Se apa­gó la voz del Pi­to­ni­so

AS (Las Palmas) - - EIBAR-ESPANYOL - J UAN C RUZ

Ri­car­do Pas­tor , el le­gen­da­rio Pi­to­ni­so Pi­to que ani­mó mis pri­me­ros años de apa­sio­na­do cu­lé, se hi­zo acom­pa­ñar has­ta el fi­nal de sus días (mu­rió a los 91 años es­te sá­ba­do y se­rá en­te­rra­do hoy, en Bar­ce­lo­na ) por sus ami­gos de siem­pre, con los que ju­ga­ba al do­mi­nó. Como ya él no po­día des­pla­zar­se has­ta el bar don­de se jun­ta­ban, me con­ta­ba an­te­ayer Santi Giménez , les pa­ga­ba el ta­xi pa­ra que se acer­ca­ran a su ca­sa. Cuan­do no­so­tros es­cu­cha­mos por pri­me­ra vez, en la ra­dio, cuan­do lo leía­mos en el Di­cen y en el Lean ; esa voz y esos di­bu­jos y esos pro­nós­ti­cos su­yos (que si­guió ha­cien­do du­ran­te 36 años en El Pe­rió­di­co ) fue­ron la ale­gría y el bau­tis­mo cu­lé de quien sus­cri­be, un ado­les­cen­te is­le­ño.

Él, como con­ta­ba ayer Emi­lio Pé­rez de Ro­zas en su pe­rió­di­co, era pe­ri­co y ma­dri­dis­ta, pe­ro eso no tras­lu­cía; si eso hu­bie­ra ocu­rri­do se­gu­ra­men­te yo me hu­bie­ra he­cho de sus equi­pos, pues era un hom­bre do­ta­do pa­ra la con­ver­sa­ción amis­to­sa, pa­ra la char­la pro­pia de quien do­mi­na el ar­te de ha­blar pa­ra en­ten­der al otro, pa­ra se­du­cir­lo. Yo hu­bie­ra ido a ju­gar al do­mi­nó a ca­sa de Ri­car­do Pas­tor como aque­llos ami­gos a los que él les pa­ga­ba el ta­xi pa­ra ha­cer ale­gres y amis­to­sos esos úl­ti­mos días de su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.