Esas bo­ni­tas ca­sua­li­da­des que no son ca­sua­li­da­des

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - FRÉ­DÉ­RIC HERMEL

Sa­bes, ten­go una es­tre­lla”. Re­cuer­do per­fec­ta­men­te es­ta fra­se que me di­jo Zi­ne­di­ne Zi­da­ne ha­ce más de 10 años cuan­do to­da­vía era ju­ga­dor del Real Ma­drid . Pe­ro el fran­cés no se re­fe­ría al signo dis­tin­ti­vo que lle­va­ba en la ca­mi­se­ta de la se­lec­ción fran­ce­sa por el Mun­dial con­quis­ta­do en 1998 (con dos go­les su­yos en la fi­nal). Sino a esa “bue­na es­tre­lla” in­vi­si­ble a los ojos de los mor­ta­les que le acom­pa­ña y le pro­te­ge des­de ha­ce 43 años. Es evi­den­te que Zi­zou tie­ne un des­tino fue­ra de lo co­mún. Ha­rían fal­ta decenas y decenas de co­lum­nas como és­ta pa­ra po­der con­tar to­das las co­sas es­pe­cia­les que le han pa­sa­do al crack fran­cés en su vi­da, pe­ro só­lo con mi­rar lo que ha ocu­rri­do en los úl­ti­mos días bas­ta pa­ra de­tec­tar la pre­sen­cia de esa es­tre­lla a la que se re­fie­re. Es­ta­ba es­cri­to que te­nía que ser el en­tre­na­dor que de­vol­vie­ra la ale­gría al ma­dri­dis­mo. Y así ha si­do. Con un mon­tón de coin­ci­den­cias que, en reali­dad, no son coin­ci­den­cias.

Pri­me­ro, su es­treno se hi­zo fren­te al De­por­ti­vo , el mis­mo equi­po con­tra quien, por pri­me­ra vez, enamo­ró a todos los afi­cio­na­dos ha­ce exac­ta­men­te 14 años. Se­gun­do, fue Ka­rim Ben­ze­ma , su com­pa­trio­ta, el ju­ga­dor al que tan­to ayu­dó quien mar­có el pri­mer gol de la no­che. ¡Va­ya ta­co­na­zo! Ter­ce­ro, el Ma­drid me­tió cin­co go­les, que es el nú­me­ro que lle­vó en su ca­mi­se­ta du­ran­te los cin­co años que es­tu­vo ju­gan­do en el Ma­drid. Sé que pa­ra mu­cha gen­te es­to no sig­ni­fi­ca na­da, pe­ro pa­ra una per­so­na tan es­pe­cial como Zi­da­ne na­da es ca­sual. “El azar nun­ca gol­pea por azar” es­cri­bió un gran poeta. Por cier­to, ¿cuán­tas pun­tas tie­ne una es­tre­lla? Pues sí: ¡cin­co!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.