El Ba­rça y el Espanyol en­tran en bron­ca

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA -

Des­pués de unos años en los que el Espanyol pa­re­cía ha­ber ti­ra­do la toa­lla an­te el Ba­rça, en dos par­ti­dos se ha reivin­di­ca­do de gol­pe, po­nien­do en pie una vie­ja ri­va­li­dad que creía­mos per­di­da. Una ri­va­li­dad ás­pe­ra, que ame­na­za con re­su­ci­tar tiem­pos co­mo aque­llos en los que el Espanyol, en­ton­ces Es­pa­ñol, lle­gó a ir a Les Corts ves­ti­do ya con ro­pa de fút­bol (re­gre­sa­ban a du­char­se a Sa­rriá) pa­ra no cam­biar­se allí, don­de en oca­sión muy sin­gu­lar se en­con­tró en el des­can­so las toallas que­ma­das, sin que nun­ca apa­re­cie­ra el cul­pa­ble. Ocu­rrió jus­to aquel año en el que se re­po­nía en los des­can­sos con oxí­geno y lle­gó a ir de lí­der.

Ayer ha­bía cuen­tas pen­dien­tes. El par­ti­do de Li­ga de­jó ma­les­ta­res. El Espanyol ju­gó du­ro, apro­ve­chan­do el lis­tón tan al­to que pu­so Gon­zá­lez Gon­zá­lez. Eso en­fa­dó a los bar­ce­lo­nis­tas, mos­quea­dos ya de sa­li­da con ese ár­bi­tro por­que ve­nía di­rec­ta­men­te de ha­cer­le un desfalco a la Real en el Ber­na­béu,y pro­du­jo un re­la­to en los me­dios bar­ce­lo­ne­ses que a Co­llet le in­dig­nó. Pen­só, co­mo to­dos los su­yos, que se qui­tó mé­ri­to a su par­ti­do y se hi­zo hin­ca­pié en la vi­sión bar­ce­lo­nis­ta. El Espanyol as­pi­ra a una cier­ta equi­dad en los me­dios de Barcelona, en es­pe­cial en los ofi­cia­les, y no la en­cuen­tra.

De ahí lo del ‘na­cio­nal­bar­ce­lo­nis­mo’, ex­pre­sión que ha caí­do mal por­que se aso­cia con ‘na­cio­nal­so­cia­lis­mo’. Al pe­ri­co le pu­dre que só­lo se con­si­de­re ca­ta­lán fe­tén al que es del Ba­rça y se sien­te ig­no­ra­do, pos­pues­to o mal­tra­ta­do in­clu­so por los me­dios que coadyuva a sos­te­ner con sus pro­pios im­pues­tos. Lo ma­lo es des­viar el en­fa­do a in­tem­pe­ran­cias ex­ce­si­vas, que no le van a dar más que des­cré­di­to y ex­pul­sio­nes, co­mo le pa­só ayer. El Espanyol em­pe­zó bien, con un gol mag­ní­fi­co, pe­ro cuan­do las co­sas se tor­cie­ron, los ner­vios le arras­tra­ron y só­lo con­si­guió acu­mu­lar nue­va frus­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.