Ma­drid y Ba­le se creen a Zi­zou

Tres go­les del ga­lés, que al fin sa­lió a hom­bros Re­gre­só el jol­go­rio de la era ga­lác­ti­ca Ben­ze­ma, 18 go­les en 18 par­ti­dos Cris­tiano, en blan­co

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA - LUIS NIETO

Una co­sa es la in­ves­ti­du­ra y otra la le­gis­la­tu­ra, pe­ro la afi­ción del Ma­drid se mar­chó a ca­sa con­ten­ta sin pre­su­mir, con­ven­ci­da de que Zi­da­ne, nue­vo co­man­dan­te en je­fe y una es­pe­cie de fi­gu­ra de Dis­ney pa­ra el Ber­na­béu, pre­sen­ta una pro­pues­ta más del gus­to de todos. El Ma­drid fue lo que le pi­den la gen­te y su idea­rio, un equi­po que lle­gó y lle­gó, que vi­vió en cam­po con­tra­rio, que re­ma­tó 23 ve­ces, con con­ti­nui­dad y sin des­ma­yos. Tam­bién con so­bre­sal­tos, por­que el jol­go­rio siem­pre re­sul­ta arries­ga­do, por­que el De­por­ti­vo es un con­jun­to bien edi­fi­ca­do y por­que Lu­cas Pé­rez jus­ti­fi­có de so­bra su fa­ma de su­per­ven­tas. Pe­ro la hin­cha­da pre­fie­re ese di­ver­ti­do sus­pen­se a la glo­ri­fi­ca­ción del equi­li­brio que a me­nu­do aca­ba­ba en ma­nos de la ins­pi­ra­ción de Key­lor Na­vas. Y em­pie­za a creer que Ba­le, au­tor de un hat-trick, es de ver­dad quien di­ce ser.

Y eso que lle­ga­ron an­tes los go­les que el fút­bol. Es­te De­por que quie­re ser Sú­per tu­vo la hom­bría de pre­sio­nar arri­ba de sa­li­da, de dis­cu­tir­le la pe­lo­ta al Ma­drid. Aque­lla em­bes­ti­da se re­su­mió en un mano a mano que con un pie le sa­có Key­lor a Lu­cas Pé­rez, un nue­ve real­men­te in­quie­tan­te. Des­pués Ben­ze­ma le ad­mi­nis­tró al De­por un ta­co­na­zo de ar­te a es­te la­do de la ley aunque por po­co y rea­pa­re­ció el Ma­drid del me­jor An­ce­lot­ti, el de to­da la vi­da. En­tre los fac­to­res que ex­pli­can la ten­den­cia al­cis­ta es­tu­vo Car­va­jal, que tie­ne tan­tos pul­mo­nes como Da­ni­lo pe­ro mu­cho me­jor pie. Le dio el se­gun­do gol a Ba­le. Con él, el Ma­drid vue­la con dos alas, por­que Mar­ce­lo tam­bién es­tu­vo magnífico.

La BBC ofre­ció ma­yor emo­ti­vi­dad y un pun­to más de com­pro­mi­so, sin exa­ge­rar. Nun­ca se­rán cos­ta­le­ros. En cual­quier ca­so, Ben­ze­ma ofre­ce ya tan­tos go­les como so­lu­cio­nes: 18 en 18 par­ti­dos. Es es­co­pe­ta y pe­rro. Y Ba­le ha en­ca­de­na­do la me­jor tan­da de mu­le­ta­zos des­de que lle­gó al Ma­drid. Do­ce go­les y diez asis­ten­cias le con­tem­plan. Fir­mó dos ca­be­za­zos de nue­ve, pe­ro fue obli­ga­do a des­mon­te­rar­se tras re­cu­pe­rar una pe­lo­ta en de­fen­sa con 4-0. Cha­mar­tín siem­pre pa­gó el su­dor al mis­mo pre­cio que los go­les.

Cris­tiano, que a ve­ces con­fun­de ab­ne­ga­ción y obs­ti­na­ción, mos­tró gra­ti­tud con el cam­bio de téc­ni­co. Com­bi­nó, ro­bus­te­ció el ata­que, dis­pa­ró con sen­ti­do, to­pó con el pa­lo, le re­ga­ló un gol a Ba­le. Lás­ti­ma que su re­la­ción con el gol se ha­ya en­fria­do. En cual­quier ca­so, el Ma­drid pa­re­ció co­rre­gir su mo­les­ta cos­tum­bre de ma­lad­mi­nis­trar su ven­ta­ja va­guean­do du­ran­te mu­chos mi­nu­tos, pro­pen­sión de la era Be­ní­tez que le se­pa­ró del pú­bli­co y de Ba­rça y Atlé­ti­co en la ta­bla.

Pen­dien­te de me­jo­ra que­da Is­co, afec­ta­do por su so­bre­crea­ti­vi­dad, por su in­cli­na­ción a ha­cer vuel­ta rá­pi­da en ca­da pa­se. Le re­le­vó Ja­mes y tam­bién tu­vo mi­nu­tos Je­sé, men­sa­jes am­bos de que ha­brá ca­fé pa­ra todos. Una go­lon­dri­na no ha­ce un ve­rano, pe­ro Zi­da­ne ha pues­to en mar­cha la re­con­ci­lia­ción. Fal­ta que re­sis­ta las in­cle­men­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.