Sainz se es­tre­na y es­tá más cer­ca del li­de­ra­to

El ma­dri­le­ño ven­ce y re­cor­ta 38 se­gun­dos a Loeb y 3:27 a Pe­ter­han­sel, los tres de Peu­geot, jus­to an­tes de que la ca­rre­ra vi­va su jornada de des­can­so. Es ter­ce­ro en la ge­ne­ral a 4:50 de Sé­bas­tien y 2:28 de Stép­ha­ne

AS (Las Palmas) - - MAS MOTOR - HÉCTOR MAR­TÍ­NEZ

Se­gu­ra­men­te es el me­jor mo­do de lle­gar a la jornada de des­can­so. La vic­to­ria ha­ce jus­ti­cia a Car­los Sainz, que en las tres úl­ti­mas eta­pas ha­bía aca­ri­cia­do el triun­fo, pe­ro so­bre to­do en­vía un men­sa­je a Sé­bas­tien Loeb y Stép­ha­ne Pe­ter­han­sel, que a buen se­gu­ro da­ban por he­cho re­ci­bir­lo en su bu­zón. Es­tan­do Sainz por me­dio, uno es­pe­ra no­ti­cias… Sin aquel fa­llo del motor en la se­gun­da eta­pa, el ma­dri­le­ño li­de­ra­ría el Da­kar. Así de cla­ro. El in­ci­den­te del ca­pó o el pin­cha­zo com­pli­ca­ron aún más la pri­me­ra mi­tad del Da­kar pa­ra Car­los, que pe­se a esos con­tra­tiem­pos es­tá ahí. A 4:50 de Loeb, a 2:28 de Pe­ter­han­sel. Tan cer­ca. Y con tan­ta are­na por de­lan­te.

La or­ga­ni­za­ción man­tu­vo el desa­rro­llo pre­vis­to de la eta­pa pe­se a la tor­men­ta que ha­bía al­te­ra­do la eta­pa en mo­tos y quads. Se lo­ca­li­za­ba en el ini­cio de la se­gun­da par­te de la es­pe­cial (km 350), en la zo­na de Los Barrios, Ju­juy, de­bi­do a la preo­cu­pan­te subida del ni­vel de un río. Pe­ro hu­bo semáforo ver­de pa­ra los co­ches. Has­ta ese en­la­ce en­tre la pri­me­ra y la se­gun­da par­te de la es­pe­cial, era Loeb quien li­de­ra­ba con 2:03 so­bre Sainz.

Pe­ro el es­pa­ñol ex­pri­mió el Peu­geot 2008 DKR me­jor que na­die en esa se­gun­da par­te de lu­cha con­tra el cro­nó­me­tro. Que­ría la vic­to­ria, al­go que se le ha­bía es­ca­pa­do por un sus­pi­ro en las tres úl­ti­mas eta­pas: por 11, 22 y 17 se­gun­dos exac­ta­men­te. Y no con­ta­mos la del mar­tes, en­tre Ter­mas de Río Hon­do y Ju­juy, por­que en ella Loeb le ga­nó por un mi-

Pro­ble­mas Sin el fa­llo del motor en la se­gun­da eta­pa, Car­los

li­de­ra­ría la cla­si­fi­ca­ción

nu­to y 23 se­gun­dos. Y esas di­fe­ren­cias son XXL te­nien­do en cuen­ta el ta­len­to a gra­nel que lu­ce el pre­sen­te Da­kar.

Sainz ya era el pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra sus ri­va­les al pa­so por el WP7, don­de aven­ta­ja­ba en 56 se­gun­dos a Loeb, que su­frió pro­ble­mas de motor en el en­la­ce. Y man­tu­vo ese li­de­raz­go has­ta la me­ta, don­de fir­mó un tiem­po de 3h 19:03. Sa­có 38 se­gun­dos a Loeb y 3: 22 a Nas­ser Al-Attiyah, quien frus­tró por só­lo cin­co se­gun­dos un nue­vo tri­ple­te de Peu­geot, ya que cuar­to fue Pe­ter­han­sel.

El qa­ta­rí se con­sue­la con ser el pri­me­ro de los 4x4 que com­pi­ten en el Da­kar. Otros, como Na­ni Ro­ma, sa­can to­da la cas­ta que en­tra en su 1,90 de es­ta­tu­ra con un dé­ci­mo lu­gar y las ga­nas de más pe­se a que sus as­pi­ra­cio­nes de lu­char por el tí­tu­lo se es­fu­ma­ran en el pri­mer ac­to de es­ta obra. Sainz, mien­tras, sa­bo­rea­ba la que es su pri­me­ra vic­to­ria en es­te Da­kar en el que to­do pin­ta de azul Peu­geot. “¿La es­tra­te­gia? Se­guir así, se­guir a fon­do”, afir­ma­ba ya en me­ta. Di­ce bien. Si par­pa­dean…

MA­JES­TUO­SOS. Car­los Sainz, Lu­cas Cruz y su Peu­geot 2008 DKR es­tán rea­li­zan­do un Da­kar ex­cep­cio­nal y ya es­tán ter­ce­ros en la ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.