La UCI no rea­bri­rá el ca­so del po­si­ti­vo de Mos­que­ra

La Au­dien­cia anu­ló su san­ción, pe­ro no ha pres­cri­to

AS (Las Palmas) - - MÁS DEPORTE - J. A. EZ­QUE­RRO /

La Unión Ci­clis­ta In­ter­na­cio­nal (UCI) no rea­bri­rá el ca­so de Eze­quiel Mos­que­ra. La Au­dien­cia Na­cio­nal tum­bó en ju­nio de 2014 su san­ción de dos años por un po­si­ti­vo con hi­dro­xie­til en la Vuel­ta de 2010. El mo­ti­vo: “De­fec­to de for­ma del Co­mi­té de Com­pe­ti­ción de la Fe­de­ra­ción (RFEC) por ca­du­ci­dad del pro­ce­di­mien­to”. La de­ci­sión in­va­li­dó la pe­na, no en­tró a exa­mi­nar si se do­pó. Sin em­bar­go, apli­có pau­tas es­pa­ño­las (seis me­ses pa­ra ce­rrar un pro­ce­so) con un ex­pe­dien­te que se ges­tio­na con re­glas in­ter­na­cio­na­les. Exis­te otro ve­re­dic­to, del Juz­ga­do Cen­tral, que con­tra­di­ce a la Au­dien­cia y con­fir­ma que “pre­va­le­ce la nor­ma­ti­va mun­dial so­bre la na­cio­nal”. El ga­bi­ne­te ju­rí­di­co del ga­lle­go desis­tió de re­cu­rrir con­tra es­ta re­so­lu­ción en no­viem­bre de 2014.

Anu­la­da la sus­pen­sión, la RFEC o la UCI de­bían ini­ciar otra vez los trá­mi­tes por­que el po­si­ti­vo de Mos­que­ra no ha pres­cri­to, como des­ve­ló AS en enero de 2015: con­ti­núa vi­gen­te du­ran­te ocho años. La RFEC de­ri­vó el asun­to a la UCI, que tam­bién ha es­cu­rri­do el bul­to. Se­gún to­das las fuen­tes con­sul­ta­das por es­te pe­rió­di­co, la UCI só­lo con­si­de­ra va­le­de­ra la sen­ten­cia del Tri­bu­nal de Ar­bi­tra­je De­por­ti­vo (TAS), úl­ti­ma ins­tan­cia del de­por­te. El TAS co­rro­bo­ró la sus­pen­sión de Mos­que­ra y le con­de­nó a pa­gar 325.500 eu­ros: el 70% de su suel­do en 2010, como el có­di­go an­ti­do­pa­je es­ti­pu­la­ba. Prue­bas. Des­pués, el Con­se­jo Su­pe­rior de Deportes (CSD) de­ter­mi­nó por ley que los ca­sos in­ter­na­cio­na­les de dopaje te­nían que ter­mi­nar en el TAS, nun­ca en la vía ju­di­cial. No obs­tan­te, los de­por­tis­tas bus­can re­co­ve­cos le­ga­les pa­ra en­re­dar sus li­ti­gios en el cau­ce or­di­na­rio, don­de se in­vier­te la car­ga de la prue­ba y la acu­sa­ción de­be de­mos­trar la cul­pa­bi­li­dad. Así, mien­tras Mos­que­ra fue cas­ti­ga­do por no po­der in­di­car la pro­ce­den­cia del hi­dro­xie­til (lo acha­có a las pa­ta­tas) an­te la RFEC... la UCI tam­po­co con­se­gui­ría ar­gu­men­tar fren­te a un juez que es­ta sus­tan­cia es­pe­cí­fi­ca (em­plea­da como en­mas­ca­ra­dor pa­ra ex­pan­dir el vo­lu­men de la san­gre) lle­gó a su cuer­po me­dian­te una in­yec­ción in­tra­ve­no­sa. En de­fi­ni­ti­va, pa­ra la jus­ti­cia es­pa­ño­la es se­gun­do de la Vuel­ta de 2010. Pa­ra la UCI y el TAS, no.

Eze­quiel Mos­que­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.