Ma­nuel Ve­láz­quez. ‘ In me­mo­riam’

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA - ALFREDO RELAÑO

Ma­nuel Ve­láz­quez Vi­lla­ver­de era ma­dri­le­ño, de la Ca­lle de La Men­ta, hoy Víc­tor An­drés Be­laún­de. Cha­mar­tín pu­ro, muy cer­ca del cam­po. So­cio del Ma­drid des­de ni­ño, sal­tó de los equi­pos de ba­rrio a la Ciu­dad De­por­ti­va, re­cién es­tre­na­da en 1960. Cam­peón de Es­pa­ña ‘ama­teur’ (en fi­nal an­te el Bar­ce­lo­na), pa­só como ce­di­do por el Ra­yo y lue­go por el Má­la­ga, a don­de le lle­vó la mi­li. Con el Má­la­ga vi­vió un as­cen­so a Pri­me­ra... Aca­ba­da la ‘mi­li’, re­gre­só al Ma­drid arran­ca­da la tem­po­ra­da 65-66. Un Ma­drid en re­no­va­ción que iba mal. Di Sté­fano se ha­bía ido, San­ta­ma­ría y Pus­kas se aca­ba­ban. Tras des­lum­brar en esos amis­to­sos que el Ma­drid mon­ta­ba con equi­pos de Se­gun­da pa­ra sus su­plen­tes, de­bu­tó al fi­nal de la pri­me­ra vuel­ta, en Ma­llor­ca. El Ma­drid ga­nó 2-5 y él mar­có dos. Que­dó como ti­tu­lar pa­ra los res­tos. Con él to­do cua­dró en un nue­vo Ma­drid, el ‘Ma­drid ye-yé’, que ese mis­mo año ga­nó la Co­pa de Eu­ro­pa. Él era el ce­re­bro, de pa­se in­te­li­gen­te y pre­ci­so. Re­su­ci­tó a Gen­to con unos lan­za­mien­tos muy per­so­na­les, con el ex­te­rior del pie iz­quier­do, que ro­dea­ban al la­te­ral y coin­ci­dían con la ca­rre­ra del gran cán­ta­bro, que gra­cias a él re­gre­só a la Se­lec­ción, de don­de le ha­bía re­le­ga­do La­pe­tra. No fue dís­co­lo, pe­ro no de­cía amén a to­do. Con es­tu­dios de ban­ca, in­glés y un co­no­ci­do gus­to por la mú­si­ca bri­tá­ni­ca, no era rup­tu­ris­ta, pe­ro sí ‘mo­derno’ y aca­bó por caer­le gor­do a Ber­na­béu. No le gus­ta­ba su pelo, ni que se de­ja­ra bi­go­te. Y me­nos que le lle­va­ra la con­tra­ria. Así que en la 73-74, cuan­do se re­abrió la im­por­ta­ción de ex­tran­je­ros, fi­chó a Net­zer, al que otor­gó el ‘10’. A mu­chos nos lle­va­ron los de­mo­nios. Pe­ro se man­tu­vo como ti­tu­lar, Net­zer só­lo du­ró tres años y Ve­láz­quez re­cu­pe­ró el 10’. Las co­sas en su si­tio. Hoy, el Ber­na­béu le tri­bu­ta­rá una gran ova­ción. Fue her­mo­so ver­le ju­gar.

“HOY, EL BER­NA­BÉU LE TRI­BU­TA­RÁ UNA GRAN OVA­CIÓN. FUE HER­MO­SO VER­LE...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.