos un ca­rác­ter muy fuer­te. Luis En­ri­que siem­pre ju­ga­ba al 120 por cien­to y a mí me en­can­ta­ba eso de él, al mar­gen de su ca­li­dad. —¿Cree que los der­bis han cam­bia­do por la dis­tan­cia que hay en­tre am­bos clu­bes? —Fí­je­se que yo ju­gué un der­bi en el que te­nía­mos la po­si­bi­li­dad de, si ga­ná­ba­mos, me­ter al Barcelona en des­cen­so. Aho­ra eso es ca­si im­po­si­ble. —A us­ted le to­có na­dar a con­tra­co­rrien­te a par­tir de 2003. ¿Có­mo lle­ga un fut­bo­lis­ta a per­der­se en otros ca­mi­nos aje­nos al de­por­te? —El cam­bio en mi vi­da fue drás­ti­co. En cin­co me­ses pa­sé de ju­gar en cam­pos de tie­rra a Pri­me­ra, con to­do lo que eso con­lle­va. Cuan­do to­do acon­te­ce a tan­ta velocidad, la per­so­na se pue­de ver so­bre­pa­sa­da y to­ma ma­las de­ci­sio­nes. Pe­ro aho­ra es­tas co­sas pa­san me­nos. To­do lo que vi­ví me va­lió pa­ra dar­le im­por­tan­cia a la sa­lud. —Des­pués de ir­se del Espanyol, us­ted ha ju­ga­dor en li­gas exó­ti­cas. ¿Qué es lo más su­rrea­lis­ta que vi­vió? —Vi­ví una ex­pe­rien­cia real­men­te du­ra. Fui a ju­gar a Ru­sia y fir­mé dos años por el An­kar, que es­tá cer­ca de los Ura­les. De he­cho, me con­ver­tí en el pri­mer es­pa­ñol en la li­ga ru­sa. El se­gun­do año íba­mos a res­cin­dir por­que no con­ta­ban con­mi­go, pe­ro creo que me co­men­za­ron a pre­sio­nar des­de el en­torno. Un día, al sa­lir de una ce­na de equi­po, cin­co hom­bres me pe­ga­ron una pa­li­za y aca­bé en el hos­pi­tal. Ca­si no lo cuen­to. Un ju­ga­dor del fi­lial me lle­vó allí cuan­do me que­dé in­cons­cien­te. Otro día, la Po­li­cía me de­tu­vo por­que no te­nía el pa­sa­por­te en­ci­ma. Lo pa­sé muy mal. Es­ta­ba so­lo. Fue­ron seis me­ses du­ros y por eso me fui.

El úl­ti­mo der­bi “El Espanyol ju­gó co­mo se tie­ne que ju­gar, al lí­mi­te del re­gla­men­to”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.