Me­rino, a es­ce­na en el der­bi im­po­si­ble del Be­tis

Ne­ce­si­ta una ges­ta pa­ra re­mon­tar el 0-2 de la ida

AS (Las Palmas) - - COPA DEL REY - JUAN JIMÉNEZ

Aún hay so­ña­do­res ver­di­blan­cos que fan­ta­sean con el 2-4 con el que el Be­tis inau­gu­ró ofi­cial­men­te el Sán­chez Piz­juán el 21 de sep­tiem­bre de 1958. Ese re­sul­ta­do le cla­si­fi­ca­ría es­ta no­che pa­ra los cuar­tos de la Co­pa. Pe­ro son po­cos. El Be­tis an­da a otras co­sas. El do­min­go des­pi­dió a des­ho­ras a Pe­pe Mel, un en­tre­na­dor que le ha da­do dos as­cen­sos y una cla­si­fi­ca­ción eu­ro­pea, pe­ro que ha pa­ga­do el es­ta­do de gue­rra­ci­vi­lis­mo que vi­ve el Be­tis ha­ce ya una dé­ca­da, pre­ci­sa­men­te des­de que ga­nó la Co­pa del Rey de 2005. El Be­tis ha qui­ta­do a Mel cuan­do es­ta­ba aún cin­co pun­tos por en­ci­ma de la sal­va­ción. La ali­nea­ción de la ida no le hi­zo nin­gún fa­vor.

Des­de Ner­vión el asun­to se mi­ra con una pro­fun­da dis­cre­ción. El Se­vi­lla ha res­pe­ta­do bien es­te pe­rio­do de cri­sis ver­di­blan­ca que ha coin­ci­di­do con el de ma­yor glo­ria de su his­to­ria. El 0-2 de la ida, fir­ma­do por Krohn-Deh­li y Kry­cho­wiak, se an­to­ja su­fi­cien­te. Pe­ro exis­te una pru­den­cia crónica. Emery re­cor­dó des­pués de la ida el 0-2 que el Se­vi­lla fue ca­paz de re­mon­tar en la Eu­ro­pa Lea­gue de 2014.

El Be­tis ha si­tua­do como in­te­ri­no a Juan Me­rino, que como ju­ga­dor vi­vió otra gran no­che en Ner­vión en 1996 (0-3). Ha anun­cia­do que ju­ga­rá con los me­jo­res. El Se­vi­lla sí ro­ta­rá, pe­ro con las ore­jas tie­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.