El Ba­rça apar­tó a los ju­ga­do­res im­pli­ca­dos

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - LA IN­TRA­HIS­TO­RIA LLORENS

No fue­ron me­ses sen­ci­llos en Bar­ce­lo­na. Des­de que el 5 de fe­bre­ro de 2013 el club azul­gra­na re­ci­bió una no­ti­fi­ca­ción de la FIFA alu­dien­do a una de­nun­cia anó­ni­ma que aler­ta­ba de la si­tua­ción del co­reano Lee, su­ce­die­ron mu­chas co­sas. De­ma­sia­das y no to­das bue­nas pa­ra la can­te­ra del club. La pri­me­ra me­di­da que to­ma­ron los res­pon­sa­bles fue que los ni­ños im­pli­ca­dos en el ca­so no ju­ga­ran. Tam­bién qui­sie­ron apar­tar­les del fo­co me­diá­ti­co, ex­pli­cán­do­les la si­tua­ción y tra­tan­do de cal­mar a los pa­dres de que to­do po­dría aca­bar arre­glán­do­se. San­dro Ro­sell era en­ton­ces el pre­si­den­te y ac­tuó rá­pi­do. Ins­tó a Je­ro­me Valc­ke, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la FIFA, a que mo­di­fi­ca­sen el Ar­tícu­lo 19 de Pro­tec­ción de Me­no­res con el ob­je­ti­vo de ha­cer­lo más efi­caz.

La FIFA se­guía re­qui­rien­do in­for­ma­ción, sien­do 37 los ni­ños in­ves­ti­ga­dos y nue­ve los que fi­nal­men­te no pu­die­ron pa­sar el cor­te im­pues­to por el má­xi­mo or­ga­nis­mo que ri­ge el fút­bol. El club tra­tó de con­ven­cer a al­gu­nos, aunque no pu­so pe­gas a los que de­ci­die­ron so­li­ci­tar la ba­ja (ne­go­ció op­cio­nes de re­com­pra pa­ra el fu­tu­ro) y hu­bo pro­tes­tas (se des­ple­gó una pan­car ta en el la­te­ral del Camp Nou con el le­ma La Ma­sía no se to­ca).

Hay pa­dres de críos que de­ci­die­ron ac­tuar con­tra la FIFA de­man­dán­do­la, cons­cien­tes de que pa­ra mu­chos el cas­ti­go pue­de ha­ber sig­ni­fi­ca­do cor­tar su pro­gre­sión.—MOISÉS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.