Griez­mann no se qui­ta la ca­pa

Re­sol­vió con un do­ble­te un par­ti­do di­fí­cil pa­ra el Atleti Lle­va ya 18 go­les es­te cur­so Las Pal­mas do­mi­nó pe­ro no pu­do con Oblak Fi­li­pe, enor­me, hi­zo el 0-1

AS (Las Palmas) - - LAS PALMAS-ATLÉTICO DE MADRID - P ATRICIA CAZÓN

Es­te Atlé­ti­co ya ga­na fá­cil has­ta los par­ti­dos que se le po­nen di­fí­ci­les. Por­que di­rán, y ten­drán ra­zón, que Las Pal­mas ju­gó me­jor en la pri­me­ra par­te. Y di­rán, y tam­bién ten­drán ra­zón, que hu­bo un ra­to que al Atlé­ti­co el par­ti­do se le hi­zo bo­la. Y di­rán lo que quie­ran pe­ro lo que no po­drán ne­gar es que es­te Atleti hue­le a cam­peón y que ayer, an­tes de go­lear, gol­peó pri­me­ro con la efec­ti­vi­dad de un líder.

Por­que de eso, de efec­ti­vi­dad, tu­vo que ti­rar Simeone pa­ra sa­lir del pa­so en la pri­me­ra par­te. Un ti­ro, un gol. Así de sim­ple. Gol que, por cier­to, mar­có un de­fen­sa, Fi­li­pe, y se lo pu­so otro, Juan­fran. Fue de ban­da a ban­da: vio el de­re­cho có­mo lle­ga­ba el iz­quier­do so­lo al bor­de del área y pa­ra allá que man­dó el ba­lón. Fi­li­pe re­ci­bió, con­tro­ló y se sa­có de la zur­da un tra­lla­zo que fue el 0-1. Vien­do su par­ti­do ayer ex­tra­ña que el año pa­sa­do, a mi­tad de tem­po­ra­da, Simeone no co­gie­ra un vue­lo Ma­drid-Lon­dres pa­ra se­cues­trar­le y traér­se­lo de vuel­ta ya en enero. Por­que cuan­do Fi­li­pe es Fi­li­pe me­jo­ra una bar­ba­ri­dad al Atlé­ti­co y ayer es­tu­vo enor­me. No só­lo fue el gol. Subió, ba­jó, cen­tró y ca­si asis­te a Ca­rras­co con un ta­co­na­zo de crack. Pe­ro eso, lo del ta­co­na­zo, se­ría mu­cho des­pués. Aho­ra, en la pri­me­ra par­te, Ca­rras­co ni si­quie­ra es­ta­ba so­bre el cés­ped y el gol del bra­si­le­ño fue una bo­te­lla de oxí­geno pa­ra un Atleti que no po­día con Las Pal­mas.

Los ca­na­rios mi­ra­ban el marcador y no se lo ex­pli­ca­ban. En los pri­me­ros 45 mi­nu­tos el Atlé­ti­co no tu­vo el ba­lón. És­te só­lo que­ría un pie y era el de Ro­que Me­sa. Él só­lo abar­ca­ba más cam­po que los cua­tro cen­tro­cam­pis­tas con los que sa­lió Simeone. Man­da­ba y cons­truía, Cas­te­llano y Vie­ra re­vo­lu­cio­na­ban por la ban­da y Wi­llian in­cor­dia­ba a Giménez y Go­dín. Pe­ro el marcador de­cía 0-1 y Se­tién no era ca­paz de mo­di­fi­car­lo ni de­po­si­tan­do (ilu­so) un Ca­ba­llo de Tro­ya a los pies de Oblak. El téc­ni­co no es­ta­ba en el ban­qui­llo en la pri­me­ra vuel­ta y no sa­bía que el es­lo­veno es co­mo una cár­cel de al­ta se­gu­ri­dad pe­ro al re­vés. Oblak es La Ro­ca y en su por­te­ría no en­tra ni el ai­re. Ima­gi­nen un ba­lón. Lo in­ten­ta­ron Wi­llian, Cas­te­llano, Ta­na y Gar­cía con un ca­tá­lo­go de re­ma­tes (por arri­ba, por aba­jo, a la es­cua­dra o al cuer­po) con idén­ti­co re­sul­ta­do: sus pa­ra­das.

La se­gun­da par­te co­men­zó igual. El Atlé­ti­co bus­ca­ba el fa­llo de Las Pal­mas en una sa­li­da de ba­lón y Las Pal­mas ago­bia­ba al Atlé­ti­co con lo de la pri­me­ra par­te. El 0-1 se ha­cía cor­to. El líder no era ca­paz de dar­le un gi­ro al guión, ni al del par­ti­do ni al de to­da la tem­po­ra­da. Si ga­na­ba se­ría a su es­ti­lo, con des­fi­bri­la­dor, pe­ro en­ton­ces Ko­ke le ro­bó un ba­lón a Ayt­ha­mi y, co­mo ha­ce un par de años con Cos­ta, sin mi­rar, bus­có a Griez­mann pa­ra de­jar­le so­lo an­te Va­ras. In­com­pren­si­ble­men­te, el fran­cés fa­lló y Se­tién res­pi­ró. “Se de­jó la ca­pa en Ma­drid”, pen­sa­ría. Ja. Griez­mann siem­pre la lle­va en­ci­ma, aun­que no se le vea. Gri­zi-Man pue­den de­cir­le.

No tar­dó en sa­car sus su­per­po­de­res. Y lo hi­zo, jus­to, en el mo­men­to, quin­ce se­gun­dos des­pués de que un re­ma­te de Ro­que to­ca­ra, al fin, la red de Oblak. Aun­que dio en el lateral de la por­te­ría y no en la red que de­bía, la del fon­do, era un avi­so, fue un sus­to. Así que en la ju­ga­da si­guien­te, Ko­ke vol­vió a ro­bar un ba­lón y se lo pu­so a Griez­mann pa­ra de­jar­le so­lo otra vez an­te Va­ras. Era la mis­ma ju­ga­da de an­tes. La mis­ma, pe­ro con otro fi­nal: el gol, el 0-2. Gri­zi-Man ya se ha­bía pues­to la ca­pa y ya no se la qui­ta­ría has­ta el fi­nal. Por­que en el 88’ vol­vie­ron a ha­cer­lo, Ko­ke y Griez­mann; asis­tió el pri­me­ro y ba­tió el se­gun­do a Va­ras pa­ra con­fir­mar que el líder ca­mi­na con pa­so de cam­peón y ha­cer su gol nú­me­ro 18 de la tem­po­ra­da. El año pa­sa­do, el me­jor de su vida, hi­zo 25. Ha­gan nú­me­ros y cal­cu­len don­de pue­de es­tar su te­cho. Y el de es­te equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.