“Quie­ro a Isin­ba­ye­va en la fi­nal olím­pi­ca de Río”

Ya­ris­ley Sil­va (Pi­nar del Río, Cu­ba, 1987) es la cam­peo­na mun­dial de sal­to con pér­ti­ga y sub­cam­peo­na olím­pi­ca. Tie­ne 4,91, sue­ña con cin­co me­tros y as­pi­ra al oro en Río.

AS (Las Palmas) - - BALONCESTO - JUAN­MA BELLÓN /

¿Qué su­pu­so el tí­tu­lo mun­dial de Pe­kín 2015? —Me ha cam­bia­do el mundo, aunque to­do fue di­fe­ren­te des­de la pla­ta olím­pi­ca en Lon­dres. Aho­ra ten­go 28 años, pe­ro cuan­do yo vi­ne des­de Pi­nar del Río a La Ha­ba­na, con 15, la pér­ti­ga no se co­no­cía por­que no te­nía­mos los ma­te­ria­les su­fi­cien­tes. Mi sue­ño era po­ner la pér­ti­ga cu­ba­na en el ma­pa y lo he he­cho reali­dad. —2015 no fue un año fá­cil... —Arran­qué mal. Tu­ve pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos, fa­llos en el sal­to... Re­nun­cié al aga­rre de 4,30 y co­gí el de 4,15. Y con ese aga­rre tan ba­ji­to lo­gré sal­tar 4,91 y ga­nar el oro mun­dial. Cuan­do te caes, hay que le­van­tar­se y así fir­mé un año ma­ra­vi­llo­so. To­ca lu­char por el oro olím­pi­co, que es lo que me fal­ta. —En los Jue­gos po­dría me­dir­se a Isin­ba­ye­va, ¿qué pien­sa del ve­to a Ru­sia? —Lo de Ru­sia me sor­pren­dió, pe­ro Ye­le­na es un re­fe­ren­te y ha si­do muy im­por­tan­te pa­ra la pér­ti­ga. Le ha da­do pres­ti­gio. Me gus­ta­ría que com­pi­tie­ra en Río y es­tar en la fi­nal con ella. No se­ría jus­to que no es­tu­vie­ra. En la pér­ti­ga es di­fí­cil que ha­ya ca­sos de dopaje, por­que es muy téc­ni­ca y si no le­van­tas los pies... da igual lo que ha­gas. —Y por su­pues­to, si es­tá en Río que­rría ga­nar­le. —Es­toy po­nien­do to­do mi em­pe­ño, en ca­da se­sión. Estamos ha­cien­do mu­cho vo­lu­men de tra­ba­jo, ca­rre­ras, acro­ba­cias y es­toy en­tre­nán­do­me muy bien. Me le­van­to ca­da día a las seis de la ma­ña­na pen­san­do en ese oro. Disfruto mu­cho sal­tan­do. —Es oro mun­dial, pe­ro lo su­yo era el ba­llet clá­si­co... —Así es. Cuan­do era pe­que­ñi­ta yo que­ría bai­lar, pe­ro la pro­fe­so­ra me di­jo que iba a ser gor­di­ta y que no po­dría ha­cer­lo. ¡Me pu­se muy tris­te! Pe­ro mí tía Ma­ría me con­so­ló y me di­jo: “¡Vamos al atle­tis­mo!”. Lue­go qui­se ha­cer ve­lo­ci­dad y me di­je­ron que era ba­ji­ta. Un en­tre­na­dor me con­tó lo que era la pér­ti­ga, un ins­tru­men­to que se do­bla, fui con el pro­fe­sor Ale­xan­der Na­vas, mi ac­tual en­tre­na­dor, y aquí es­toy... De to­das for­mas, me en­can­ta bai­lar, salsa, ba­cha­ta... Aque­llos que no creían en mí, se equi­vo­ca­ron. —Co­que­tea con los cin­co me­tros... ¿los pa­sa­rá? —El año pa­sa­do en en­tre­na­mien­tos lo hice, pe­ro no es lo mis­mo que en com­pe­ti­ción. Por ve­lo­ci­dad y ca­rac­te­rís­ti­cas pue­do con­se­guir­lo... Si otras han po­di­do, yo creo que tam­bién. El ré­cord del mundo ya es­tá más le­jos. —¿Se ve he­re­de­ra de Juan­to­re­na, So­to­ma­yor, Pe­dro­so...? —Sí. Es una gran res­pon­sa­bi­li­dad y sé que la gen­te se ve en mí. Mis me­da­llas son del pue­blo. Sien­to pre­sión, por­que sé que ten­go un com­pro­mi­so muy gran­de con la gen­te. Pe­ro ya soy ma­du­ra y me co­noz­co más que an­tes. —¿Qué pien­sa de las na­cio­na­li­za­cio­nes de cu­ba­nos en Es­pa­ña? —No quie­ro ha­blar de ello. Ca­da cual pi­sa con su pie y mi­ra con sus ojos. Lo úni­co que di­go es que yo ten­go que agra­de­cer mu­cho a la Re­vo­lu­ción. Me sien­to muy bien en mi Cu­ba y cuan­do es­toy fue­ra... ne­ce­si­to vol­ver. —Tu­vo un ges­to muy bo­ni­to al subas­tar su top pa­ra ayu­dar a Ki­ra Grün­berg, la per­ti­guis­ta que que­dó pa­ra­plé­ji­ca. —Nun­ca lo hice pa­ra que fue­ra al­go pú­bli­co. Era pa­ra ayu­dar­le. Se re­cau­da­ron 1.270 eu­ros y los pa­gó un pro­fe­sor aus­tra­liano. Le man­dé el di­ne­ro a Ki­ra. Creo que si la vi­da te da co­sas bue­nas, hay que de­vol­ver­las. —Pa­ra ter­mi­nar, ¿có­mo se­rá su tem­po­ra­da 2016? —En pis­ta cu­bier­ta com­pe­ti­ré en Es­to­col­mo, Nue­va York y lue­go iré al Mun­dial de Portland. Al ai­re li­bre, los Jue­gos...

Pio­ne­ra “Cuan­do em­pe­cé en la pér­ti­ga no se co­no­cía en Cu­ba. Mi sue­ño era po­ner­la en el ma­pa y lo con­se­guí” Bai­lar “De ni­ña hice ba­llet, pe­ro me di­je­ron que era gor­di­ta y ba­ji­ta. Aho­ra soy cam­peo­na del mundo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.