Ju­len Agi­na­gal­de “La Se­lec­ción de­be ser fiel a su es­ti­lo en el Europeo”

AS (Las Palmas) - - MÁS DEPORTE - JUANMA LEI­VA

Ima­gino que nun­ca ha­bía te­ni­do una con­cen­tra­ción tan cer­ca de ca­sa. —No, es la pri­me­ra vez. Creo que des­de ca­de­tes o ju­ve­ni­les. La ver­dad es que es muy agra­da­ble. Me voy en­con­tran­do con mu­cha gen­te. Ten­go mu­chos ami­gos aquí y gen­te del ba­lon­mano, del club Bi­da­soa o que tra­ba­jan en el pa­be­llón… —Vol­ve­rá a ju­gar en el Ar­ta­le­ku. ¿Qué re­cuer­dos le trae esa can­cha? —Ahí em­pe­cé y me afi­cio­né al ba­lon­mano vien­do a mi her­mano (Gurutz, aho­ra por­te­ro y ca­pi­tán del Na­tur­hou­se). An­tes me gus­ta­ba el fút­bol, aun­que pron­to me cam­bié. Es un pa­be­llón en el que la gen­te sa­be mu­cho de ba­lon­mano. La ciu­dad y el club, el Bi­da­soa, tie­nen una enor­me tra­di­ción. Se­rá bo­ni­to vol­ver a ju­gar allí, y creo que el pú­bli­co va a res­pon­der. Y mu­chos de los que es­tén en la gra­da se­rán co­no­ci­dos, ami­gos y fa­mi­lia­res. —Los ri­va­les (Sue­cia, Bra­sil y Po­lo­nia) son de al­to ni­vel. ¿Se lo to­man co­mo un test de lo que lue­go se ve­rá en el cam­peo­na­to? —Se­rá una gran for­ma de ir co­gien­do rit­mo. Sue­cia y Po­lo­nia son ca­pa­ces de to­do y Bra­sil es­tá pre­pa­ran­do sus Jue­gos Olím­pi­cos. Los tres ri­va­les son muy du­ros. —Ha­blan­do del Europeo… ¿qué se­lec­cio­nes cree que par­ten co­mo fa­vo­ri­tas? —Creo que en es­te Europeo no se pue­de ha­blar de fa­vo­ri­tos. Hay un ni­vel tre­men­do y en­ci­ma hay mu­cho en jue­go, por­que ade­más del tí­tu­lo es­tá

No ha­brá fa­vo­ri­tos y sí mu­cho en jue­go, co­mo el bi­lle­te a los Jue­gos” Aún no he pen­sa­do na­da co­mo los del Mun­dial,

ve­re­mos”

la cla­si­fi­ca­ción pa­ra los Jue­gos de Río. To­dos los equi­pos van a que­rer apu­rar sus po­si­bi­li­da­des. —¿Y qué de­be ha­cer Es­pa­ña pa­ra es­tar en la fi­nal del 31 de enero en Cra­co­via? —Creo que ser fiel a nues­tro es­ti­lo. No so­mos un equi­po con gran­des fi­gu­ras, así que de­be­mos con­fiar en el blo­que y en ir apo­yán­do­nos en nues­tras di­fe­ren­tes ar­mas. —Una se­rá el jue­go con el pi­vo­te. ¿Có­mo lle­ga us­ted a es­te Europeo? —En un buen mo­men­to. A las úl­ti­mas ci­tas con la Se­lec­ción siem­pre lle­gué con pro­ble­mas fí­si­cos y sin po­der ha­cer la pre­pa­ra­ción co­rrec­ta­men­te. Es­ta vez lle­go bien… ¡cru­zo los de­dos! —Un cam­peo­na­to que se jue­ga en Po­lo­nia, país don­de jue­ga us­ted en las fi­las del Kiel­ce. ¿Có­mo lle­va la ex­pe­rien­cia po­la­ca? —Muy bien. Me en­cuen­tro ple­na­men­te adap­ta­do. Creo que ese era el ma­yor re­to por­que es otra cul­tu­ra, otro idio­ma… y des­de el prin­ci­pio me es­for­cé en lo­grar­lo. Tam­bién en lo de­por­ti­vo, por­que allí se jue­ga otro ba­lon­mano pe­ro creo que he sa­bi­do en­ca­jar. —Du­ran­te el Mun­dial tu­vie­ron mu­cha re­per­cu­sión sus sel­fies del ves­tua­rio des­pués de ca­da par­ti­do. ¿Va a con­ti­nuar con esa cos­tum­bre o tie­nen al­gu­na otra co­sa pre­pa­ra­da? —¿Pre­pa­ra­do? No, na­da. Ya ve­re­mos si ha­ce­mos al­go, pe­ro la ver­dad es que no lo he pen­sa­do. —En otro or­den de co­sas, úl­ti­ma­men­te se le ha vis­to ha­cien­do sus pi­ni­tos co­mo mo­de­lo. ¿Va a re­pe­tir? —No lo sé, ha si­do só­lo una vez. Tu­ve la suer­te de tra­ba­jar con gen­te muy pro­fe­sio­nal y fue muy sen­ci­llo. Me lo tomo co­mo una ex­pe­rien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.