Ma­rio Ca­sas “Hay al­go tur­bio en el Real Ma­drid y no sé quién tie­ne la cul­pa”

AS (Las Palmas) - - LA ENTREVISTA - A. MÉRIDA / G. POSE

Ma­rio Ca­sas aso­ma por la ca­lle y en­se­gui­da se le arri­man, en gran jol­go­rio, ni­ños y ma­yo­res en busca de fo­tos y au­tó­gra­fos. Es una fi­gu­ra na­cio­nal, cu­lé tem­pla­do, que en

Las Es­ta­cio­nes de Juan des­ve­la el ros­tro de un jo­ven que si­gue per­si­guien­do su sue­ño: “Soy un pri­vi­le­gia­do”.

¿Ha en­ten­di­do el ce­se de Ra­fa Be­ní­tez en el Real Ma­drid? —El len­gua­je del fút­bol es sin­gu­lar y los clu­bes tie­nen su po­lí­ti­ca pe­ro creo que es muy im­por­tan­te es­cu­char a los afi­cio­na­dos. No sé si Flo­ren­tino Pé­rez ha to­ma­do esa de­ci­sión an­te el cla­mor del Ber­na­béu, pe­ro el am­bien­te era muy ra­ro y na­da sa­lu­da­ble pa­ra el Ma­drid. Hay al­go tur­bio en el club, y no sé si el res­pon­sa­ble es el en­tre­na­dor o el pre­si­den­te, pe­ro pa­sa al­go ra­ro. Be­ní­tez es un ser hu­mano y es­toy se­gu­ro de que lo ha pa­sa­do fa­tal. Ve­re­mos aho­ra qué ocu­rre con la lle­ga­da de Zi­da­ne. —Sien­do del Ba­rça su­pon­go que no le desea­rá mu­chos triun­fos. —Sí, soy del Ba­rça des­de que vi­ne a vi­vir a Barcelona, me fui acer­can­do al Ba­rça sin de­jar de la­do a mi De­por de siem­pre. Pe­ro soy un afi­cio­na­do más bien atí­pi­co por­que no soy fa­ná­ti­co cu­lé, y no soy an­ti na­da, me lo tomo con cal­ma. —Vi­ve a ca­ba­llo en­tre Ma­drid y Barcelona, ¿Có­mo vi­ve la ri­va­li­dad Ma­drid-Ba­rça des­de am­bos lu­ga­res? —Ten­go un ami­go ca­ta­lán que es el más ma­dri­dis­ta que co­noz­co, y ten­go bue­nos ami­gos del Ba­rça. Yo es­toy un po­co en el me­dio e in­ten­to apa­ci­guar las gue­rras y me río de los gra­ves pi­ques que se ge­ne­ran en el gru­po. El fút­bol es al­go muy gran­de por­que, al fin y al ca­bo, une a la gen­te aun­que sean de cri­te­rios dis­tin­tos. El fút­bol man­tie­ne vi­vo al per­so­nal. —Se crió en el am­bien­te ga­lle­go de aquel gran Su­per­de­por, ¿qué re­cuer­dos le que­dan? —So­bre to­do la pa­sión que te­nía mi pa­dre por ese equi­po. ¡Có­mo su­frió aque­lla fa­tí­di­ca no­che en la que Dju­kic fa­lló ese pe­nal­ti an­te el Va­len­cia! Le re­cuer­do sen­ta­do en el sillón, fren­te al te­le­vi­sor, con la ca­be­za hun­di­da en­tre sus ma­nos, llo­ran­do co­mo un ni­ño. Eso me mar­có mu­cho. —Co­mo fut­bo­lis­ta us­ted apun­ta­ba ma­ne­ras, ¿qué pa­só? —No se me da­ba mal, pe­ro no ju­ga­ba al fút­bol on­ce, me de­di­qué al fút­bol sa­la cuan­do lle­ga­mos a Barcelona. Ju­ga­ba de pí­vot, to­ca­ba rá­pi­do y co­rría mu­cho. Con 18 años me fui a Ma­drid a es­tu­diar y lo de­jé. Aho­ra me de­di­co a ju­gar con los ami­gos en al­gu­nos par ti­dos be­né­fi­cos en­tre ar tis­tas. —¿Y có­mo lle­va ese gru­po de ami­gos su­yos la fa­ma que le ro­dea? —Nos co­no­ce­mos ca­si des­de ni­ños y creo que, a ve­ces, su­fren un po­co por­que se re­traen, por ejem­plo, a la ho­ra de ele­gir un si­tio pa­ra es­tar jun­tos don­de ellos creen que me van a mo­les­tar, y no es pa­ra tan­to. Ne­ce­si­to te­ner esos bue­nos