El es­ta­dio de Ba­laí­dos y aque­llos inol­vi­da­bles par­ti­dos de waterpolo

En 1976, Cel­ta y Las Pal­mas en­tra­ron al cam­po so­bre una pa­sa­re­la

AS (Las Palmas) - - CELTA-ATLÉTICO DE MADRID - POR JUAN­MA TRUE­BA

En Venecia lo de­no­mi­nan “ac­qua al­ta” y en Vi­go ex­cla­man “¡ca­ra­llo, có­mo cho­ve!”. El re­sul­ta­do es el mis­mo: la inun­da­ción de la Pla­za San Mar­cos y el des­bor­da­mien­to del río La­ga­res jun­to al es­ta­dio del Cel­ta. La so­lu­ción tam­bién es si­mi­lar: la ins­ta­la­ción de una pa­sa­re­la que per­mi­ta ca­mi­nar so­bre las aguas sin ne­ce­si­dad de ca­no­ni­za­ción.

La fo­to, to­ma­da el 24 de oc­tu­bre de 1976, mues­tra a los fut­bo­lis­tas de la Unión De­por­ti­va Las Pal­mas so­bre el pantalán de Ba­laí­dos, ca­mino del cés­ped (léa­se cal­do con gre­los). Las ca­ras de ár­bi­tro (So­to Mon­te­si­nos) y los ju­ga­do­res (Páez, Car­ne­va­li, Mar­tín, Mo­re­te, Brin­di­si, Wolff…) son de re­sig­na­ción an­te el cha­pu­zón que se ave­ci­na. Es más que pro­ba­ble que los vi­si­tan­tes hu­bie­ran de­ja­do Gran Ca­na­ria con 25 gra­dos y los tu­ris­tas al grill.

Tal y como pue­den su­po­ner, ga­nó el Cel­ta (1-0), más ha­bi­tua­do a los par­ti­dos de waterpolo (en Vi­go llue­ve 200 días al año). El gol fue con­se­gui­do de pe­nal­ti por Fenoy, el por­te­ro ce­les­te. No era una no­ve­dad. El ar­gen­tino ya ha­bía mar­ca­do fren­te a la Real (an­te Ar­co­na­da, pi­ta­ba el mí­ti­co Ace­bal Pe­zón) y fren­te al El­che (an­te Es­te­ban); des­pués tam­bién ba­ti­ría al ma­dri­dis­ta Miguel Ángel (tras re­cha­zo) y de nue­vo a Car­ne­va­li, ya en el In­su­lar. El ca­so es que Fenoy ter­mi­nó el cur­so como má­xi­mo go­lea­dor de su equi­po con cin­co go­les. Tam­po­co les cos­ta­rá ima­gi­nar que el Cel­ta ba­jó a Se­gun­da por el exas­pe­ran­te pa­ci­fis­mo de sus de­lan­te­ros.

Cel­ta y Atlé­ti­co no cha­po­tea­rán hoy tan­to como sus co­le­gas de an­ta­ño y no es­tá pre­vis­to que Ser­gio ti­re los pe­nal­tis. Sin em­bar­go la llu­via es la mis­ma. Llu­via per­ti­naz que ha­ce que Ga­li­cia sea el lu­gar más ma­ra­vi­llo­so del mundo, seas o no an­fi­bio. Eso di­ce, al me­nos, mi pa­dre, se­ñor de cri­te­rio y hom­bre de la zo­na.

Pro­ta­go­nis­ta Fenoy, el por­te­ro go­lea­dor, fue el hé­roe de aquel due­lo so­bre el agua

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.