Mes­si en la an­te­sa­la de la glo­ria

AS (Las Palmas) - - BARCELONA-GRANADA - JUAN CRUZ

Mes­si es­tu­vo su­bli­me ayer, como ca­si siem­pre; es­tá a un pa­so de la glo­ria, otra vez, pues ma­ña­na se en­tre­ga el Ba­lón de Oro en Zúrich y el par­ti­do an­te el Gra­na­da pa­re­cía el exa­men fi­nal de un as­pi­ran­te que via­ja con ven­ta­ja. Bas­tan­te. Lo que acom­pa­ña a es­ta tri­ple ac­ción go­lea­do­ra de Mes­si, aho­ra y en otras cir­cuns­tan­cias, es la se­re­ni­dad con la que afron­ta el ca­rác­ter ga­na­dor que tie­ne su fút­bol. A la glo­ria que ya tie­ne no le aña­de va­na­glo­ria; si­gue cen­tran­do y re­cla­man­do jue­go, des­de el me­dio cam­po y más atrás, y ejer­ce so­bre los de­más asi­mis­mo un li­de­raz­go so­se­ga­do, que no se ali­men­ta ni de su ex­pe­rien­cia ni de su sa­bi­du­ría, sino de al­go que se apren­de en la es­cue­la y acom­pa­ña siem­pre a un fut­bo­lis­ta bueno: las ga­nas de ju­gar. Y pa­ra ju­gar es in­dis­pen­sa­ble, en cual­quier jue­go, es­tar con otros, ayu­dar­les pa­ra que te ayu­den, sol­dar­los a tu pie como si fue­ran her­ma­nos de san­gre o de co­ra­zón.

Ese tren­za­do di­fí­cil que al fin ha lo­gra­do en el área con­tra­ria con Luis Suá­rez y Ney­mar, y con quie­nes se le acer­quen, con­tras­ta con otras épo­cas en que le que­rían qui­tar otros el lu­gar cen­tral que te­nía en los su­ce­si­vos tri­den­tes… Ju­gar así de­be sa­ber a glo­ria, más que la pro­pia glo­ria que le es­pe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.