ami­gos y mi ma­ne­ra de es­tar con ellos no ha cam­bia­do a pe­sar de que me ha­ya con­ver­ti­do en un per­so­na­je fa­mo­so por mi ofi­cio. Les ne­ce­si­to cuan­do es­toy aba­jo y, so­bre­to­do, cuan­do es­toy muy arri­ba, pa­ra que me re­cuer­den de don­de ven­go y no se me suba el pa­vo a la ca­be­za. —Le es­cu­ché no ha­ce mu­cho de­cir que lo que más desea­ría es pa­sar al ano­ni­ma­to y no le creí de­ma­sia­do. —Eso lo di­je en el con­tex­to de una en­tre­vis­ta don­de me pre­gun­ta­ron qué me gus­ta­ría que me ocu­rrie­ra al­gu­na vez y yo res­pon­dí que me gus­ta­ría ser anó­ni­mo du­ran­te tres o cua­tro días. Ha­cer lo que me die­ra la ga­na, vol­ver­me me­dio lo­co por ahí sin pen­sar en na­da, ir­me a un par­que acuá­ti­co a dis­fru­tar co­mo un ni­ño. Eso que­ría de­cir, pe­ro yo soy muy fe­liz con la opor­tu­ni­dad que me es­tán dan­do. Me sien­to un pri­vi­le­gia­do en los mo­men­tos que es­ta­mos, es­toy cum­plien­do un sue­ño y la gen­te por la ca­lle me de­mues­tra su ca­ri­ño. —¿Qué sien­te cuan­do se ve en la pan­ta­lla? —No lo sé, a ve­ces no me so­por­to. Es muy com­pli­ca­do ese au­to­aná­li­sis. Te­ne­mos mu­chos mie­dos e in­se­gu­ri­da­des y al ver­me en la pan­ta­lla in­ter­pre­tan­do un per­so­na­je que no soy yo, que es otro, que no tie­ne na­da que ver con­mi­go no siem­pre me re­sul­ta có­mo­do. Las pe­lí­cu­las las suelo ver dos o tres ve­ces por los com­pro­mi­sos de los es­tre­nos, pe­ro no las vuel­vo a ver nun­ca más. —¿Cree que es­tre­llas del fút­bol co­mo Cris­tiano Ro­nal­do tam­bién su­fren cuan­do se ven en la te­le­vi­sión in­ter­pre­tan­do a un per­so­na­je que no tie­ne na­da que ver con su reali­dad? —Me cues­ta opi­nar so­bre es­to por­que no ten­go nin­gún ami­go estrella del fút­bol, no co­noz­co por den­tro ese mun­do. Pe­ro me pa­re­ce nor­mal que da­da la ex­po­si­ción que tie­nen to­dos ellos se re­vis­tan de va­rias ca­pas pa­ra afron­tar el asun­to y pro­te­ger­se. Y al­gu­na de esas ca­pas no tie­ne na­da que ver con su per­so­na­li­dad real. Por lo ge­ne­ral son gen­te más nor­mal de lo que apa­ren­tan. Y, efec­ti­va­men­te, cuan­do se ven re­fle­ja­dos en de­ter­mi­na­dos pa­pe­les a al­gu­nos es ló­gi­co que no les ha­ga mu­cha gra­cia. —No ten­drá ami­gos fut­bo­lis­tas pe­ro sí man­tie­ne una gran re­la­ción con Ra­fa Na­dal, te­nis­ta y fer­vien­te ma­dri­dis­ta, por cier­to. —Lle­va el Ma­drid en la san­gre, sí, pe­ro yo a Ra­fa lo lle­vo pe­ga­do a mi piel, qué tío. Le co­no­cí en la ca­lle, en Barcelona, es­tá­ba­mos to­man­do al­go y, de re­pen­te, Na­dal ba­jó de un co­che y se di­ri­gió ha­cía mí pa­ra sa­lu­dar­me. Es­ta­ba con va­rios ami­gos y to­dos se que­da­ron alu­ci­na­dos. A par­tir de ese mo­men­to nos he­mos vis­to de vez en cuan­do. Es im­pre­sio­nan­te co­no­cer de cer­ca a al­guien tan po­ten­te y tan nor­mal. —Con En­ri­que Ce­re­zo tam­po­co se lle­va mal, ¿dón­de le ve me­jor co­mo pro­duc­tor de ci­ne o co­mo pre­si­den­te del Atlé­ti­co? —Pues le veo muy bien en los dos si­tios. En el ci­ne es uno de los pri­me­ros, lle­va ahí to­da

