Ba­le re­ful­gió en el es­treno de Zi­da­ne

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA - ALFREDO RELAÑO

Co­lo­sal es­treno de Zi­da­ne. Sal­vo los diez pri­me­ros mi­nu­tos, en los que el De­por se mo­vió bien y has­ta arran­có una oca­sión muy cla­ra de su pe­li­gro­sí­si­mo Lu­cas Pé­rez, el Ma­drid hi­zo un par­ti­do bueno, ti­ran­do a gran­de, en el que no só­lo lu­ció la ca­li­dad de sus ju­ga­do­res, sino tam­bién la cons­tan­cia del equi­po. Me­jor en la pri­me­ra par­te que en la se­gun­da, pe­ro bien tam­bién en es­ta, sin con­ce­sio­nes a un buen ri­val, lle­gan­do a por­te­ría con fre­cuen­cia e in­clu­so mar­can­do un quin­to gol ya so­bre la ho­ra. De re­pen­te, to­das las pers­pec­ti­vas cam­bian pa­ra el Ma­drid, que hoy se pue­de sen­tir ca­paz de las co­sas más gran­des. Ba­le fue el me­jor de todos, en una tar­de ex­plo­si­va, con tres go­les mag­ní­fi­cos y un des­plie­gue to­tal. Lo que se le pe­día. Su ca­li­dad como ju­ga­dor de ata­que se da por des­con­ta­da, pe­ro su re­nuen­cia a ayu­dar atrás (su­ma­da a las de Cris­tiano y Ben­ze­ma) ha si­do un problema cons­tan­te. Ayer co­rrió, ayu­dó atrás, fue cons­tan­te en esa ta­rea. Re­sul­tó pa­ra­dig­má­ti­co un qui­te en el área pro­pia, pie arras­tras, cuan­do ya la co­sa es­ta­ba 4-0, tres de los go­les su­yos. Con esa ac­ti­tud, Ba­le sí pue­de ser ju­ga­dor de po­dio del Ba­lón de Oro, he­re­de­ro de Cris­tiano como ima­gen del Ma­drid. Lo que so­ñó Flo­ren­tino al con­tra­tar­le. Res­pec­to a Cris­tiano, si­gue sin suer­te an­te el gol. Ju­gó bien, lle­gó y re­ma­tó, pe­ro se le es­ca­pa­ron otra vez las oca­sio­nes, una a una, por po­co. Es­tá en 14 go­les en Li­ga, los mis­mos que Ben­ze­ma y só­lo dos más que Ba­le, y eso que él se ha en­car­ga­do de los pe­nal­tis, cua­tro. Ya no de­fi­ne la ecua­ción de go­lea­do­res como an­tes. Y, por cier­to, con lo de ayer la BBC ga­na al trío Mes­si- Luis Suá­re­zNey­mar por 40-39. En fin, de gol­pe se ha en­cen­di­do la luz en el Ma­drid. Aho­ra fal­ta sa­ber si ha­brá cons­tan­cia en es­ta lí­nea. De mo­men­to, el ca­len­da­rio pró­xi­mo es fá­cil, así que que­da de­cla­ra­do el es­ta­do de op­ti­mis­mo.

“...CON TRES GO­LES

MAG­NÍ­FI­COS Y UN

DES­PLIE­GUE TO­TAL. LO

QUE SE LE PE­DÍA”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.