Loeb su­fre un vuel­co y se des­pi­de del tí­tu­lo

El fran­cés y su co­pi­lo­to, Da­niel Ele­na, no su­frie­ron le­sio­nes tras el ac­ci­den­te a on­ce ki­ló­me­tros del fi­nal de la es­pe­cial en el que die­ron va­rias vuel­tas de campana. Lle­ga­ron en el pues­to 32º a 1h 08:09 de Al-Attiyah

AS (Las Palmas) - - MOTOR - HÉCTOR MAR­TÍ­NEZ

An­te­ayer, en Sal­ta, ha­bla­ba con Da­niel Ele­na, co­pi­lo­to de Sé­bas­tien Loeb. “No te­ne­mos mie­do an­te lo que ven­drá es­ta semana. La na­ve­ga­ción su­pon­drá un de­sa­fío, pe­ro te­ne­mos ga­nas, pa­ra eso nos lan­za­mos a es­ta aven­tu­ra”, me con­ta­ba. Y de­cía “es­tar dis­fru­tan­do mu­cho” en ese Da­kar que el do­min­go cu­bría su ecua­dor. Ni si­quie­ra vein­ti­cua­tro ho­ras des­pués, Ele­na y Loeb se des­pe­dían de la lu­cha por el tí­tu­lo tras su­frir un es­pec­ta­cu­lar ac­ci­den­te cuan­do apu­ra­ban el fi­nal de la es­pe­cial. Die­ron va­rias vuel­tas de campana. El Peu­geot 2008 DKR que­da­ba se­ria­men­te da­ña­do, ellos es­ta­ban bien. Des­afor­tu­na­da­men­te, el Da­kar que ima­gi­na­ban ya no lo co­rren.

No es­ta­ba sien­do una bue­na jornada pa­ra Loeb, que ya al pa­so por el WP6 ce­día 6:15 res­pec­to a quien en­ton­ces li­de­ra­ba la ca­rre­ra, Nas­ser Al-Attiyah. La are­na co­men­za­ba a ser pro­ta­go­nis­ta, esa que re­cla­ma­ban mu­chos pa­ra que el Da­kar se pa­re­cie­ra un po­qui­to más al Da­kar. Loeb per­día ocho mi­nu­tos en el WP9 y, cuan­do las cró­ni­cas ya can­ta­ban su pér­di­da de li­de­ra­to en fa­vor de Pe­ter­han­sel, lle­gó el ac­ci­den­te. Es de­cir, la pér­di­da de sus as­pi­ra­cio­nes de con­quis­tar el Da­kar a las pri­me­ras de cam­bio. “Ha si­do en un río se­co, la ver­dad es que era una zo­na que en prin­ci­pio no en­tra­ña­ba mu­chos ries­gos”, co­men­ta­ba Pe­ter­han­sel, el nue­vo lí­der, ya a su lle­ga­da al cam­pa­men­to en Be­lén. “Es una pe­na, por­que los tres Peu­geot es­tá­ba­mos ahí arri­ba, pe­ro afor­tu­na­da­men­te ellos (Loeb y Ele­na) se en­cuen­tran bien, es la bue­na

Pe­ter­han­sel “Ha si­do en un río se­co que en prin­ci­pio no te­nía mu­cho ries­go”

no­ti­cia”, aña­día el on­ce ve­ces cam­peón del Da­kar.

En Peu­geot aguar­da­ban la lle­ga­da de Loeb, que fi­nal­men­te pu­do com­ple­tar la es­pe­cial sin re­que­rir del ca­mión de asis­ten­cia rá­pi­da, a una ho­ra y ocho mi­nu­tos de Nas­ser Al-Attiyah. Adiós al Da­kar en la reanu­da­ción de la ca­rre­ra tras una jornada de des­can­so a la que el pi­lo­to fran­cés ha­bía lle­ga­do con 2:22 de ven­ta­ja so­bre su com­pa­trio­ta Pe­ter­han­sel, mien­tras que el ma­dri­le­ño Car­los Sainz mar­cha­ba ter­ce­ro a 4:50 del nue­ve ve­ces cam­peón del mundo de rallys.

An­te­ayer, en Sal­ta, con Ele­na re­la­ja­do e in­ci­dien­do en “el buen fee­ling” que él y Loeb es­ta­ban te­nien­do en su es­treno en los raids, el co­pi­lo­to es­ta­ba an­sio­so por des­en­tra­ñar las tram­pas del road­book de jor­na­das como la de ayer. Aunque in­sis­tía en que la úl­ti­ma pa­la­bra la te­nía el pi­lo­to: “Po­de­mos sa­ber có­mo va a ser el re­co­rri­do, te­ner una idea, pe­ro cuan­do es­tás pi­lo­tan­do no sa­bes si hay un agujero, si tie­nes que ir más rá­pi­do o si tie­nes que fre­nar”. Hu­bo agujero. En un río se­co. Fue allí don­de aca­bó su aven­tu­ra.

Lle­ga­da Pu­die­ron com­ple­tar la es­pe­cial sin re­que­rir el ca­mión de asis­ten­cia

AYU­DA. Va­rios es­pec­ta­do­res ayu­da­ron a Loeb y Ele­na a dar la vuel­ta al Peu­geot 2008 DKR que que­dó bo­ca aba­jo tras vol­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.