Ri­va­li­dad “Soy del Ba­rça, pe­ro no un fa­ná­ti­co: no soy an­ti na­da” Re­cuer­dos “Me mar­có ver a mi pa­dre llo­rar cuan­do Dju­kic fa­lló el pe­nal­ti an­te el Va­len­cia” Iden­ti­fi­ca­do “Me ha­ría so­cio del Atle­ti si me lo pi­de Ce­re­zo. Me en­can­ta es­te equi­po y la pa­sión del Cho­lo”

la vi­da y si­gue ha­cien­do ci­ne y apos­tan­do por ac­to­res y di­rec­to­res. Y en el fút­bol, ahí lo te­ne­mos, el Atlé­ti­co de Ma­drid es el lí­der de la Li­ga, es­tá ha­cien­do un gran tra­ba­jo. En el ca­so del ci­ne, que lo co­noz­co más, pue­do de­cir que es un tío en­can­ta­dor, un ca­ba­lle­ro y le ad­mi­ro mu­cho, y, cla­ro, ejem, que me si­ga dan­do tra­ba­jo.

—Si le pi­de Ce­re­zo que se ha­ga so­cio del Atle­ti, ¿lo ha­ría?

—Me ha­ría so­cio, cla­ro que sí. Me gus­ta ese equi­po, la pa­sión que trans­mi­te el Cho­lo Si­meo­ne. Es un es­pec­tácu­lo. Me en­can­ta co­mo si­gue los par­ti­dos, no pa­ra un mo­men­to quie­to, di­ri­ge a sus ju­ga­do­res des­de la ban­da, pe­ro tam­bién di­ri­ge al pú­bli­co, les le­van­ta el áni­mo, les obli­ga a can­tar. Es mu­cho el Cho­lo. Me en­can­ta el Atle­ti, e in­sis­to, soy del Ba­rça, pe­ro no me gus­ta des­pre­ciar a nin­gún otro equi­po. Amo el fút­bol y me gus­tan los de­por­tis­tas por eso no me gus­ta juz­gar ni fal­tar el res­pe­to a na­die.

—En ‘Edén’, una pe­lí­cu­la nor­te­ame­ri­ca­na, le eli­gie­ron pa­ra in­ter­pre­tar a un por­te­ro de fút­bol, ¿có­mo fue el asun­to?

—Fue in­tere­san­te por­que la ma­yo­ría de los ac­to­res eran nor­te­ame­ri­ca­nos y te­nían po­ca idea del mun­do del fút­bol y era yo el que les en­se­ña­ba y co­rre­gía mu­chas co­sas del guión por­que ha­bía mu­chas si­tua­cio­nes que eran in­creí­bles.

—Des­de Mar­to­rell al cie­lo, ¿le re­sul­tó fá­cil su via­je a la fa­ma?

—Em­pe­cé ha­cien­do pu­bli­ci­dad muy pe­que­ñi­to en Barcelona por ca­sua­li­dad, en un anun­cio de Sca­lex­tric, creo. Lue­go ya me fue­ron lla­man­do a los cas­tings. Ya con 17 o 18 años les di­je a mis pa­dres que que­ría es­tu­diar interpretación y me apo­ya­ron en to­do. Me di­je­ron que lo in­ten­ta­ra y si no sa­lía la co­sa bien, no pa­sa­ba na­da, me vol­vía a Barcelona y en paz. Fue cuan­do me vi­ne a es­tu­diar a Ma­drid a la es­cue­la de Cris­ti­na Ro­ta. Tu­ve suer­te y al año y me­dio ya es­ta­ba tra­ba­jan­do en una se­rie. Y a par­tir de ahí no me fal­tó el tra­ba­jo.

