Tra­ba­jan­do so­bre mo­que­ta: un Da­kar VIP

AS (Las Palmas) - - DAKAR 2016 - POR HÉCTOR MAR­TÍ­NEZ

Sal­ta es­tá her­ma­na­da con las chi­le­nas Iqui­que y Calama, que es como de­cir que co­rre san­gre da­ka­ria­na por sus ve­nas. Se echa de me­nos a Chi­le, aunque es­té cer­ca. Di­cen que no vol­ve­rá al Da­kar. Pi­sa­mos mo­que­ta, que sue­na ra­ro vi­nien­do a lo que ve­ni­mos, pe­ro la sa­la de pren­sa es­tá en el Cen­tro de Con­ven­cio­nes. En­tre el sim­po­sio de odon­tó­lo­gos y el In­ter­na­cio­nal de Neu­ro­cien­cias se ha co­la­do es­ta tri­bu de pi­lo­tos y ca­ra­va­nas que ca­da día to­ma una ciu­dad. Aquí, si uno di­ce “sal­te­ño”, te ha­blan de Ke­vin Be­na­vi­des, el or­gu­llo lo­cal en mo­tos. Y si di­ces “sal­te­ña”, te re­co­mien­dan un par de si­tios en la ciu­dad en los que dis­fru­tar de la fa­mo­sa em­pa­na­da.

Be­na­vi­des es el úni­co sal­te­ño que ha­bi­ta el Da­kar. Hay otro me­dio/ me­dio, es de­cir, sal­te­ño por adop­ción, como él se de­fi ne. Na­ció en Bue­nos Ai­res, vi­vió en Es­ta­dos Uni­dos y tie­ne ape­lli­do po­la­co: Da­niel Do­mas­zews­ki. Pe­ro tie­ne ca­ri­ño a es­ta tie­rra por­que aquí vi­ve su her­mano, como bien cuen­ta El Tri­buno. Lo de los ape­lli­dos po­la­cos no es ra­ro en Ar­gen­ti­na. En su ran­king de in­mi­gra­ción del pa­sa­do si­glo, Po­lo­nia ro­za el po­dio tras Ita­lia, Es­pa­ña y Ale­ma­nia. El es­cri­tor Wi­told Gom­bro­wicz fue uno de ellos. Es­ta­ba aquí cuan­do Ale­ma­nia in­va­dió Po­lo­nia... y se que­dó en Bue­nos Ai­res. Su li­te­ra­tu­ra es ca­li­fi ca­da de psicológica . Es de­cir, que era ar­gen­tino an­tes de ser po­la­co. Dic­cio­dia­rio: Bron­ca. Te­ner bron­ca, más bien. Es­tar en­fa­da­do. Si­guien­do con los po­la­cos, en­fa­do gran­de fue el de Rafal So­nik, que en Bue­nos Ai­res arran­ca­ba con el de­seo de re­va­li­dar tí­tu­lo en quads, pe­ro a quien una ave­ría en su Ya­maha ba­jó a la tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.