Co­rrer a 4.600 me­tros: el ri­val es el mal de al­tu­ra

El pun­to más al­to de la es­pe­cial de hoy, en­tre Ju­juy (Ar­gen­ti­na) y Uyu­ni (Bo­li­via), es el ré­cord en la his­to­ria del Dakar y afec­ta a pi­lo­tos y mo­tos

AS (Las Palmas) - - DAKAR 2016 - —H. M.

Pi­lo­tan­do en las nu­bes. O ca­si. Por­que hoy, en la quin­ta eta­pa, la que de­be lle­var­nos de Ju­juy (Ar­gen­ti­na) a Uyu­ni (Bo­li­via), el Dakar re­ga­la una es­pe­cial que lle­ga­rá a dispu­tar­se a 4.600 me­tros de al­tu­ra. Su ré­cord his­tó­ri­co. ¿Ten­drán pro­ble­mas de oxí­geno los pi­lo­tos? ¿Res­pon­de­rán las má­qui­nas? Es un re­do­ble de tambor (an­dino) an­te el que los equi­pos se han pre­pa­ra­do a con­cien­cia. Por ejem­plo, el Hi­moin­sa, que di­ri­ge Mi­guel Puer­tas y ali­nea a Ro­sa Romero, Ge­rard Fa­rrés, Iván Cer­van­tes, Da­niel Oli­ve­ras y An­to­nio Gi­meno.

La eta­pa de ayer, un bu­cle en Ju­juy, ya con­ta­ba con 3.500 me­tros de pro­me­dio de al­tu­ra, pe­ro se­rá en las tres que se dis­pu­ten en Bo­li­via (Ju­juy-Uyu­ni, Uyu­ni-Uyu­ni y Uyu­ni-Sal­ta) las que preo­cu­pan so­bre­ma­ne­ra. Du­ran­te las tres se­ma­nas pre­vias, los pi­lo­tos del Hi­moin­sa se en­tre­na­ron en cen­tros de al­to ren­di­mien­to pa­ra acli­ma­tar su cuer­po. El mal de al­tu­ra es el gran ri­val a ba­tir. Los es­pe­cia­lis­tas Mar­tí No­gue­ra y Francisco Es­pi­nar les ase­so­ra­ron en ese en­tre­na­mien­to es­pe­cí­fi­co.

El pro­gra­ma cons­ta­ba de dos pro­to­co­los. En el pri­me­ro, el pi­lo­to per­ma­ne­cía en una cá­ma­ra hi­po­bá­ri­ca, al­go a lo que tam­bién re­cu­rrie­ron Loeb, AlAt­ti­yah o Hir­vo­nen en la no­che pre­via a la eta­pa de ayer. Se ajus­ta la com­po­si­ción y la pre­sión del ai­re en su in­te­rior, si­mu­lan­do la al­tu­ra ne­ce­sa­ria. Se ejer­ci­ta­ban en bi­ci­cle­ta o en cin­ta y se su­per­vi­só la pre­sión par­cial de oxí­geno en sus te­ji­dos. Se pue­de re­du­cir el oxí­geno has­ta el 80%. Pa­ra en­ten­der­nos: hay que for­zar, ha­cer su­frir al pi­lo­to pa­ra que se ha­bi­túe a com­pe­tir con sen­sa­ción de fal­ta de ai­re y ele­va­das pul­sa­cio­nes.

El se­gun­do pro­to­co­lo es­tá en­fo­ca­do en la adap­ta­ción a la al­tu­ra, de mo­do que su cuer­po ge­ne­re más gló­bu­los rojos y so­por­te me­jor la exi­gen­cia. En es­te pa­so se tra­ba­ja en “hi­po­xia in­ter­mi­ten­te” con una mas­ca­ri­lla y con el pi­lo­to en re­po­so. Pa­ra acer­car­se a lo que vi­vi­rán se va­ría con­ti­nua­men­te la can­ti­dad de oxí­geno pa­ra si­mu­lar así cam­bios de al­tu­ra del cuer­po.

Al mar­gen del fí­si­co, la me­cá­ni­ca es la otra preo­cu­pa­ción. Las mo­tos pier­den po­ten­cia, es nor­mal, aun­que la in­yec­ción y la cen­tra­li­ta de la KTM ayu­dan con el au­to­ajus­te a la al­tu­ra. Ade­más, el ca­mión de asis­ten­cia se las in­ge­nia pa­ra sol­ven­tar el as­cen­so a esas es­pe­cia­les. Por ejem­plo, ba­jan­do uno o dos ki­los la pre­sión de los neu­má­ti­cos pa­ra evi­tar re­ven­to­nes. Hay que lle­gar arri­ba, sea co­mo sea. Aun­que lue­go to­ca ba­jar.

Pro­to­co­los

Cá­ma­ra hi­po­bá­ri­ca y tra­ba­jo con mas­ca­ri­lla en hi­po­xia in­ter­mi­ten­te

EN­TRE­NA­MIEN­TO ES­PE­CÍ­FI­CO. Ro­sa Romero pe­da­lean­do den­tro de la cá­ma­ra que si­mu­la la al­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.