So­bre Be­ní­tez, Zi­da­ne y los ju­ga­do­res

AS (Las Palmas) - - OPINIÓN - ALFREDO RELAÑO

Eran los mis­mos fut­bo­lis­tas, más o me­nos, pe­ro ju­ga­ron de otra for­ma. Eso re­fuer­za pa­ra al­gu­nos la idea de que ‘que­rían car­gar­se al en­tre­na­dor’. Ocu­rre a ve­ces: un equi­po jue­ga mal y reac­cio­na vi­bran­te­men­te al cam­bio de en­tre­na­dor. No pa­sa siem­pre, aunque sí con al­gu­na fre­cuen­cia, tan­ta que tiem­po atrás fue de mu­cho uso la ex­pre­sión ‘a en­tre­na­dor nue­vo, vic­to­ria se­gu­ra’, hoy caí­da en desuso jus­ta­men­te por su exceso de uso. En­tien­do que hoy mu­chos pien­sen que los ju­ga­do­res del Ma­drid ‘iban a por Be­ní­tez’ . Pe­ro yo no lo veo así. El efec­to pue­de ha­cer­lo pen­sar, pe­ro hay otro análisis. Be­ní­tez era un en­tre­na­dor ato­si­gan­te, con el que los ju­ga­do­res sa­lían con de­ma­sia­do bom­bar­deo en la ca­be­za. Ade­más, no era del to­do jus­to en sus de­ci­sio­nes, al­gu­nas de las cua­les le des­au­to­ri­za­ban a sí mis­mo. Al ir­se él, sim­ple­men­te se ha pro­du­ci­do en la plan­ti­lla una li­be­ra­ción, una es­pe­cie de con­ta­gio de op­ti­mis­mo, al que se unió, se­gu­ro, el afán de pro­por­cio­nar­le un buen es­treno a Zi­da­ne , un hom­bre ad­mi­ra­do y que­ri­do por todos ellos. Su re­gre­so les em­pa­ren­ta­ba, ade­más, con el am­bien­te de ha­ce dos tem­po­ra­das, cuan­do tra­ba­jó con todos ellos como se­gun­do de An­ce­lot­ti . La at­mós­fe­ra fue otra, pe­ro no por­que exis­tie­ra una ma­le­vo­len­cia pre­via con­tra Be­ní­tez , sino por li­be­ra­ción. Un gru­po de ju­ga­do­res así no ne­ce­si­ta un cú­mu­lo de ins­truc­cio­nes so­bre nu­tri­ción, so­bre tác­ti­ca o so­bre téc­ni­ca. Le bas­ta con un marco de sen­ci­lla for­mu­la­ción den­tro del cual pue­dan en­ca­jar sus me­jo­res con­di­cio­nes. Lle­var fut­bo­lis­tas de al­to ni­vel es un ar­te es­pe­cial. No es ra­ro que las dos úni­cas Cham­pions de Flo­ren­tino en sus tre­ce años ha­yan lle­ga­do de la mano de Del Bos­que y An­ce­llo­ti . Lo ha pro­ba­do to­do, pe­ro lo que le ha re­sul­ta­do es eso. La es­pe­ran­za de todos es que Zi­da­ne es­té en esa lí­nea.

“LLE­VAR FUT­BO­LIS­TAS DE AL­TO NI­VEL ES UN AR­TE ES­PE­CIAL. NO ES RA­RO QUE LAS DOS...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.