Nach­bar “A Don­cic no le veo aún lí­mi­tes, tie­ne ma­gia”

AS (Las Palmas) - - BA-LON-CES-TO - DA­NIEL LAGOS

Pa­só dos tem­po­ra­das en el Bar­ce­lo­na. Des­pués pen­só en re­ti­ra­se, pe­ro fi­nal­men­te fir­mó por el Ba­lon­ces­to Se­vi­lla. Bost­jan Nach­bar sue­ña con dar la sor­pre­sa an­te el

Real Ma­drid pe­se a ha­la­gar su po­ten­cial: “Tie­ne 14 ó 15 ju­ga­do­res de al­to ni­vel”.

El Ma­drid me qui­so, pe­ro el Efes

Pil­sen no de­jó que me fue­ra; lue­go pu­de ir­me al Bar­ce­lo­na”

¿Có­mo va­lo­ra su ini­cio de tem­po­ra­da en el Ba­lon­ces­to Se­vi­lla? —Em­pe­za­mos mal, pe­ro creo que lue­go me­jo­ra­mos y fui­mos ga­nan­do due­los im­por­tan­tes, como an­te el Uni­ca­ja, un equi­po de Eu­ro­li­ga. —¿Por qué eli­gió Se­vi­lla? —Que­ría ju­gar en Es­pa­ña, en una ciu­dad tran­qui­la y en la que pu­die­ra dis­fru­tar vi­vien­do con mi fa­mi­lia. Me iba a re­ti­rar y fi­nal­men­te me con­ven­cie­ron pa­ra ju­gar un año más. —Lle­ga el Real Ma­drid, ¿sue­ña con la vic­to­ria? —Siem­pre se pue­de so­ñar. Sa­be­mos que es un gran equi­po y que se­rá di­fí­cil, so­bre to­do en su ca­sa. —¿Cuál es la ma­yor vir­tud del equi­po de La­so? —El ban­qui­llo lar­go: tie­ne 14 ó 15 ju­ga­do­res de enor­me ni­vel. —Lu­ka Don­cic es uno de los nom­bres pro­pios de es­te Real Ma­drid. ¿Có­mo ve a su com­pa­trio­ta? —Pien­so que es­tá en un buen mo­men­to, es fe­liz y jue­ga a un gran ni­vel. El téc­ni­co le da con­fian­za y Lu­ka ha­ce un gran tra­ba­jo pa­ra apro­ve­char sus opor­tu­ni­da­des. Es­toy fe­liz por ver­lo ju­gar así. El chi­co tie­ne ma­gia. —¿Le ha sor­pren­di­do que des­ta­ca­ra tan rá­pi­do? —No lo ha­bía vis­to ju­gar an­tes. No sa­bía có­mo lo ha­cía, pe­ro la gen­te me di­ce que no es una sor­pre­sa, que tie­ne ta­len­to y que tra­ba­ja muy bien. Es un mo­men­to im­por­tan­te pa­ra él, pa­ra que pue­da ju­gar a es­te ni­vel y dar un gran pa­so ha­cia de­lan­te. —¿Dón­de es­tán sus lí­mi­tes? —No se los veo. Con 16 años uno no tie­ne lí­mi­tes, por eso es di­fí­cil mar­car los su­yos. —Ju­gó las dos úl­ti­mas tem­po­ra­das en el Bar­ce­lo­na. ¿Si­gue sintiendo una ri­va­li­dad es­pe­cial an­te el Ma­drid? —No. Ca­da par­ti­do es im­por­tan­te, pe­ro ju­gar con­tra ellos no cam­bia na­da. —¿Qué re­cuer­dos tie­ne de su pa­so por el Ba­rça? —Muy bue­nos, fue­ron dos años in­creí­bles. Ju­gué con gran­des ami­gos como Mar­ce­lin­ho y To­mic, ga­né la ACB y es­ta­ba en un buen mo­men­to de for­ma. —¿Qué opi­na so­bre la po­lé­mi­ca en torno a la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña? —En­tien­do a la gen­te; 25 años atrás es­ta­ba en una si­tua­ción pa­re­ci­da y en­tien­do a los que quie­ren la in­de­pen­den­cia. Pe­ro no co­noz­co to­da la si­tua­ción. —Tam­bién so­nó su nom­bre ha­ce va­rias tem­po­ra­das pa­ra el Real Ma­drid. ¿Lo re­cuer­da? —Sí, en­ton­ces es­ta­ba en el Efes Pil­sen, pe­ro el equi­po no qui­so que me mar­cha­ra. Era una bue­na op­ción, pe­ro lue­go tu­ve la opor­tu­ni­dad de ju­gar en el Bar­ce­lo­na y me ale­gro de que así fue­ra. Cuan­do jue­gas pa­ra el Ba­rça ya no pue­des pen­sar nun­ca más en el Ma­drid. —Se di­ce de us­ted que es un gran afi­cio­na­do a la cien­cia, al­go ex­tra­ño en un de­por­tis­ta de al­to ni­vel. —Siem­pre me in­tere­san esos te­mas. No ten­go ob­se­sión con el ba­lon­ces­to. Los ju­ga­do­res de­ben pen­sar en otras co­sas y no só­lo en el de­por­te. —Ju­gó seis tem­po­ra­das en la NBA, ¿lo echa de me­nos? —Es ca­si otro de­por­te. Las re­glas cam­bian mu­cho res­pec­to al jue­go de aquí: hay más uno con­tra uno y ve­lo­ci­dad. Es­pe­ro que en Eu­ro­pa tam­bién se cam­bien es­tas re­glas por­que se po­dría dis­fru­tar mu­cho más del ba­lon­ces­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.