—¿Con qué ti­po de ac­tor se iden­ti­fi­ca?

—A mí me gus­ta mu­cho An­to­nio Ban­de­ras. Tie­ne al­go co­mo per­so­na, co­mo ser hu­mano que me fas­ci­na. He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ha­cer una pe­lí­cu­la con él, que se lla­ma “Los 33”, so­bre los mi­ne­ros chi­le­nos que se que­da­ron atra­pa­dos y me lle­vo el me­jor re­cuer­do. Es un ti­po que ha lle­ga­do a lo más al­to y en el tra­to per­so­nal es de lo más hu­mil­de. Me pa­re­ce un buen ejer­ci­cio pe­gar­te a él y ver y sen­tir có­mo tra­ba­ja y có­mo se desen­vuel­ve den­tro y fue­ra del pla­tó.

—Se plantea, co­mo hi­zo Ban­de­ras, dar el sal­to a Holly­wood?

—Uff, aho­ra mis­mo es más un sue­ño que otra co­sa. Cla­ro que me gus­ta­ría, pe­ro aho­ra soy cons­cien­te de don­de es­toy. Soy jo­ven y quie­ro se­guir apren­dien­do y ve­re­mos qué ocu­rre des­pués.

—¿Es tan im­por­tan­te la fi­gu­ra del re­pre­sen­tan­te en el ci­ne co­mo lo es en el fút­bol?

—No creo que exis­ta un Jorge Men­des en nues­tro ofi­cio. En el fút­bol esa gen­te se mue­ve en unos ni­ve­les que con­for­man otro uni­ver­so. En el ci­ne un agen­te pue­de con­se­guir te, co­mo mu­cho, in­tro­du­cir­te en un cas­ting, en una prue­ba. Pe­ro las pro­duc­to­ras y los di­rec­to­res tie­nen sus pre­fe­ren­cias más o me­nos cla­ras y to­do fun­cio­na de for­ma dis­tin­ta.

—Aca­ba de es­tre­nar ‘Pal­me­ras en la nie­ve’, ¿si no fue­ra el ac­tor pro­ta­go­nis­ta qué con­ta­ría de ella?

—En el fon­do es­tá el te­ma his­tó­ri­co de la co­lo­ni­za­ción de Gui­nea Ecua­to­rial por los es­pa­ño­les del que se co­no­ce bas­tan­te po­co. Yo a un co­le­ga mío le di­ría que en Es­pa­ña se pue­den ha­cer es­te ti­po de pe­lí­cu­las his­tó­ri­cas igual que ha­cen los ame­ri­ca­nos. No­so­tros, los es­pa­ño­les, tam­bién he­mos te­ni­do es­cla­vos en una épo­ca en la que vi­vir no era tan fá­cil co­mo aho­ra. Lue­go, cla­ro, la pe­lí­cu­la tie­ne su tra­ma de amor y pa­sión y to­do eso, pe­ro es im­por­tan­te re­fres­car el pa­sa­do.

—Con es­ta pe­lí­cu­la no se sen­ti­rá tan ex­tra­ño al ver­la te­nien­do en cuen­ta que su his­to­ria de amor en la ficción se ha con­ver­ti­do en una his­to­ria de amor en la reali­dad.

—Al fi­nal pa­san co­sas que no se pue­den ex­pli­car y la vi­da te sor­pren­de. Y el per­so­na­je ha aca­ba­do fun­dién­do­se con la per­so­na. La his­to­ria de amor que in­ter­pre­to con Ber­ta en la pe­lí­cu­la ha pa­sa­do a ser real.

—El Pi­chi es una len­gua que se ha­bla en Gui­nea Ecua­to­rial con bas­tan­te in­fluen­cia del es­pa­ñol y que tie­ne su pre­sen­cia en ‘Pal­me­ras en la nie­ve’, ¿apar­te de una len­gua sa­be lo que es el Pi­chi?

—Pi­chi… ¿pi­chi­chi?

—No, Pi­chi­chi era un his­tó­ri­co ju­ga­dor del Ath­le­tic.

—Pues no sé….

—Pi­chi…. es el chu­lo que cas­ti­ga del Por­ti­llo a la Ar­gan­zue­la. O sea, un chu­la­po ma­dri­le­ño.

—Mi­ra qué co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.