“No ten­go ener­gías pa­ra se­guir di­ri­gien­do a Chi­le”

Sam­pao­li

AS (Las Palmas) - - INTERNACIONAL - SANTI GIMÉNEZ /

De­to­nan­te “Los nue­vos di­ri­gen­tes han fil­tra­do con­tra­tos y por eso nos que­re­mos ir”

Jor­ge Sam­pao­li de­cla­ra abier­ta­men­te su de­seo de ir­se de Chi­le e ins­ta a los nue­vos di­ri­gen­tes de la ANFP a con­sen­suar un acuer­do. Di­ce que le han fal­ta­do el res­pe­to y que en ese am­bien­te no pue­de con­ti­nuar al fren­te.

¿Ha to­ma­do ya la de­ci­sión de de­jar Chi­le? —Sí, sí. La idea es que a par­tir de los he­chos de pú­bli­co co­no­ci­mien­to, de la ida del pre­si­den­te y los he­chos que se vin­cu­la­ron, que no tie­nen que ver con el fút­bol y com­pli­ca­ron más el as­pec­to hu­mano que el fut­bo­lís­ti­co, le di­ji­mos a la nue­va di­ri­gen­cia que no es­tá­ba­mos có­mo­dos con la si­tua­ción y que lo ideal era que, de­bi­do a esos su­ce­sos, no te­ne­mos la ener­gía pa­ra con­ti­nuar. Estamos dis­cu­tien­do con ellos la ma­ne­ra de so­lu­cio­nar­lo. —¿Cree que se alar­ga­rá mu­cho el pro­ce­so? —No. Creo que a mi vuel­ta se so­lu­cio­na­rá de al­gu­na for­ma y ha­brá bue­na in­ten­ción por am­bas par­tes. —¿Un acuer­do amis­to­so? —Es lo que co­rres­pon­de. No quie­ro ha­blar de con­tra­tos, sino de sen­ti­mien­tos y de res­pe­to. Le di­mos mu­cho al fút­bol chi­leno como cuer­po téc­ni­co y me­re­ce­mos el res­pe­to que se per­dió en es­te mo­men­to. —Des­de fue­ra es un po­co in­com­pren­si­ble es­ta si­tua­ción. ¿Sien­te que han si­do in­jus­tos con us­ted des­pués de ha­ber ga­na­do la Co­pa Amé­ri­ca? —Es­ta si­tua­ción es real, pe­ro no es fut­bo­lís­ti­ca. Estamos ha­blan­do de fil­tra­ción de con­tra­to. Que in­ven­ta­ron si­tua­cio­nes que des­fi­gu­ran la ima­gen del cuer­po téc­ni­co y eso pro­vo­ca un ma­les­tar que si­gue exis­tien­do y así se lo ma­ni­fes­té a la nue­va di­ri­gen­cia. —¿Dón­de se ve di­ri­gien­do den­tro de tres me­ses? —Eso no lo sé. No de­pen­de de mí. De­pen­de de lo que pa­se con es­ta des­vin­cu­la­ción. —¿Cuál es el ma­yor apor­te que de­ja­rá a La Ro­ja? —El gran mé­ri­to es que es una se­lec­ción que jue­ga como un equi­po. Con­ge­niar so­bre esa idea es lo que lla­ma la aten­ción del mundo del fút­bol. La se­lec­ción chi­le­na po­dría ga­nar, pe­ro no de la for­ma que lo ha­ce e in­ten­tan­do fun­cio­nar como lo ha­ce. —Apar­te de es­tos ju­ga­do­res tie­ne estrellas en el ex­tran­je­ro. ¿Có­mo los con­ju­ga? —Via­ja­mos mu­cho, ha­bla­mos con ellos, les mos­tra­mos el ri­val y apro­ve­cha­mos el tiem­po de es­ta­día al má­xi­mo pa­ra que se in­vo­lu­cren en la for­ma y el plan de par­ti­do que nos to­ca. —En el ca­so de Ale­xis cuan­do no cua­ja­ba en el Bar­ce­lo­na, ¿tu­vo que ha­cer al­gún ti­po de tra­ba­jo psi­co­ló­gi­co? —Ha­bla­mos con Ti­to (Vi­la­no­va) y tam­bién con (Ge­rar­do) Mar­tino, con quien tu­vo más pro­ta­go­nis­mo por su ma­ne­ra de ju­gar, pe­ro yo sa­bía que era di­fí­cil in­vo­lu­crar­le en el jue­go de po­si­ción por­que es un ti­po de ju­ga­dor que ne­ce­si­ta sen­tir­se bien y te­ner pro­ta­go­nis­mo. —Us­ted via­jó a Zúrich como can­di­da­to a me­jor en­tre­na­dor del mundo. ¿Se lo cree? —Me veo una per­so­na ca­paz de cam­biar si­tua­cio­nes que tie­nen que ver con el jue­go en un mo­men­to en el que se vi­ve una in­vo­lu­ción del jue­go. —¿Qué quie­re de­cir? —Que el fút­bol pa­sa a ser pa­tri­mo­nio de ju­ga­do­res ab­so­lu­tos, más que aque­llo en lo que un ju­ga­dor po­ten­cia al res­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.