Sainz se des­pi­de del tí­tu­lo y lo aca­ri­cia Pe­ter­han­sel

El fran­cés su­pe­ró a Des­pres y Va­sil­yev, mien­tras que el ma­dri­le­ño su­frió la ro­tu­ra de la car­ca­sa de la ca­ja de cam­bios de su Peu­geot, lo que le de­jó ti­ra­do a 31 ki­ló­me­tros del fi­nal de la es­pe­cial. Lle­gó re­mol­ca­do

AS (Las Palmas) - - MAS MOTOR - HÉCTOR MAR­TÍ­NEZ

Fin a la his­to­ria. Ha si­do Fiam­ba­lá la que se ha en­car­ga­do de cu­brir con are­na las as­pi­ra­cio­nes de Car­los Sainz de con­quis­tar su se­gun­do Da­kar. La ro­tu­ra de la pie­za que une el motor y la ca­ja de cam­bios obli­gó al ma­dri­le­ño a aban­do­nar una es­pe­cial que se le ha­bía com­pli­ca­do des­de los pri­me­ros ki­ló­me­tros y que tu­vo como ven­ce­dor a Stép­ha­ne Pe­ter­han­sel. Su ri­val di­rec­to en la lu­cha por ser cam­peón, el hom­bre que ca­da vez es­tá más cer­ca de su 12º tí­tu­lo en el Da­kar. Pa­la­bras ma­yo­res, más que eso.

El ma­dri­le­ño ha­bía si­do el pri­me­ro de los co­ches en to­mar la sa­li­da, sex­to en ese in­no­va­dor arran­que en el que los vehícu­los se mez­cla­ban y la mo­to de Toby Pri­ce abría ca­rre­ra. Tu­vo di­fi­cul­ta­des con el pri­mer way point, su­frió un pin- cha­zo y el problema de­ci­si­vo, el que pu­so el pun­to y fi­nal a su eta­pa, lle­gó en un río lleno de ro­cas. “Tre­men­das”, di­ría lue­go Pe­ter­han­sel. Ahí, el Peu­geot 2008 DKR di­jo bas­ta. La aven­tu­ra de Sainz en la eta­pa mo­ría en el ki­ló­me­tro 213, a 31 de la me­ta que los or­ga­ni­za­do­res ha­bían im­pro­vi­sa­do de­bi­do a la cre­ci­da de un río.

Se da la cir­cuns­tan­cia de que la eta­pa ter­mi­na­ba en La Rio­ja, el mis­mo lu­gar don­de en 2009 Sainz ya su­frió un ac­ci­den­te que le cos­tó la ca­rre­ra. Dis­tin­to co­che, en­ton­ces aquel Volks­wa­gen Toua­reg, igual do­lor. Mien­tras Sainz y Cruz es­pe­ra­ban las asis­ten­cias, que guar­da­ban las es­pal­das del cuar­to de los Peu­geot, el de Sé­bas­tien Loeb, Pe­ter­han­sel vo­la­ba ha­cia la vic­to­ria. La ayu­da lle­gó fi­nal­men­te pa­ra Sainz y aca­bó re­mol­ca­do la es­pe­cial, con una pér­di­da to­tal de 6h 3:03, con lo que es­tá des­car­ta­do. Y lo mis­mo Al-Attiyah, que con un vuel­co con su Mi­ni na­da más arran­car la es­pe­cial ago­tó to­das sus as­pi­ra­cio­nes de man­te­ner­se vi­vo en la lu­cha por el tí­tu­lo.

Tras Pe­ter­han­sel, la otra bue­na no­ti­cia en el ho­gar de los Peu­geot la pro­ta­go­ni­za­ba Cyril Des­pres, se­gun­do en me­ta a 5:40 de su com­pa­trio­ta, mien­tras que ter­ce­ro fue Vla­di­mir Va­sil­yev, a 12:56. Tras el KO de Sainz, el me­jor de los es­pa­ño­les era Na­ni Ro­ma, cre­ci­do an­te las ad­ver­si­da­des, con cas­ta pa­ra ve­nir­se arri­ba pe­se a su des­afor­tu­na­do arran­que del raid. El de Fol­gue­ro­les fue cuar­to a 14:33 de Pe­ter­han­sel, quien tie­ne ya un col­chón con el que po­dría des­can­sar tran­qui­lo. Una ho­ra exac­ta so­bre Al-Attiyah cuan­do ya se adi­vi­na el po­dio fi­nal de Ro­sa­rio con el que pon­dre­mos fin a una edi­ción en la que la suer­te ha vuel­to a ser es­qui­va a Car­los Sainz.

Mi­nu­ta­da Sainz per­dió en to­tal 6 ho­ras y 3 mi­nu­tos con la ave­ría Leyenda Pe­ter­han­sel se acer­ca así a su duo­dé­ci­mo tí­tu­lo

KO POR AVE­RÍA. Sainz es­pe­ran­do sen­ta­do so­bre una pie­dra a la es­pe­ra de ser re­mol­ca­do mien­tras su co­pi­lo­to, Cruz, bu­cea en las tri­pas del Peu­geot ave­ria­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.