“La san­ción es in­só­li­ta y la vamos a re­cu­rrir” Jo­sé Ángel Sán­chez y Ja­vier Ló­pez Fa­rré

AS (Las Palmas) - - LA SANCIÓN DE FIFA - MARCO RUIZ MA­DRID

Com­pa­re­ce Jo­sé Ángel Sán­chez, di­rec­tor ge­ne­ral del club, y Ja­vier Ló­pez Fa­rré, di­rec­tor de los ser­vi­cios ju­rí­di­cos. El pri­me­ro ini­cia la con­fe­ren­cia de pren­sa con un ale­ga­to: “Es­te club nun­ca ha co­la­bo­ra­do con el des­arrai­go fa­mi­liar de los me­no­res de edad. Ni por ins­cri­bir a un ju­ga­dor ex­tran­je­ro de­jan­do a su fa­mi­lia fue­ra, ni por ti­rar de una fa­mi­lia pa­ra traer a un ju­ga­dor. Nin­guno de los dos ca­sos de des­arrai­go que pre­vé evi­tar el re­gla­men­to se ha pro­du­ci­do en el Ma­drid, nun­ca. Es­te club tie­ne unos va­lo­res y un có­di­go éti­co y a pe­sar de que abar­ca el ex­pe­dien­te des­de 2005 has­ta 2014, los dis­tin­tos res­pon­sa­bles ja­más se han sal­ta­do ese có­di­go. No ha su­ce­di­do (...)”. —¿Por cuán­tos ca­sos se ha san­cio­na­do al club? —Jo­sé Ángel Sán­chez (JAS): El ex­pe­dien­te afec­ta a 39 ju­ga­do­res, pe­ro el club ha si­do san­cio­na­do por ocho ca­sos. —¿Qué es­ce­na­rio se plan­tea aho­ra? ¿Po­drá el Ma­drid fi­char es­te ve­rano si re­cu­rre? —Ló­pez Fa­rré (LF): Hay tres días pa­ra anun­ciar que se pre­sen­ta­rá re­cur­so, y lue­go hay sie­te días más pa­ra pre­sen­tar­lo. Ya an­ti­ci­pa­mos que re­cu­rri­re­mos. La re­so­lu­ción ha si­do ines­pe­ra­da. No creía­mos que pu­die­ra su­ce­der al­go así y por eso no plan­tea­mos más su­pues­tos. —¿Les avi­só an­tes la FIFA? —JAS: No nos avi­só. Es­tos te­mas tie­nen su pro­ce­di­mien­to. La re­so­lu­ción se adop­tó en ju­lio y no es­tá­ba­mos avi­sa­dos pa­ra na­da. Re­co­no­ce­mos una cier­ta de­bi­li­dad ar­gu­men­ta­ti­va en la re­so­lu­ción y lo ex­tra­ño es que nos san­cio­nen por al­go que no ha su­ce­di­do. Te­ne­mos mu­cha con­fian­za en el re­cur­so. —Aun re­cu­rrien­do, ¿van a ha­cer una pla­ni­fi­ca­ción de la plan­ti­lla por si la san­ción es fir­me? —JAS: Só­lo con­si­de­ra­mos la op­ción de que el re­cur­so pros­pe­re y no con­tem­pla­mos el res­to de las po­si­bli­da­des. Hay pro­fe­sio­na­les que ela­bo­ran pla­ni­fi­ca­cio­nes y se ha­rá lo que ha­ya que ha­cer. No ca­be otra hi­pó­te­sis que se im­pon­ga la jus­ti­cia y el sen­ti­do co­mún en las vías de re­cur­so y que no ha­ya consecuencias. —¿Tie­nen el res­pal­do de la Fe­de­ra­ción? ¿Si es ne­ce­sa­rio acu­di­rá el Ma­drid al TAS? —JAS: No he ha­bla­do con la FEF, pe­ro du­ran­te la tra­mi­ta­ción del ex­pe­dien­te siem­pre ha es­ta­do al la­do del Ma­drid. Siem­pre di­je­ron la ver­dad, que es que nues­tros ju­ga­do­res es­tán vá­li­da- men­te ins­cri­tos des­de el pri­mer día y que se com­pli­có la nor­ma. Su­pon­go que es­ta­rán tan sor­pren­di­dos como no­so­tros. Por tan­to, es­pe­ra­mos no te­ner que lle­gar al TAS, pe­ro si ha­ce fal­ta ire­mos. Ago­ta­re­mos la vía de­por­ti­va sin nin­gu­na du­da da­do lo in­com­pren­si­ble de los ar­gu­men­tos que uti­li­za la FIFA. —¿De qué ma­ne­ra man­cha es­to

