Ba­le-Cris­tiano: una fo­to va­le más que mil sos­pe­chas

El por­tu­gués con­so­ló a su com­pa­ñe­ro na­da más le­sio­nar­se

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - POR JUAN­MA TRUE­BA

Pue­de so­nar des­ca­be­lla­do, pe­ro… ¿y si todos fue­ran bue­nos? Bue­na gen­te, di­go. Com­pa­ñe­ros de fiar, ti­pos ge­ne­ro­sos pa­ra lo que se es­ti­la en la so­cie­dad ci­vil. Ha­blo en se­rio. Se ba­ra­ja po­co la po­si­bi­li­dad de que los fut­bo­lis­tas sean per­so­nas nor­ma­les, como us­ted o como yo, in­clu­so más que no­so­tros dos. En sen­ti­do con­tra­rio, bu­cea­mos con batiscafo pa­ra des­cu­brir los ca­pri­chos más re­cón­di­tos de los ju­ga­do­res mal­cria­dos. Los co­ches, las fies­tas, el se­xo. Si tu­vie­ron vein­ti­tan­tos y aún con­ser­van la me­mo­ria en­ten­de­rán lo ab­sur­do del re­pro­che. Re­cuer­den lo que hi­cie­ron y aho­ra tra­ten de cal­cu­lar lo que hu­bie­ran he­cho de ha­ber po­di­do. Fi­gú­ren­se con un pues­to en el on­ce y en un es­ta­dio lleno, perseguidos una tar­de por las chi­cas a las que per­si­guie­ron du­ran­te años. Ima­gí­nen­se acla­ma­dos y con Twit­ter. Lim­pio. Si se pre­gun­tan por mi ablan­da­mien­to sú­bi­to, les di­ré que la fo­to­gra­fía es la cul­pa­ble. No en­cuen­tro en ella razón al­gu­na pa­ra la crí­ti­ca o la gua­sa. Só­lo ob­ser­vo a un com­pa­ñe­ro preo­cu­pa­do por otro, una mi­ra­da lim­pia y un acer­ca­mien­to sin­ce­ro. Cris­tiano po­día ha­ber­se interesado des­de arri­ba, pe­ro ba­jó. Una vez aga­cha­do, pu­do con­for­mar­se con unas pa­la­bras de con­sue­lo, pe­ro ade­más es­ta­ble­ció con­tac­to fí­si­co y pal­pó la zo­na le­sio­na­da. Quien al­gu­na vez se ha vis­to he­ri­do so­bre el asfalto o so­bre el cés­ped, sa­be el ali­vio que pro­por­cio­na el diag­nós­ti­co del ami­go que nos re­co­ge, el no­tar su mano cer­ca. ‘Tran­qui­lo, se­gu­ro que no es na­da’.

El ges­to, apre­cia­ble en cual­quier si­tua­ción, tie­ne más va­lor aquí por­que ha­ce coin­ci­dir a dos fut­bo­lis­tas de cien mi­llo­nes, al rey y a su del­fín, al hoy y al ma­ña­na. Cris­tiano y Ba­le com­par­ten ca­mi­se­ta, pe­ro se pe­lean por los mis­mos go­les, por el mis­mo Ba­lón de Oro, ca­si por la mis­ma ban­da y por pa­re­ci­da li­ber­tad. Si en al­gún lu­gar po­dían cre­cer ma­las hier­bas era en el fon­do de es­ta re­la­ción: de­ma­sia­do al­tos, de­ma­sia­do fuer­tes, de­ma­sia­do igua­les. Na­tu­ral. Sin em­bar­go, como tan­tas ve­ces, una ima­gen va­le más que mil sos­pe­chas. No hay na­da im­pos­ta­do en los per­so­na­jes. No hay ras­tro de fal­sa com­pa­sión, ni de ac­tua­ción an­te las cá­ma­ras. Nin­guno de ellos se ta­pa la bo­ca. To­do es na­tu­ral. Ni Ba­le se re­tuer­ce ni Cris­tiano bra­cea pa­ra lla­mar a los mé­di­cos. Am­bos es­pe­ran. A que lle­gue la asis­ten­cia, a que pa­sen las tres se­ma­nas, a que se cum­pla la tem­po­ra­da y a que al fi­na­li­zar otra cual­quie­ra se ha­ga efec­ti­vo el re­le­vo. Nue­vo rey y otro del­fín.

Lle­ga­rán otras fo­to­gra­fías que nos ha­rán ti­tu­bear, pe­ro la que fir­ma JuanJo Mar­tín (Efe) no ofre­ce du­das. Tie­nen que ser bue­na gen­te. For­zo­sa­men­te, tie­nen que ser­lo.

Aten­to Na­da ali­via tan­to como

el ami­go que te di­ce: ‘Tran­qui­lo, no es na­da’ Ri­va­li­dad Si en al­gún lu­gar po­dían cre­cer ma­las hier­bas era en su re­la­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.