“Me que­do con mi gol al Ma­drid y el del Mi­lán”

Lu­que

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID-DEPORTIVO - LUIS DE LA CRUZ

El De­por só­lo ga­nó dos ve­ces en el Ber­na­béu en Li­ga, la úl­ti­ma en 2004 con un gol su­yo. Lo re­cor­da­rá, ¿no? —Lle­gá­ba­mos en una si­tua­ción di­fí­cil, pe­ro aquel De­por se cre­cía en los par­ti­dos com­pli­ca­dos. Fue un pa­se de Pan­dia­ni, ti­ré el ba­lón en largo por­que con­fia­ba mu­cho en mis con­di­cio­nes y me fui de Mí­chel Sal­ga­do. Lue­go me sa­lió Iker, que en aque­llos mo­men­tos era com­pa­ñe­ro mío en la Se­lec­ción y lo co­no­cía muy bien. Sa­bía que él aguan­ta­ba has­ta el fi­nal y que ta­pa­ba más la zo­na de aba­jo. La pi­qué y en­tró. El gol fue muy bo­ni­to, pe­ro lue­go de­fen­di­mos muy bien. —¿Le tie­ne ca­ri­ño es­pe­cial a al­gún otro gol? —El otro gol que me que­dó gra­ba­do fue al Mi­lán en el 4-0 de Ria­zor. Ha­bía­mos per­di­do 4-1 en la ida y fue un par­ti­do sen­sa­cio­nal. Mar­qué el 3-0, que nos da­ba la cla­si­fi­ca­ción, po­co an­tes del des­can­so. Fue im­pre­sio­nan­te por­que era el pa­se a se­mi­fi­na­les de Cham­pions an­te el Mi­lán de los gran­des tiem­pos, lo mis­mo que el Ma­drid al que le ga­na­mos en el Santiago Ber­na­béu. —En su pri­mer año coin­ci­die­ron Ma­kaay, Tris­tán y us­ted. ¿Se po­día de­cir que aque­llo era la BBC del De­por? —No lo ha­bía pen­sa­do, pe­ro un po­co sí. Yo ju­ga­ba por iz­quier­da, Ma­kaay por de­re­cha y Die­go arri­ba. Ha­bía mu­cho po­ten­cial ofen­si­vo, una de­lan­te­ra de al­tí­si­mo ni­vel. La ver­dad es que Tris­tán ha­bía si­do pi­chi­chi, Ma­kaay fue esa tem­po­ra­da Bo­ta de Oro y yo es­ta­ba en el me­jor mo­men­to de mi ca­rre­ra. Se po­dría com­pa­rar al­go, pe­ro la BBC con Cris­tiano.... —El New­castle le pa­gó al De­por por us­ted 14 mi­llo­nes en 2005. ¿Fue co­mo el úl­ti­mo ser­vi­cio al club? —Yo es­ta­ba muy a gus­to en el De­por, pe­ro el club me co­mu­ni­có que te­nía un ofer­ta muy bue­na y que le ha­cía fal­ta el di­ne­ro. Por pri­me­ra vez en cin­co años no es­ta­ba en Cham­pions y ha­bía pro­ble­mas. —Ya co­mo en­tre­na­dor que es. ¿Qué op­cio­nes le con­ce­de al De­por de re­pe­tir ges­ta? —Vi el úl­ti­mo par­ti­do del De­por con el Vi­lla­rreal y me en­can­tó. So­bre to­do me gus­tó cuan­do per­día el ba­lón, la pre­sión y co­lo­ca­ción que ha­bía pa­ra re­cu­pe­rar­lo. Me gus­ta mu­cho la ac­ti­tud que ha tras­mi­ti­do Víc­tor al equi­po, pe­ro se­rá com­pli­ca­do an­te un Ma­drid con nue­vo en­tre­na­dor y con ga­nas de de­mos­trar. —¿Ve muy fa­vo­ri­to al Real Ma­drid? —Creo que se­rá un par­ti­do igua­la­do por el mo­men­to del De­por, pe­ro el Real Ma­drid es fa­vo­ri­to por­que a ni­vel in­di­vi­dual tie­ne va­rios ju­ga­do­res que re­suel­ven par ti­dos. —¿Qué sig­ni­fi­ca la lle­ga­da de Zi­da­ne? —Es un ju­ga­dor que lo ha si­do to­do, de los más gran­des de la his­to­ria y eso le da el res­pe­to de to­do el mun­do, que es muy im­por­tan­te en un ves­tua­rio co­mo el del Ma­drid. Zi­da­ne es un ído­lo pa­ra el ves­tua­rio y que­rrán de­mos­trár­se­lo. Creo que es una lle­ga­da po­si­ti­va pa­ra el Real Ma­drid, pe­ro aho­ra tie­ne que de­mos­trar que es­tá a la al­tu­ra de ese ban­qui­llo. —Víc­tor fue com­pa­ñe­ro su­yo en el De­por. ¿Es de los que se le veía ma­de­ra de téc­ni­co? —Cuan­do eres ju­ga­dor no te plan­teas eso. Pe­ro es cier­to que Víc­tor ya era de ju­ga­dor muy me­ticu­loso, vi­vía 24 ho­ras el fút­bol y no que­ría que se le es­ca­pa­ra nin­gún de­ta­lle. Creo que eso lo ha tras­la­da­do a en­tre­na­dor, tra­ba­jan­do mu­cho su equi­po y es­tu­dian­do a fon­do a los ri­va­les. Es un téc­ni­co con men­ta­li­dad muy mo­der­na que pue­de apor­tar mu­cho al fút­bol. Creo que su lle­ga­da al De­por es muy po­si­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.