Sainz “Siem­pre me doy un tiem­po de reflexión”

El ma­dri­le­ño no to­mó la sa­li­da a San Juan y via­jó a Es­pa­ña des­pués de que Peu­geot co­mu­ni­ca­ra que no dis­po­nían de tiem­po su­fi­cien­te pa­ra re­pa­rar el co­che, al que se le rom­pió la car­ca­sa de la ca­ja de cam­bios

AS (Las Palmas) - - MAS MOTOR - HÉCTOR MAR­TÍ­NEZ

Cuan­do Car­los Sainz lea es­to, si lo ha­ce, ya es­ta­rá en Ma­drid. Su Da­kar ter­mi­nó el miér­co­les, fue en­ton­ces cuan­do sus as­pi­ra­cio­nes de ga­nar el tí­tu­lo se per­die­ron en la are­na. Así que lo de ayer, el anun­cio de Peu­geot de que el ma­dri­le­ño no to­ma­ría la sa­li­da en la un­dé­ci­ma eta­pa, no era más que un mo­do de po­ner el se­llo a al­go que to­do el mundo sa­bía. Sim­ple pro­to­co­lo. “Hom­bre, aho­ra lo que te ape­te­ce es ir­te a ca­sa, pe­ro el equi­po me ha pe­di­do que tra­je­se el co­che y es lo que he he­cho”, de­cía Car­los el miér­co­les por la no­che, ya en el cam­pa­men­to de La Rio­ja, con el Peu­geot 2008 DKR mal­tre­cho tras un día sin fin.

Lle­vó el co­che al vi­vac, es de­cir, cum­plió con la mi­sión que le ha­bían en­co­men­da­do en Peu­geot, que en el pla­zo de 48 ho­ras ha­bía per­di­do a dos de sus pi­la­res en es­te Da­kar. Pri­me­ro Loeb, con aquel vuel­co que de­jó a Da­niel Ele­na, su co­pi­lo­to, im­po­ten­te de ro­di­llas en la are­na, y des­pués Sainz, con la ro­tu­ra de la car­ca­sa del cam­bio, que con­vir tió en un tor­men­to la exi­gen­te es­pe­cial en­tre Be­lén y La Rio­ja. Al ba­jar­se del 2008 DKR, ya ple­na no­che en La Rio­ja, Sainz ha­bló con Bruno Fa­min, di­rec­tor de com­pe­ti­ción de Peu­geot, que in­sis­tió en que “se ha­ría to­do lo po­si­ble pa­ra re­pa­rar el co­che”. “Es bueno que Car­los si­ga en ca­rre­ra”, ma­ti­zó.

Lo cier­to es que ayer Car­los no to­mó la sa­li­da, sino que vo­ló a San Juan y des­de ahí pro­si­guió via­je a Bue­nos Ai­res. Sal­to del char­co y a Ma­drid. “Es­toy de­cep­cio­na­do, como es nor­mal, pe­ro a la vez con- ten­to, creo que he­mos he­cho un buen Da­kar. Ini­ciar el raid con el ma­za­zo de es­tar pa­ra­do ca­tor­ce mi­nu­tos y me­dio fue un pa­lo du­ro, a par­tir de ahí re­cu­pe­ra­mos y el azar qui­so que en la du­ra eta­pa de Fiam­ba­lá abrié­ra­mos pis­ta y la co­sa se com­pli­ca­ra. El co­che ha ido bien, me lo he pa­sa­do bien y he dis­fru­ta­do”, con­fe­sa­ba Car­los, prin­ci­pal cul­pa­ble del re­mo­za­do de ese 2008 DKR que apun­ta al tí­tu­lo. “He tra­ba­ja­do du­ro en ha­cer el co­che com­pe­ti­ti­vo, esa res­pon­sa­bi­li­dad ca­yó en mí y era par­te del re­to cuan­do de­ci­dí em­pe­zar es­te pro­yec­to con Peu­geot. El pa­so ade­lan­te des­de el año pa­sa­do es ob­vio”, aña­dió.

¿Y el fu­tu­ro? Es­tá ahí, pe­ro Car­los lo aguar­da con pa­cien­cia. “Siem­pre me doy un tiem­po de reflexión, pa­ra ana­li­zar la ca­rre­ra, pa­ra ver si me he di­ver­ti­do, si pue­do dis­fru­tar y ser com­pe­ti­ti­vo”, de­cla­ra Sainz, que se­gún Peu­geot no pu­do to­mar la sa­li­da “de­bi­do al po­co tiem­po del que dis­po­nían los me­cá­ni­cos pa­ra re­pa­rar el co­che y a que de­bían uti­li­zar­se pie­zas que en su mo­men­to po­dría ne­ce­si­tar Pe­ter­han­sel”. Y Stép­ha­ne es el lí­der, hay que cui­dar­lo con es­me­ro. A los del león se les fue un gran­de y les que­da otro. Hay que tra­tar­lo como cris­tal de Bohe­mia. Dos es­qui­nas más allá aca­ba el Da­kar.

Su se­llo

“He tra­ba­ja­do du­ro en ha­cer el co­che com­pe­ti­ti­vo”

LO IN­TEN­TÓ. Sainz es­ta­ba fir­man­do un gran Da­kar has­ta la ave­ría del Peu­geot ca­mino de La Rio­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.