Zi­zou, a tus pies

El de­but de Zi­da­ne dio pa­ra un guión de pe­lí­cu­la con fi­nal fe­liz. To­do sa­lió re­don­do, has­ta el 5-0 que con­clu­yó con un go­la­zo de su com­pa­trio­ta Ben­ze­ma. Ba­le sa­có el ta­rro de las esen­cias y el De­por só­lo ama­gó. ¡Gran­de Zi­zou!

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID-DEPORTIVO - des­de la gra­da TO­MÁS RONCERO

Ilu­sión in­fi­ni­ta. Eso es lo que ha ge­ne­ra­do la vuel­ta a ca­sa del ma­go mar­se­llés. Su so­la pre­sen­cia en el ban­qui­llo del me­jor club de la his­to­ria ha ins­ta­la­do un an­ti­ci­clón emo­cio­nal que re­sul­ta apa­sio­nan­te. El Ber­na­béu res­pi­ra­ba ayer fút­bol por sus cua­tro cos­ta­dos. Ni una ma­la ca­ra. Ni un mal ro­llo en los ale­da­ños del san­tua­rio de La Cas­te­lla­na. En los pro­le­gó­me­nos de la ma­ni­ta al De­por, la tien­da es­ta­ba lle­na de afi­cio­na­dos com­pran­do la ca­mi­se­ta de Zi­zou. Des­pués, ova­ción atro­na­do­ra cuan­do el spea­ker anun­ció por me­ga­fo­nía su nom­bre: “En­tre­na­dor, Zi­ne­di­ne...”. “¡¡¡ZI-DA-NE!!!”, res­pon­die­ron a co­ro los afi­cio­na­dos que po­bla­ron las gra­das en buen nú­me­ro. An­te el Ge­ta­fe hu­bo 64.897 es­pec­ta­do­res. Só­lo 60.663 con el Mal­moe. 61.584 con el Ra­yo. 69.896 an­te la Real So­cie­dad pe­se a las va­ca­cio­nes na­vi­de­ñas. Pues ayer en­tra­ron 71.627 tes­ti­gos al de­but ofi­cial de Zi­zou como pri­mer en­tre­na­dor del Ma­drid. Na­die que­ría per­dér­se­lo. Nin­guno se ha­brá arre­pen­ti­do. Fes­ti­val de jue­go, de go­les, de in­ten­si­dad, de ca­li­dad, de ac­ti­tud, de to­do... Mi hi­jo me te­le­fo­neó al aca­bar el par­ti­da­zo y me di­jo: “Pa­pá, qué bueno es Zi­da­ne. Ya ga­na­mos por go­lea­da y ju­ga­mos bo­ni­to”. Pa­re­ce que el fran­cés tu­vie­ra la au­to­ría de los go­les, pe­ro no es por ha­cer de me­nos a Ba­le, Ben­ze­ma o Cris­tiano. Es ha­cer jus­ti­cia con la ma­ra­vi­llo­sa me­ta­mor­fo­sis li­de­ra­da por el hom­bre que ha­ce una semana de­fen­día hu­mil­de­men­te la suer­te de nues­tro Cas­ti­lla en un co­que­to lu­gar de La Man­cha (La Ro­da). Fue el guión so­ña­do pa­ra su de­but.

De la BBC a la BBZ. Zi­da­ne alum­bró el ta­len­ta­zo ge­né­ti­co que po­seen Ba­le y Ben­ze­ma. Sin du­da, vi­mos el me­jor par­ti­do del Ex­pre­so de Car­diff des­de que vis­te de blan­co (su go­la­zo en Mes­ta­lla al Ba­rça fue la ca­ña pe­ro no tu­vo una ac­tua­ción tan com­ple­ta como la de ano­che). Su hat-trick es lo de me­nos. La cues­tión es có­mo mor­dió. Es­tu­vo en to­das. Ba­ja­ba, bas­cu­la­ba, en­tra­ba por la de­re­cha, por la iz­quier­da, iba por arri­ba (es el me­jor ca­be­cea­dor de la Li­ga), era un de­mo­nio en­tre lí­neas, bus­ca­ba pa­re­des con sus com­pa­ñe­ros de tri­den­te, chu­ta­ba de le­jos jun­to al pa­lo... Todos los re­gis­tros ima­gi­na­bles. Has­ta apa­re­ció en de­fen­sa pa­ra evi­tar un gol del De­por en plan Ri­car­do Ro­cha, un cen­tral bra­si­le­ño de los años 80 que ha­cía se­ga­das in­ve­ro­sí­mi­les en el área pa­ra evi­tar go­les del ri­val. Zi­zou tam­bién de­mos­tró ser un gran di­rec­tor de Re­cur­sos Hu­ma­nos. Cambió a Ga­reth con 4-0. El Ber­na­béu se pu­so bo­ca aba­jo. Aho­ra sí que es El Prín­ci­pe de Ga­les.

Y los ju­go­nes. No quie­ro pa­re­cer dis­pli­cen­te con Be­ní­tez. El hom­bre lo in­ten­tó to­do, pe­ro se equi­vo­có. Me gus­ta­ría pre­gun­tar­le qué razón si­nies­tra le lle­vó a po­ner a Da­ni­lo en vez de Car­va­jal (el can­te­rano fir­mó un par­ti­do pa­ra en­mar­car) o có­mo pu­do te­ner sin mi­nu­tos a ju­ga­do­res de ta­lla XXL como Is­co o Ja­mes. Es como si el di­rec­tor del Mu­seo del Pra­do es­con­die­se en un cuar­to tras­te­ro el cua­dro de Las Me­ni­nas ale­gan­do que no es ne­ce­sa­rio ex­hi­bir­lo pa­ra atraer a los aman­tes de la bue­na pin­tu­ra. El Ma­drid ju­gó con los bue­nos. Has­ta dis­fru­ta­mos con un ca­ño de Je­sé, otro de los dam­ni­fi­ca­dos del Ra­fae­la­to. Que el De­por no se re­pro­che na­da...

Fe­li­ci­dad vi­kin­ga. Me tras­la­dan su eu­fo­ria los pe­ñis­tas de Vi­lla­ral­te­ra (Cór­do­ba), Rauf de Te­tuán (Ma­rrue­cos), An­drés de San Fer­nan­do de He­na­res, y Je­sús y sus pe­ques Ro­dri­go y Alon­so de Olaf El Vi­kin­go (Gua­da­la­ja­ra). Zi­zou, gra­cias por ha­ber­nos de­vuel­to la FE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.