la ima­gen del club de ca­ra al ex­te­rior? —JAS: Es gra­ve, pe­ro in­sis­to, es tan ab­so­lu­ta­men­te in­só­li­ta la for­ma en que se nos san­cio­na, tan ab­sur­das las con­clu­sio­nes a las que se lle­ga, como con los hi­jos de Zi­da­ne, que pen­sa­mos que no ha­brá consecuencias. Pe­lea­re­mos por de­fen­der la ima­gen del club. El Ma­drid res­pe­ta los va­lo­res de la in­fan­cia. He­mos re­nun­cia­do al fi­cha­je de mu­chos ju­ga­do­res por res­pe­tar la nor­ma. —¿Se pa­re­ce es­te ca­so al del Bar­ce­lo­na? —LF: No me co­rres­pon­de en­trar en eso, pe­ro es to­tal­men­te dis­tin­to. No­so­tros he­mos acre­di­ta­do que nues­tros ju­ga­do­res es­tán bien ins­cri­tos. Só­lo pen­sa­mos que es­to es un error. Erro­res se pro­du­cen todos los días... —¿Po­drá fi­char el Ma­drid en ve­rano en el peor de los ca­sos? —JAS: No con­tem­pla­mos otra po­si­bi­li­dad. Pen­sa­mos que van a fun­cio­nar los re­cur­sos. Lle­va­mos tra­ba­jan­do más de un año en es­te ex­pe­dien­te. Le he­mos da­do mil vuel­tas. Pa­ra no­so­tros es in­com­pren­si­ble la san­ción. —¿Po­drían vol­ver los ju­ga­do­res que es­tán ce­di­dos? ¿Qué ór­ga­nos tie­ne la FIFA pa­ra sa­ber si los pa­dres de un ju­ga­dor vi­ven en Ma­drid o no? —LF: Le con­tes­to yo por ser una cues­tión téc­ni­ca... Per­do­ne, ¿Cuál era la pri­me­ra pre­gun­ta? —¿Po­drían vol­ver...? —LF: ¡Ah, sí! He­mos ha­bla­do con la Fe­de­ra­ción y en­ten­de­mos que sí pue­den vol­ver por ser una ce­sión tem­po­ral, y... ¿Me re­pi­te la se­gun­da pre­gun­ta? —Sí, ¿qué ins­tru­men­tos...? —LF: Sí, sí... La FIFA so­li­ci­ta in­for­ma­ción a Fe­de­ra­ción y clu­bes, y re­ca­ba in­for­ma­ción a tra­vés de la Pren­sa. No­so­tros he­mos apor­ta­do to­do lo que nos han pe­di­do, con­tra­tos de los chi­cos, los pa­dres, el al­qui­ler de las ca­sas, la con­tra­ta­ción de los co­le­gios... De los ocho ca­sos que se nos impu­tan hay uno al que no ins­cri­bi­mos por­que con­si­de­ra­mos que no reunía la documentación ne­ce­sa­ria a nues­tro jui­cio. Era me- nor de 12 años y la Fe­de­ra­ción nos de­cía que se po­dían tra­mi­tar como si fue­sen es­pa­ño­les. Y a pe­sar de eso, por los va­lo­res del club, no lo hi­ci­mos. Con­si­de­ra­mos en­ton­ces que lo pri­mor­dial era fa­vo­re­cer al me­nor y no a los in­tere­ses de­por­ti­vos de la en­ti­dad. Otro es un me­nor so­bre el que la Co­mi­sión del Es­ta­tu­to del Me­nor nos dio au­to­ri­za­ción. Y otro es un me­nor que lo lle­va­mos a la Co­mi­sión y és­ta nos de­ne­gó la au­to­ri­za­ción, y só­lo es­tu­vo aquí pa­ra ha­cer las prue­bas. To­da esa documentación es­tá apor­ta­da, así que en­ten­de­mos que es­to es un error. — ¿ In­ten­ta la FIFA des­viar la aten­ción so­bre sus ca­sos de corrupción? —JAS: No lo sé y no me co­rres­pon­de ha­cer esa va­lo­ra­ción. —¿Han san­cio­na­do tam­bién a la Fe­de­ra­ción Ma­dri­le­ña o a la RFEF? —LF: No lo sa­be­mos. No le pue­do de­cir na­da. Me pa­re­ce­ría igual de erró­neo que san­cio­na­sen a la fe­de­ra­cio­nes, por­que es­tá to­do bien tra­mi­ta­do. Ima­gino que si las san­cio­nan, tam­bién re­cu­rri­rán. —¿Có­mo es­tá Flo­ren­tino? —JAS: He ha­bla­do con él. Es­tá bien, con­fia­do, igual de sor­pren­di­do que los de­más. —Di­cen que hay ocho ca­sos con­cre­tos. ¿ Cuá­les son los nom­bres? ¿Es­tán en­tre esos nom­bres los hi­jos de Zi­da­ne? —LF: No pue­do dar­le el nom­bre de los ocho ca­sos por­que son me­no­res y es una in­for­ma­ción per­so­nal, es evi­den­te. Pa­ra ha­blar de los hi­jos de Zi­da­ne he­mos pe­di­do au­to­ri­za­ción y tam­po­co he­mos di­cho quié­nes son. Hay dos hi­jos de Zi­da­ne por los que he­mos si­do san­cio­na­dos por­que con­si­de­ran que se ha tra­mi­ta­do mal su ins­crip­ción y su par­ti­ci­pa­ción en el club. — ¿ Con la si­tua­ción ac­tual, ¿pue­de el Ma­drid fi­char a un ju­ga­dor aho­ra y de­jar­lo ce­di­do pa­ra traer­lo lue­go en ve­rano? — LF: A la vis­ta de la re­so­lu­ción en­ten­de­mos que sí, que en es­te mer­ca­do in­ver­nal po­de­mos fi­char a al­guien y de­jar­lo ce­di­do pa­ra lue­go traer­lo. Pe­ro es un es­ce­na­rio que aún no nos he­mos plan­tea­do. Estamos muy sor­pren­di­dos aún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.