Un ré­cord del mun­do en car­gos fut­bo­lís­ti­cos

AS (Las Palmas) - - INTERNACIONAL -

Ar­tu­ro Sa­lah. El fút­bol chi­leno ya tie­ne nue­vo pre­si­den­te, una vez que al an­te­rior, Ser­gio Ja­due, se lo lle­va­ran por de­lan­te los es­cán­da­los de corrupción de la CON­ME­BOL. El su­ce­sor es Ar­tu­ro Sa­lah, 66 años, ami­go ín­ti­mo de Pe­lle­gri­ni y ré­cord mun­dial de al­tos car­gos di­fe­ren­tes en el mun­do del fút­bol: fue de­lan­te­ro de la U, Au­dax y Ca­tó­li­ca; tam­bién en­tre­na­dor de va­rios equi­pos (otra vez la U en­tre ellos), aun­que só­lo cam­peón con Co­lo Co­lo, y se­lec­cio­na­dor na­cio­nal chi­leno, y di­ri­gen­te (mi­nis­tro de De­por­tes y pre­si­den­te de Blan­co y Ne­gro, la so­cie­dad anó­ni­ma due­ña de Co­lo Co­lo). Ade­más se ti­tu­ló co­mo In­ge­nie­ro Ci­vil, con men­ción en quí­mi­ca. Y des­de el lu­nes, nue­vo pre­si­den­te de la li­ga pro­fe­sio­nal chi­le­na y de su fe­de­ra­ción (ahí las ges­tio­na la mis­ma per­so­na). Ni Bec­ken­bauer. Lo pri­me­ro que hi­zo fue re­unir­se con el se­lec­cio­na­dor, Jorge Sam­pao­li, pa­ra tra­tar de re­te­ner­lo. Pe­ro el téc­ni­co le in­sis­tió en sus de­seos de ir­se. Vol­ve­rán a ha­blar.

Fa­ri­ña. Felipe Mi­ñam­bres, el mi­la­gro­so ca­za­ta­len­tos del Ra­yo que sa­ca pe­tró­leo sin un du­ro, le tie­ne una fe enor­me. Pe­ro Pa­co Jé­mez no le po­ne, así que no hay ma­ne­ra de com­pro­bar su ta­len­to en la Li­ga BBVA. Así que Fa­ri­ña, 24 años, un cen­tro­cam­pis­ta de ca­li­dad, ce­di­do en Va­lle­cas por el que el Ben­fi­ca pa­gó tan­to di­ne­ro pa­ra sa­car­lo del Ra­cing de Ave­lla­ne­da, ten­drá que ir­se. La nue­va U de Sebastián Bec­ca­ce­ce (ex ayu­dan­te de Sam­pao­li) lo co­rea ya co­mo el gran re­fuer­zo del se­mes­tre. La pa­la­bra la tie­ne el club por­tu­gués.

Ca­mo­ra­ne­si. Su nom­bre, en­tre otras co­sas, re­mon­ta al día de 2008 en el que pa­ra Es­pa­ña cam­bió to­do. Aque­lla tan­da de pe­nal­tis an­te Ita­lia en Vie­na que rom­pió el ma­le­fi­cio cró­ni­co de los cuar­tos de fi­nal. Ca­mo­ra­ne­si anotó el su­yo, pe­ro an­tes, du­ran­te el par­ti­do, tam­bién tu­vo el gol que pa­re­cía es­tro­pear­lo to­do. So­lo fren­te a Ca­si­llas en el pun­to de pe­nal­ti. Pe­ro el ar­que­ro, al por en­ton­ces to­dos que­rían y na­die des­pre­cia­ba, le con­tes­tó con una de sus pa­ra­das mi­la­gro­sas. Hoy el cen­tro­cam­pis­ta ar­gen­tino con pa­sa­por­te ita­liano aca­ba de ser pre­sen­ta­do co­mo en­tre­na­dor por el Ti­gres, el equi­po que per­dió an­te Ri­ver la fi­nal de la Li­ber­ta­do­res y que se pro­cla­mó ha­ce só­lo unas se­ma­nas cam­peón de la li­ga me­xi­ca­na. Un téc­ni­co a ob­ser­var.

Mark Gon­zá­lez. Otro re­torno que no sa­le. Al­ba­ce­te, Real So­cie­dad, Li­ver­pool, Be­tis, CSKA de Mos­cú, mu­chas le­sio­nes... Mark Gon­zá­lez de­ci­dió vol­ver a Chi­le, a Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, ju­nio de 2014, por­que el ro­man­ti­cis­mo iba a man­dar so­bre el di­ne­ro en su ca­rre­ra. To­da una de­ci­sión. Pe­ro su bol­si­llo ya se ha ren­di­do. Con 31 años, el zur­do ex­tre­mo ha de­ci­di­do po­ner rum­bo a Bra­sil (Sport Recife) por­que en­tien­de que ha lle­ga­do la ho­ra de prio­ri­zar el fu­tu­ro de su familia. En la UC no han llo­ra­do: Mark fa­lló el pe­nal­ti en la úl­ti­ma jor­na­da que po­dría ha­ber­les da­do el tí­tu­lo y rom­per su ma­le­fi­cio de se­gun­do­na.

Al ban­qui­llo Ca­mo­ra­ne­si di­ri­gi­rá en Mé­xi­co a

Ti­gres

ELE­GI­DO. Ar­tu­ro Sa­lah es el nue­vo pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción chi­le­na de fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.