Al­fre­do Me­gi­do “El fút­bol mo­derno aca­bó con los ju­go­nes co­mo yo”

La que si­gue es la his­to­ria de un fut­bo­lis­ta ge­nial, un ju­ga­dor tan bueno co­mo bohe­mio que lle­gó a ser in­ter­na­cio­nal y que dio a sus en­tre­na­do­res tan­tas sa­tis­fac­cio­nes co­mo que­bra­de­ros de ca­be­za. Es Al­fre­do Me­gi­do (63 años), un ar­tis­ta del ba­lón al que i

AS (Las Palmas) - - LA ENTREVISTA - MAR­CO RUIZ

Dí­ga­me, ¿se con­si­de­ra us­ted an­da­luz o as­tu­riano? —Di­ré que muy as­tu­riano. Na­cí cir­cuns­tan­cial­men­te en Pe­ña­flor, pro­vin­cia de Se­vi­lla. Mis pa­dres, as­tu­ria­nos tam­bién, tra­ba­ja­ban allí en una mi­na de co­bre que ges­tio­na­ba una em­pre­sa as­tu­ria­na. Al año de na­cer nos vi­ni­mos pa­ra As­tu­rias. —¿Dón­de em­pe­zó a ju­gar? —En cual­quier ca­lle de Lla­ra­nes (Avi­lés) mon­tá­ba­mos un par­ti­do. Aho­ra te mul­tan por ju­gar (ri­sas). Y en el co­le­gio de los Sa­le­sia­nos, que te­nía un cam­pa­zo que se lla­ma­ba Car­bo­ni­lla. Ahí fue don­de em­pe­za­mos to­dos. Qui­ni, su her­mano, yo mis­mo... —¿Era com­pa­ñe­ro de Qui­ni? —Él era un par de años ma­yor, pe­ro sí, fui­mos al mis­mo co­le­gio. —¿Cuán­do su­po us­ted que se­ría fut­bo­lis­ta? —Siem­pre lo tu­ve me­ti­do en la ca­be­za, pe­ro el sal­to fue cuan­do fa­lle­ció mi pa­dre. Me vi en unas cir­cuns­tan­cias di­fí­ci­les y en la ne­ce­si­dad de ele­gir en­tre tra­ba­jar en En­si­de­sa (em­pre­sa si­de­rúr­gi­ca que da­ba tra­ba­jo a la zo­na) 40 años, co­mo mis her­ma­nos, o rom­per­me la ca­ra ju­gan­do. Y ti­ré por el fút­bol. —¿Le ayu­dó al­guien? —Va­rias per­so­nas. Pe­ro el que me dio la opor­tu­ni­dad fue el vi­ce­pre­si­den­te del En­si­de­sa, que en­ton­ces era un fi­lial del Spor­ting. Ma­nuel Mar­tí­nez se lla­ma­ba. Era in­ge­nie­ro de mi pa­dre en la em­pre­sa. Me man­da­ron a ha­blar con él y me di­jo que iba a te­ner un suel­do de em­plea­do de En­si­de­sa, pe­ro pa­ra ju­gar al fút­bol. Yo te­nía 16 años. —¿Qué pa­só des­pués? —Me man­da­ron al De­por­ti­vo Gi­jón, en Pri­me­ra Re­gio­nal. Con 17 años ya es­ta­ba de­bu­tan­do en Ter­ce­ra con el En­si­de­sa. Jus­to des­pués, en la 71-72, me lla­mó Ca­rrie­ga pa­ra en­tre­nar en el Spor­ting. To­do fue muy rá­pi­do. —¿Có­mo era aquel Spor­ting? —Es­ta­ba re­cién as­cen­di­do des­pués de vein­ti­tan­tos años y ha­bía una ilu­sión tre­men­da. Co­mo la que pue­de te­ner aho­ra la gen­te del Ei­bar. Ima­gí­ne­se, tan jó­ve­nes, ju­gan­do en esos cam­pos, an­te gen­te co­mo Re­xach... Has­ta an­te Zo­co lle­gué yo a ju­gar. —¿Qué equi­po te­nían? —Aquel Spor­ting co­gía mu­cha gen­te del En­si­de­sa. Pri­me­ro a Cas­tro, el her­mano de Qui­ni, un por­te­ro fa­bu­lo­so. Lue­go a Qui­ni, a mí... Lle­gó Chu­rru­ca, un ex­tre­mo es­pe­cial. Qui­ni, Chu­rru­ca y yo for­ma­mos un buen tri­den­te. Lle­ga­mos a ser in­ter­na­cio­na­les los tres a la vez... —¿Có­mo se or­ga­ni­za­ban? —Ca­si con cua­tro de­lan­te­ros ju­gá­ba­mos. Por eso aquel Spor­ting le me­tía cua­tro a cual­quie­ra. La­van­de­ra, Me­gi­do, Chu­rru­ca y Qui­ni de me­dia­pun­ta, sien­do ca­si el que me­jor re­ma­ta­ba. —¿Por qué te­nía us­ted esa fa­ma de hom­bre dís­co­lo? —¿Qué sig­ni­fi­ca eso pa­ra un fut­bo­lis­ta de éli­te? —Me de­cía el en­tre­na­dor: “¡Mar­ca al de­fen­sa!”. Y yo pen­sa­ba: “¿Pe­ro qué es eso?”. No en­ten­día na­da. De­cía: “Si son los de­fen­sas los que tie­nen que mar­car a los de­lan­te­ros”. Hom­bre, lo di­go un po­co de bro­ma... —Pe­ro lo di­ce. —(Ri­sas). ¡Cuan­do em­pe­za­ron con el fút­bol mo­derno aca­ba­ron con los ju­go­nes! ¡Con los que lo ha­cía­mos bo­ni­to! —¿Es­ta­ba có­mo­do en el pa­pel de fut­bo­lis­ta dis­tin­to? —Yo, por ejem­plo, ha­bía to­ca­do en un gru­po de mú­si­ca... —¡En los pri­me­ros 70! —Mú­si­co era yo, sí. Agá­rre­se pa­ra es­cu­char el nom­bre del gru­po: Deep Sound. So­ni­do Pro­fun­do se tra­du­ce. —¿Qué to­ca­ban? —De to­do. Le pue­do man­dar has­ta un dis­co. Yo to­ca­ba el con­tra­ba­jo. —¿Lo al­ter­nó con el fút­bol? —Em­pe­cé con el gru­po con 14 años. Cuan­do mu­rió mi pa­pá es­pa­bi­lé, re­ga­lé mi gui­ta­rra y di­je ven­ga, a su­dar la ca­mi­se­ta. Pa­sé de ser hip­pie a ponerme bo­ni­tas cor­ba­tas. —¿Li­ga­ba más con el gru­po o con el fút­bol? —De cual­quier for­ma (ri­sas). —¿Le cos­ta­ba cui­dar el pelo a lo afro que lle­va­ba? —Me lo cor­ta­ba po­co, sí. In­clu­so me lle­gué a ha­cer la per­ma­nen­te a lo Ji­mi Hen­drix por una apues­ta que hi­ci­mos en el Be­tis. —Cuen­te...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.