No­vak Djo­ko­vic so­me­te a Nadal con pu­ño de hie­rro

Ra­fa vi­vió su de­rro­ta más du­ra an­te el ac­tual nú­me­ro uno

AS (Las Palmas) - - TENIS -

El problema no es que No­vak Djo­ko­vic ha­ya ba­ti­do a Ra­fael Nadal en sus cin­co úl­ti­mos cru­ces, ni si­quie­ra que el ser­bio ya ade­lan­te a Ra­fa en el ca­ra a ca­ra (24-23) o en fi­na­les ga­na­das fren­te a fren­te (14-10). No. Por ejem­plo, en 2015, Djo­ko­vic fir­mó un 31-5 an­te los Top Ten de la ATP (con tres de­rro­tas an­te Fe­de­rer) y en­tre 2011 y 12, el nú­me­ro uno (que aún no se ha im­pues­to en Ro­land Ga­rros) ga­nó sie­te ve­ces se­gui­das a Ra­fa: en sie­te fi­na­les.

No, el ver­da­de­ro problema es que na­die, ni Ra­fa Nadal, ni nin­gún otro ju­ga­dor de la ATP pa­re­ce ma­ne­jar aho­ra nin­gún ti­po de an­tí­do­to o de­fen­sa con­tra el irre­sis­ti­ble po­de­río de Djo­ko­vic, ogro o ca­ní­bal del ATP Tour, que pe­día ‘Ojos de Halcón’ con mi­ra­da de ti­gre, in­clu­so cuan­do el par­ti­do (o la pre­sa) ya se ha­lla­ba en sus zar­pas. Y a Nadal so­lo le que­da­ba ahí res­pon­der con una pre­gun­ta lle­na de re­tran­ca a un es­pec­ta­dor que le cri­ti­ca­ba. Ra­fa re­pli­có: “¿Quie­res ser mi en­tre­na­dor?”.

Con un ma­cha­can­te 6-1 y 62 en 73 mi­nu­tos, Djo­ko­vic se­lló su pri­mer tí­tu­lo en el Qa­tar Ex­xo­nMo­bil Open de Doha y el nú­me­ro 60 en ATP. Lo que Nadal su­frió en el Khalifa Sta­dium fue un za­ran­deo, bom­bar­deo o ven­da­val que de­mo­lió sus de­fen­sas y sis­te­ma de jue­go: como des­de otra ga­la­xia. Ve­lo­ci­dad. Djo­ko­vic subió de 114 km/h (me­dia de es­te tor­neo) a 122 km/h en la ve­lo­ci­dad me­dia de sus ti­ros de cam­po, con gol­pes ga­na­do­res en jue­go (la ma­yo­ría, pla­nos y de re­vés, pa­ra ma­yor tor­tu­ra de Nadal) a 140 y 145 km/h.

En el jue­go que abría el par­ti­do, Nadal per­dió su úni­co pun­to de break (0/1). Des­de ahí, Djo­ko­vic ga­nó 12 de los 15 si­guien­tes pun­tos, se apun­tó el pri­mer set en 32 mi­nu­tos... y es­ca­pó con 2-0 en el se­gun­do set. Con el se­gun­do sa­que fun­di­do (6/15, 40%), Nadal, en su de­rro­ta más du­ra an­te No­vak, iba ma­te­rial­men­te con­de­na­do a acer­tar con el pri­me­ro.

La di­fe­ren­cia en gol­pes ga­na­do­res fue abru­ma­do­ra: 30-9 pa­ra Djo­ko­vic. Al fin, y lle­va­do en vo­lan­das por su tre­me­bun­do res­to, Djo­ko­vic que­bró en cua­tro oca­sio­nes (4/7) los tur­nos de ser­vi­cio de un Nadal que lu­cha­ba... pe­ro como un ser hu­mano nor­mal y co­rrien­te an­te el abra­zo mor­tal de un cí­clo­pe o de King Kong. El abra­zo plano e in­hu­mano de No­vak Djo­ko­vic: no se ve quién ni có­mo pue­de ga­nar­le... cuan­do se echa en­ci­ma el Abier to de Aus­tra­lia.

En­fren­ta­mien­to “¿Quie­res ser mi en­tre­na­dor?”, di­jo Ra­fael Nadal a un es­pec­ta­dor en Doha

SUL­TÁN Y AS­PI­RAN­TE. Djo­ko­vic, el sul­tán de la ATP, al­za el halcón de su pri­mer tí­tu­lo en Doha. A Nadal, as­pi­ran­te, so­lo le que­da son­reir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.