El uni­ver­so úni­co de Lio Mes­si

AS (Las Palmas) - - BALÓN DE ORO - JUAN CRUZ

No jue­ga pa­ra ga­nar; tie­ne el pie sol­da­do al al­ma de la pe­lo­ta, no a la pe­lo­ta mis­ma; apren­dió ma­la­ba­res an­tes que fút­bol, y aho­ra re­gre­sa a don­de so­lía: a con­si­de­rar el jue­go como una de las be­llas ar­tes. Por eso ga­nó aho­ra, otra vez, ca­si ju­gan­do, el Ba­lón de

Oro. La razón por la que es bueno se pa­re­ce a la razón de por qué son bue­nos los poe­tas o los pin­to­res: hay de­trás un don, una ca­pa­ci­dad ar­bi­tra­ria de dar­le al ba­lón de una ma­ne­ra pre­ci­sa que pa­re­ce in­do­len­te. Lo prin­ci­pal de su es­ti­lo es có­mo se pre­pa­ra, no có­mo dis­pa­ra; hay un Mes­si au­sen­te del cam­po, que vi­gi­la a los otros como si fue­ra un es­pec­ta­dor de cés­ped. De pron­to se re­vuel­ve, no sa­bes de dón­de vie­ne y ahí es­tá, y dis­pa­ra. No es im­por­tan­te, sin em­bar­go, el dis­pa­ro mis­mo, sino la con­cep­ción pre­via al dis­pa­ro, igual que en el maes­tro ma­la­gue­ño Picasso era más im­por­tan­te to­do lo que ha­bía an­tes del cua­dro que el cua­dro mis­mo.

An­tes de que su­ce­die­ra Mes­si en es­te mundo lo in­ten­tó un gran es­cri­tor y di­bu­jan­te de su pue­blo, el Ne­gro Fon­ta­na­rro­sa. Di­bu­jó és­te, en un cuen­to de fút­bol me­mo­ra­ble, la fi­gu­ra de un ado­les­cen­te que ca­mi­na­ba por la ciu­dad pol­vo­rien­ta en la que na­ció Mes­si con una pe­lo­ta ata­da al pie. No es­ta­ba ata­da, ya for­ma­ba par­te del pie, se­guía al chi­co como si fue­ra su pe­rro, o su al­ma. Mes­si es a la vez la pe­lo­ta y el chi­co, por­que en su na­tu­ra­le­za ni una ni otro se pue­den di­so­ciar. El uni­ver­so Mes­si es un mis­te­rio; al­gu­na vez ese mis­te­rio se ha­ce hom­bre y dis­pa­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.