Viet­to se mi­ra en el es­pe­jo de Griez­mann

El ar­gen­tino sa­le ai­ro­so del cas­ting del 9 y si­gue cre­cien­do

AS (Las Palmas) - - ATLÉTICO DE MADRID - KIKO NAR­VÁEZ

El Atlé­ti­co de Ma­drid ga­nó con au­to­ri­dad en Vi­go. Los del Cho­lo rea­li­za­ron el par­ti­do más com­ple­to en lo que lle­va­mos de Li­ga. Los ro­ji­blan­cos de­mos­tra­ron una vez más su fle­xi­bi­li­dad en el di­bu­jo tác­ti­co. El ju­ga­dor cla­ve pa­ra ello de nue­vo fue Griez­mann, que em­pe­zó al la­do de Viet­to y cuan­do las co­sas se po­nen feas él lo­gra em­be­lle­cer­las con su caí­da a la ban­da, pro­vo­can­do ma­yor su­pe­rio­ri­dad en el cen­tro del cam­po. Es­te Atlé­ti­co de Ma­drid se rein­ven­ta tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da. Re­cor­de­mos que los ba­lo­nes pa­ra­dos desatas­ca­ban par­ti­dos, y aho­ra la ri­que­za de la plan­ti­lla ha­ce que el pa­dre de es­ta cria­tu­ra, Si­meo­ne, en al­gu­nos par­ti­dos, como pa­só en Vi­go, pue­da ju­gar al des­gas­te.

El gen com­pe­ti­ti­vo no se ne­go­cia. Y la so­brie­dad da pa­so al se­gun­do es­cua­drón, que, con 8 go­les y 9 asis­ten­cias des­de el ban­qui­llo, es el me­jor de la pri­me­ra vuel­ta de la Li­ga es­pa­ño­la. Des­ta­car in­di­vi­dual­men­te la fres­cu­ra con la que se vio a Viet­to. En es­te cas­ting del ‘9’ el ar­gen­tino sa­lió muy ai­ro­so de su pri­me­ra prue­ba real, por­que has­ta que un nue­vo ju­ga­dor atlé­ti­co no co­ge la rue­da del pe­lo­tón las con­clu­sio­nes no son reales. El pun­ta ro­ji­blan­co aguan­tó bien el rit­mo de pre­sión y su­po dar sen­ti­do a to­das las ju­ga­das de ata­que al apro­ve­char sus con­di­cio­nes. No es el 9 ti­po ma­ta­dor, ca­za­go­les, es más un de­lan­te­ro or­ga­ni­za­dor que vie­ne al apo­yo pa­ra de­jar de ca­ra o con sus dia­go­na­les asis­tir a los que vie­nen de se­gun­da lí­nea. Pa­ra ir cre­cien­do con bue­na le­tra tie­ne el es­pe­jo de Griez­mann. El fran­cés es el ejem­plo a se­guir en cuan­to a tra­ba­jar pa­ra el bien del equi­po. Y gra­cias al tra­ba­jo y a la ho­nes­ti­dad le ha­cen ca­da par­ti­do ser me­jor. Otro que de­be po­ten­ciar­lo con sus com­bi­na­cio­nes es Ko­ke. El can­te­rano es­tá mu­cho más có­mo­do por den­tro, don­de más rin­de: de­be abas­te­cer a es­ta so­cie­dad Viet­to-Griez­man que tan buen tra­to dan al ba­lón.

Co­ne­xión Ko­ke, más co­mo­do por den­tro, de­be abas­te­cer al dúo Viet­toG­riez­mann

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.