Su­ga­wa­ra: ca­mio­ne­ro fe­liz con 74 pri­ma­ve­ras

Es el más ve­te­rano del Da­kar, don­de lle­va inin­te­rrum­pi­da­men­te des­de 1983. “Ese Da­kar en mo­to fue el más du­ro”, di­ce el ni­pón

AS (Las Palmas) - - DAKAR 2016 - —HÉCTOR MAR­TÍ­NEZ

El Da­kar me ani­ma a se­guir com­pi­tien­do y el re­to es lle­gar, siem­pre ha si­do así des­de el prin­ci­pio”

Na­ció en pri­ma­ve­ra, en Ja­pón. El 31 de ma­yo de 1941, con­cre­ta­men­te. Y ha­ce 32 años dis­pu­tó su pri­mer Da­kar. Y des­de en­ton­ces, todos se­gui­dos, con só­lo tres aban­do­nos. Yos­hi­ma­sa Su­ga­wa­ra es el más ve­te­rano del cam­pa­men­to y po­cos como él se me­re­cen es­tar en el po­dio de Ro­sa­rio. “Pa­ra eso em­pe­za­mos es­ta aven­tu­ra, pa­ra lle­gar al fi­nal. Que­dan ya po­cos días, al­gu­nas eta­pas han si­do cier­ta­men­te di­fí­ci­les, pe­ro con­fío en que el ca­mión si­ga com­por­tán­do­se así de bien”, co­men­ta con una tran­qui­li­dad pas­mo­sa, mien­tras re­vi­sa có­mo re­pa­ran el mal­tre­cho Hino.

Yos­hi­ma­sa su­po del Da­kar por pri­me­ra vez mien­tras leía una re­vis­ta de motociclismo. Esa re­vis­ta la guar­dó, pe­ro ahí em­pe­zó a ma­du­rar la idea de com­pe­tir en esa gran aven­tu­ra. Y des­de 1983 só­lo ha fal­ta­do a una edi­ción, la de 2008, que fue sus­pen­di­da por las ame­na­zas te­rro­ris­tas a la ca­rre­ra en Áfri­ca. “El Da­kar me ani­ma a se­guir com­pi­tien­do. Siem­pre ha si­do así, el re­to es lle­gar, ha si­do así des­de que dis­pu­té por pri­me­ra vez es­ta ca­rre­ra”, ex­pli­ca Su­ga­wa­ra, que com­par­te equi­po con su hi­jo Te­ruhi­to, que com­pi­te con el otro Hino A09CTI. El pa­dre es 36º en la cla­si­fi­ca­ción, el hi­jo mar­cha 15º en una ca­rre­ra pa­ra la que el ma­yor de la sa­ga tie­ne un pro­nós­ti­co: “To­do es­tá muy abier­to, hay una gran lu­cha, pe­ro creo que va a ga­nar De Rooy. Es­tán muy fuer­tes, tan­to el ca­mión como el pi­lo­to”.

Las du­nas no le in­ti­mi­dan (“co­noz­co la zo­na por la que aho­ra vamos a co­rrer, creo que pue­do su­pe­rar­las”, di­ce), aunque sí re­ve­la que el pa­so por Bo­li­via no le sen­tó muy bien: “Lo peor fue la al­tu­ra, no guar­da­ré buen re­cuer­do de esa zo­na, me do­lía la ca­be­za, no era la me­jor for­ma de lle­var el ca­mión”. En su opi­nión “no es­tá sien­do el Da­kar más du­ro”, lo que tie­ne cla­ro es que la du­re­za de su es­treno re­sul­ta di­fí­cil de su­pe­rar: “El más du­ro que he vi­vi­do yo ha si­do el de 1983. En mo­to, sin co­no­cer la re­gla­men­ta­ción, sin nin­gún equi­po de­trás. Era yo el que te­nía que arre­glar las ave­rías, car­gar los neu­má­ti­cos, eso sí que era un re­to tre­men­do”.

Apa­sio­na­do de los deportes del motor, di­ce sen­tir­se “fe­liz pi­lo­tan­do una mo­to, cual­quier mo­to”, y só­lo tie­ne como ob­je­ti­vo fi­na­li­zar la pre­sen­te edi­ción del Da­kar. “No me fi­jo una fe­cha pa­ra re­ti­rar­me, voy Da­kar a Da­kar. Ten­go 74 años y aún me que­dan al­gu­nos más”, co­men­ta, mien­tras bus­ca ya su tien­da de cam­pa­ña pa­ra ir­se a dor­mir. “Ya es­tá ama­ne­cien­do en To­kio”, me di­ce, como si esa sea la se­ñal pa­ra echar la cre­ma­lle­ra a su cha­let uni­per­so­nal. Es tar­de, sue­le acos­tar­se an­tes, di­ce uno de sus ayu­dan­tes. “¿Y siem­pre tie­ne ese buen hu­mor?”, le pre­gun­to. “Sí, Mis­ter Su­ga­wa­ra no pierde la pa­cien­cia por na­da”, res­pon­de. Eso es bueno cuan­do vas en lo al­to de la ca­bi­na de un ca­mión y el Da­kar no de­ja de plan­tear­te pro­ble­mas. Uno tras otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.