Flo­ren­tino Pé­rez se jue­ga to­do en la ru­le­ta fran­ce­sa

AS (Las Palmas) - - A LA ÚLTIMA - ELÍAS ISRAEL @elia­s_is­rael

La des­pe­di­da de Be­ní­tez. Ra­fa llo­ró en su pre­sen­ta­ción co­mo téc­ni­co del Ma­drid. Lá­gri­mas pro­fé­ti­cas. En­tró al jue­go de Flo­ren­tino y so­lo pue­de re­pro­char­se ha­ber­se fal­ta­do al res­pe­to a sí mis­mo. El Ma­drid de Be­ní­tez nun­ca fue de Be­ní­tez. Se con­ta­gió de la fal­ta de au­to­crí­ti­ca y de la bús­que­da de cam­pa­ñas or­ques­ta­das, sin dar­se cuen­ta de que sin el menor es­crú­pu­lo, el pre­si­den­te abri­ría la mano y le de­ja­ría caer al va­cío. En 23 se­gun­dos de dis­cur­so, le des­pa­chó de un plu­ma­zo, con una fal­ta de sen­si­bi­li­dad ga­lo­pan­te en un club que pre­ten­de ha­cer de los va­lo­res su ban­de­ra.

El anun­cio de Adi­das. “Pa­ra ti, na­da es im­po­si­ble”, le es­pe­tó el pre­si­den­te, su­pon­go que emu­lan­do el “im­po­si­ble is not­hing” de la firma de­por­ti­va, que vis­te al Ma­drid y de la que Zi­zou es ima­gen icó­ni­ca. Sin que­rer, sa­lió un anun­cio de Adi­das en la pre­sen­ta­ción im­pro­vi­sa­da, co­mo gran me­tá­fo­ra de lo que es es­te Ma­drid, don­de no se sa­be si pe­sa más el ne­go­cio o el fút­bol. Pa­ra Flo­ren­tino tam­po­co se­ría im­po­si­ble po­ner el fút­bol en lo más al­to del proyecto, echar­se a un la­do pa­ra de­di­car­se a lo que ha­ce bien, nom­brar un di­rec­tor de­por­ti­vo y de­jar de abo­chor­nar a bue­na par­te de sus afi­cio­na­dos con los tum­bos que da en su la­men­ta­ble po­lí­ti­ca de­por­ti­va. On­ce téc­ni­cos en do­ce años y po­co.

La co­ne­xión con el ves­tua­rio. Re­sul­ta que el prin­ci­pal mo­ti­vo es­gri­mi­do pa­ra des­pe­dir a Be­ní­tez es su nu­la em­pa­tía con los ju­ga­do­res. Por la inexis­ten­te reac­ción en re­des so­cia­les, es­tá cla­ro que Ra­fa te­nía po­cos va­le­do­res en el ca­me­rino. La pa­ra­do­ja em­pie­za por echar a An­ce­lot­ti, que ga­nó la Dé­ci­ma y que te­nía una co­ne­xión es­pec­ta­cu­lar con la plan­ti­lla, por el capricho de un pre­si­den­te su­pe­ra­do y per­di­do, que ha­ce mu­cho de­jó de es­cu­char a los que pre­ten­dían de­cir­le lo que no que­ría oír, aun­que qui­sie­sen al Ma­drid tan­to o más que él.

El nom­bre de Zi­da­ne siem­pre tu­vo tin­tes de ilu­sión. La mi­ra­da de los ni­ños en Val­de­be­bas en vís­pe­ra de Re­yes y el or­gu­llo de los pa­dres, que vie­ron a ese cis­ne ves­ti­do de fut­bo­lis­ta bai­lar so­bre el Ber­na­béu y aún se fro­tan los ojos con la vo­lea de Glas­gow, per­du­ra en el tiem­po. Co­mo en­tre­na­dor, Zi­zou es un me­lón por abrir. Su re­to es des­co­mu­nal. De mo­men­to, ya tie­ne la son­ri­sa de sus ju­ga­do­res. Un ner­vio­so Flo­ren­tino se lo jue­ga to­do en la ru­le­ta fran­ce­sa. Rien ne va plus (No va más)…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.