Por fin asu­me ga­lo­nes de es­tre­lla

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - J. J. S ANTOS

Lle­gó con la eti­que­ta de ju­ga­dor fran­qui­cia y nun­ca cum­plió la ex­pec­ta­ti­va. Pe­se a ello, su co­ti­za­ción en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal nun­ca ha de­cre­ci­do. Si fue­ra tan ma­lo como han apun­ta­do en mu­chas oca­sio­nes sus de­trac­to­res, no se en­tien­de que Man­ches­ter o Chel­sea ha­yan son­dea­do la po­si­bi­li­dad de de­vol­ver­le a la Pre­mier por ci­fras que ron­dan los cien mi­llo­nes de eu­ros de tras­pa­so. Se si­gue pa­gan­do eso por él por­que en el mundo no hay na­die con sus ca­rac­te­rís­ti­cas. Otra co­sa es que pen­se­mos lo que pue­de cre­cer o de­jar de cre­cer en los pró­xi­mos años. Gol, ca­pa­ci­dad de des­bor­de, asis­ten­cias, ve­lo­ci­dad, zur­do pe­ro con una dies­tra que tam­bién fun­cio­na… En de­fi­ni­ti­va, un fut­bo­lis­ta al que hay que exi­gir­le el má­xi­mo ren­di­mien­to.

Ba­le lle­va do­ce go­les en

Li­ga, uno me­nos que todos los que mar­có en el pa­sa­do cam­peo­na­to. Pue­de que por pri­me­ra vez su­pere la ba­rre­ra de los vein­te tan­tos, al­go que siem­pre se pre­su­mió. Po­si­ble­men­te a par­tir de ya de­je­mos de ha­blar del ju­ga­dor que mar­có aquel gol en la Co­pa, o el que re­ma­chó la Dé­ci­ma en Lis­boa, y pa­se­mos a co­men­tar que estamos an­te un ju­ga­dor re­gu­lar y de­ci­si­vo pa­ra el Ma­drid. Zi­da­ne de­jó cla­ro el pri­mer día que te­nía su apo­yo, jus­to en el mo­men­to que aca­ba­ban de despedir a su gran va­le­dor

Be­ní­tez. El ga­lés de­be to­mar el re­le­vo na­tu­ral de li­de­raz­go de Cris­tiano den­tro de unos años pe­ro, an­tes, en su mano es­tá que la lla­ma­da BBC de­je de ser un sim­ple es­lo­gan y se con­vier­ta en un tri­den­te que ha­ce his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.